Rubalcaba avisa de que no pactará una reforma de pensiones sin los sindicatos

Rubalcaba Carrusel
Rubalcaba Carrusel |Rubalcaba Carrusel

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha subrayado que los socialistas no pactarán ninguna reforma del sistema de pensiones "sin los sindicatos" y ha instado al Gobierno a recurrir al fondo de reserva de la Seguridad Social para no rebajarlas.

"Salvemos la crisis con una medida anticrisis, que es el fondo de reserva", ha proclamado Pérez Rubacaba durante su intervención en la Fiesta de la Rosa del PSPV-PSOE.

El líder socialista no entiende que, si como afirma el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, España está mejor que hace un año y el próximo será aún mejor, por qué hay que recortar las pensiones.

"No lo entiendo, porque si estamos peor que el año que viene vamos a esperar un par de años más y ya no tendremos que hacer ese ejercicio", ha argumentado.

"HAY QUE CONTAR CON EL AVAL DE LOS SINDICATOS"

En este contexto, ha recordado que la última reforma de las pensiones fue acordada por los socialistas con sindicatos y empresarios, que entró en vigor hace seis meses "y de la que el PP no quiso saber nada".

"Los socialistas, sin los sindicatos, no iremos a ninguna reforma nueva del sistema de pensiones", ha insistido Rubalcaba, quien ha advertido de que, si se quiere cambiar, se tendrá que volver a pactar con el aval de las centrales sindicales.

En todo caso, ha abogado por utilizar el fondo de reserva, que es "dinero de todos los pensionistas", para evitar una bajada de las pensiones y "hacer frente a una situación que es coyuntural".

Rubalcaba ha afirmado que la conciencia colectiva "no puede soportar" que haya niños que no coman, un problema que no es de las comunidades, ni de los ayuntamientos sino del Estado, y ha exigido al Gobierno su presencia "para acabar con ese espectáculo de niños con malnutrición".

En su repaso a los problemas de igualdad que, a su juicio, existen en España, ha dicho que la Reforma Laboral ha roto "una forma de entender" las relaciones laborales basada en el consenso y los convenios colectivos, y ha pedido al Gobierno que pida a los empresarios "lo mismo" que a los trabajadores, que moderen sus beneficios para ser más competitivos.

El líder socialista ha reiterado que los socialistas derogarán la ley de educación de Wert "en la primera semana de la siguiente legislatura", por lo que ha instado a no cambiar los libros de texto.

MITIN EN BENICALAP

La derecha, ha asegurado ante los militantes socialistas que han asistido al mitin en un parque del barrio de Benicalap de Valencia, "ha excluido" a los inmigrantes de la sanidad pública, una medida "cruel y xenófoba" cuyo fin es "no el ahorro sanitario, sino la voluntad de que se vayan del país".

En este sentido, ha recordado la muerte de un senegalés en Baleares hace poco tiempo por una tuberculosis, "por que no se le atendió", y ha señalado que hay médicos que reciben a estos pacientes por la puerta de atrás y cuando ya no están los inspectores.

Sobre los derechos de las mujeres, Rubalcaba ha comenzado su discurso con la defensa de la reforma de la Constitución para que algunas cuestiones se conviertan en irreversibles.

"Las mujeres están empezando a dejar de denunciar porque tienen miedo" debido a que se han reducido los apoyos a las víctimas de la violencia machista, ha manifestado.

Su primera referencia ha sido para las víctimas del accidente de metro de Valencia y para los trabajadores de Galmed -de ThyssenKrupp, que ha planteado el cierre de la planta en Sagunto-, con quienes se había reunido previamente, a quienes ha ofrecido su "solidaridad, apoyo y cariño".

Rubalcaba ha apelado al orgullo de ser socialista y a la diferencia entre el PSOE y el PP, que "se esfuerza en desmontar" lo que hizo el Partido Socialista, y ha recordado que su partido "nació para defender a los trabajadores".

Respecto a la Comunitat Valenciana, ha asegurado que España saldrá de la crisis cuando esta región "recupere su papel de motor de la economía", pero no saldrá de ella con un gobierno del PP, ha dicho.

El PP "no puede preocuparse de los problemas" de la comunidad, entre ellos los desempleados, porque tiene que ocuparse "de sus imputados", ha criticado.

Al comienzo del mitin, ha bromeado con el intenso sol que lucía en la ciudad de Valencia, y ha indicado que le gusta acudir a los sitios "donde vamos a gobernar".