Salgado dice que la crisis de Portugal es política y habrá que esperar para ver las consecuencias