Rubalcaba recibe a Roberto Jiménez tras la crisis del PSN

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha recibido este viernes en Ferraz al líder de los socialistas navarros, Roberto Jiménez, un día después de que el PSN acatara el veto de la dirección federal a que presentaran o apoyaran una moción de censura en el Parlamento foral, aunque dejando claro su "disconformidad" con esta decisión.

El PSOE ha informado de esta reunión en un comunicado, en el que ha explicado que ambos dirigentes han analizado la situación política que vive Navarra debido al "bloqueo y la ingobernabilidad provocada por la presidenta de la Comunidad, Yolanda Barcina".

Según la nota de prensa, Rubalcaba y Jiménez han coincidido en la necesidad de que la presidenta dimita y convoque elecciones "porque su situación es insostenible, no tiene mayoría para gobernar y solo sigue en el cargo amparada por los escaños de Bildu en la Cámara Foral".

Además, el PSOE y el PSN han hecho un nuevo llamamiento a la responsabilidad de Barcina para que antes del 31 de marzo, fecha tope para que pueda convocar elecciones para el 25 de mayo coincidiendo con las europeas, disuelva el Parlamento y "evite un año más de agonía a su gobierno; algo que sólo perjudica a los ciudadanos y ciudadanas navarras".

VALENCIANO: EL PARTIDO HA HECHO LO QUE TENIA QUE HACER

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, que ha asegurado que ni conoce la agenda de Rubalcaba ni sabe si ese encuentro se va a producir, ha defendido hoy que su partido ha hecho "lo que tenía que hacer" al descartar la moción en Navarra.

En declaraciones después de presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Lomce, Valenciano ha subrayado que el PSN se ha comportado con "muchísima responsabilidad" al acatar la orden de Ferraz.

También ha señalado que ahora el foco tiene que estar sobre la presidenta foral, Yolanda Barcina, que es quien "tiene que explicar cómo piensa gobernar sin el apoyo del Parlamento (19 de los 50 diputados) y blindada por los votos de Bildu". Para la número dos del PSOE, Barcina tiene un Gobierno "bloqueado" y está "intentando blindarse con la existencia de Bildu en el Parlamento para hacer un desastre de gestión gubernativa".

A este respecto, fuentes del PSOE inciden en que Barcina se está escudando para mantener su puesto en el hecho de que los socialistas no quieren hacer política "de ninguna manera" con la izquierda abertzale.

La propia Valenciano ha recordado hoy que ella misma garantizó el pasado 13 de febrero -al día siguiente de que Jiménez anunciara la moción de censura en forma de ultimátum- que el PSOE no iría con Bildu "ni a la vuelta de la esquina" y ha hecho hincapié en que los socialistas navarros han actuado con responsabilidad en un asunto que -ha recalcado- fue sancionado ayer en el Comité Regional.

Además, ha defendido que el PSOE ha atendido a los intereses del partido y de los ciudadanos a los que representa y que Jiménez "ganó" ayer en el Comité Regional del PSN al defender la posición de la dirección federal.

Valenciano, que no se ha querido pronunciar sobre si el líder del PSN queda debilitado y debe dimitir, ha insistido en que es Barcina la que queda en una situación "insostenible", en que Navarra lleva en una situación de "desgobierno" desde hace más de un año y en que la presidenta "tiene que decidir si sigue atendiendo sus propios intereses personales o los intereses generales de todos los navarros".