Rubalcaba aboga por la "firmeza" ante la violencia y la "prudencia" ante los pacíficos

Acuciado por las críticas tras el silencio mantenido ayer, Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho hoy que se actuará con firmeza ante los violentos. El Partido Popular le acusa de dejación de funciones y le exige que asuma su responsabilidad. Los sindicatos de la Policía denuncian la pasividad del Gobierno.

Así, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha calificado hoy de "inaceptables e inadmisibles" los incidentes protagonizados ayer por los 'indignados' frente al Parlamento de Cataluña y ha abogado por la "firmeza" ante la violencia y por la "prudencia" ante los pacíficos.

Rubalcaba ha hecho estas declaraciones, a preguntas de los periodistas, después de asistir a la inauguración de la nueva Comisaría de la Policía Nacional en Mérida.

El titular de Interior ha rechazado que cientos o miles de ciudadanos "impidan" el funcionamiento de las instituciones democráticas "en las que están los representantes de millones de ciudadanos".

Por ello, ha compartido la mayoría de las declaraciones que hicieron ayer los representantes de los partidos políticos de Cataluña, no así las críticas hacia su persona que ha hecho el PP esta mañana.

"La mala noticia del día para el PP siempre es responsabilidad de Rubalcaba", según el ministro, que ha considerado que esto forma parte de una estrategia del PP para desgastarle.

Rubalcaba ha subrayado que, en aras a la seguridad, la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil allí donde tienen competencias es "firmeza con quien tiene comportamientos violentos o intimidatorios y prudencia e inteligencia con quien tiene comportamientos pacíficos".

En Valencia y Madrid, a su juicio, han "acreditado" esa firmeza en defensa de los legítimos intereses de los ciudadanos.

EL PP DENUNCIA PASIVIDAD

Por contra, La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ha criticado duramente la actuación del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien ha emplazado a "asumir su responsabilidad".

Sáenz de Santamaría ha incidido en que es a él a quien le corresponde garantizar la seguridad y el orden público, así como coordinar a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad. "Desde luego -ha insistido- tiene que dar cuenta de esa responsabilidad".

Tras observar que Rubalcaba "no puede confundir la pasividad con la prudencia", la portavoz del PP en el Congreso ha remachado que el ministro del Interior tiene que garantizar la seguridad de los ciudadanos y el ejercicio de último de los derechos; "y debe hacerlo con proporcionalidad, pero debe hacerlo", ha dicho.

Respecto a las protestas de ayer, ha recordado que "las libertades de los españoles acaban cuando empiezan las libertades de los demás", para señalar que, aunque en España "hay motivos para que cualquier ciudadano esté muy preocupado por la situación económica y social", las manifestaciones "no pueden devenir en actos violentos".

Por su parte, la diputada de UPyD, Rosa Díez, ha considerado "evidente" la responsabilidad del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, porque "quien teniendo la responsabilidad de atajar esta vulneración de los derechos del conjunto de la ciudadanía no lo ha hecho" y ha advertido de que ahora "lo estamos pagando todos".

También ha dicho que "esto no se puede seguir tolerando" y ha hecho hincapié en que "la democracia son normas, leyes que establecen los límites que todos tenemos que respetar y que los poderes públicos tienen que hacer que se respeten".

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, no cree que la Policía tenga que intervenir en general ante las manifestaciones de "indignados", porque los incidentes de ayer, a su juicio, fueron culpa de una serie muy concreta de personas que quieren transformar el 15-M "en un movimiento de carácter violento", y es contra ellos contra quienes debe ir "cualquier tipo de limitación".

Llamazares ha subrayado que el 15-M "es un movimiento muy importante para la regeneración democrática de este país", ha recalcado que "la inmensa mayoría" es gente pacífica y ha hecho hincapié en que sus reivindicaciones son justas.

"No pueden pagar justos por pecadores", ha sentenciado.

Por su parte, los dos principales sindicatos policiales, SUP y CEP, han exigido a la Generalitat de Cataluña y al Ministerio del Interior que autoricen a las Fuerzas de Seguridad a actuar "sin demora" y "con firmeza" frente a los 'indignados' porque están "vulnerando" la legalidad.

Además, han tildado de "vergonzoso" que los diputados del Parlamento catalán hayan sufrido agresiones y lanzamientos de objetos a su llegada a la Cámara autonómica y han visto con "tristeza" que algunos de ellos se hayan visto abocados a trasladarse en helicóptero para asistir al pleno de los presupuestos.

El portavoz del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), José María Benito, ha recordado que la Policía obedece órdenes de los delegados del Gobierno, dependientes de Interior, así como los Mossos d'Esquadra cumplen con el mandato de la Consejería de Interior.

"Deberíamos de actuar. Estamos tardando ya. Se está cometiendo un delito que está tipificado en el Código Penal, que es impedir el acceso al Parlamento de los diputados, senadores o a los representantes de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas", ha expresado el portavoz del SUP, en declaraciones a Europa Press, para explicar que se trata de un delito castigado con penas de prisión.

"Se están cometiendo delitos a las puertas de los Parlamentos", ha enfatizado el portavoz del SUP, que ha puesto de manifiesto la necesidad de que la Policía actúe "sin demora" ya que su deber reside en evitar la comisión de infracciones delictivas y poner a disposición de la Justicia a sus autores. "Rubalcaba lo que debe hacer es cumplir y hacer la ley, que es impedir que se cometan delitos", ha remachado.

Por otra parte, ha tildado de "vergonzoso" que representantes "legítimamente elegidos" del Parlamento de Cataluña hayan soportado agresiones y hayan sido rociados con pintura cuando han llegado a bordo de helicópteros, furgonetas de los Mossos o por su propio pie a la Cámara autonómica, reunida para comenzar a debatir los Presupuestos de la Generalitat de 2011. "Eso no se tenía que producir, se tenía que haber evitado y es una imagen que dice muy poco de la salud democrática de Cataluña", ha agregado.

"ESTO SE PUEDE IR DE LAS MANOS"

Por su parte, el secretario general de la Confederación Española de la Policía (CEP), Lorenzo Nebrera, ha afirmado que la "tolerancia total" que se ha mostrado ante las concentraciones del movimiento 15-M para evitar las cargas que tuvieron lugar el pasado 27 de mayo en la Plaza de Cataluña ha provocado que los 'indignados' tengan la impresión de que existe "manga ancha" respecto a las autoridades.

"Esta situación se nos puede ir de las manos", ha advertido Nebrera, para subrayar que los manifestantes pueden protestar pero no "intentar perturbar el normal desarrollo del sistema democrático". Ha resaltado de que "no se pueden permitir" las amenazas e insultos que los alcaldes electos recibieron durante sus toma de posesión.

La CEP ha reclamado al vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que autorice a las Fuerzas de Seguridad a actuar con "firmeza", siguiendo criterios de proporcionalidad, congruencia y oportunidad, para evitar que se continúe vulnerando la legalidad. "Es una situación que sobrepasa los límites legales establecidos", ha denunciado en declaraciones a Europa Press.

Por último, ha calificado de "triste" que parlamentarios catalanes hayan tenido que recurrir al uso de helicópteros para poder participar en la sesión plenaria. "Estamos hablando de entorpecer el normal funcionamiento democrático de las instituciones y esto no se puede permitir porque va a ir en aumento. Si lo permites, al final se entiende que hay debilidad en la actuación policial, y se aprovechan de ello", ha concluido.