Rubalcaba pide al Gobierno que "se olvide del 'ordeno y mando'" con las autonomías

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha pedido este lunes al Gobierno de Mariano Rajoy que "se olvide" del "ordeno y mando" y coordine con las comunidades autónomas los ajustes, ya que "no hay nadie" que no esté dispuesto a hacer un "esfuerzo" o a acometer recortes. Así lo ha dicho a preguntas de los periodistas sobre la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se celebrará este martes en Madrid para fijar los objetivos de déficit para 2013 con arreglo a la nueva senda de consolidación fiscal aprobada.

"El Gobierno tiene que olvidarse del 'ordeno y mando' y tiene que buscar la complicidad de las comunidades autónomas", ha manifestado Pérez Rubalcaba, para subrayar que "no hay nadie que no esté dispuesto a hacer un esfuerzo". "Pero una cosa es -como ha remarcado- un esfuerzo y otra que te impongan el esfuerzo y que te digan dónde hay que hacerlo". Y es que, a su juicio, éste es "el problema" que tiene el Gobierno, que "hace recortes" y no se lo "cuenta" o no lo "pacta con nadie".

Por ello espera que el Consejo de Política Fiscal y Financiera de este martes sirva "para hablar entre todos", y por eso exige al Ejecutivo que deje el "ordeno y mando", para que se alcancen acuerdos entre todas las comunidades.

ETA HA PERDIDO Y NO HAY MARCHA ATRÁS

El líder de la oposición ha respondido así a preguntas de los periodistas con motivo de su participación en la Escuela de Periodismo 'Juantxu Rodríguez' sobre el abandono de las armas por parte de ETA que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

El secretario general del PSOE y exministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que en la lucha contra ETA aún quedan "cosas por hacer", pero está convencido de que la banda "ha perdido" y el final de la violencia es "irreversible" y no tiene "marcha atrás". "ETA ha certificado el final de la violencia, entre otras cosas porque ha certificado su debilidad para conseguir nada a través de la violencia", ha subrayado.

A su juicio, ese final de la lucha armada "es real, está ahí y es irreversible", aunque pueda haber todavía alguna acción. "No creo que eso tenga marcha atrás, por mucho que pueda haber en el futuro cosas. La ETA que conocimos ya no va a volver", ha enfatizado.

Según dice, aunque en sus cincuenta años de historia la banda ha causado mucho dolor, al final "no ha ganado, porque no ha conseguido sus objetivos políticos", "ha sido derrotada".

El exministro ha insistido en interpretar el anuncio de abandono de las armas como una derrota de ETA porque, en su opinión, en la lucha contra el terrorismo también importa la política de comunicación. De hecho, una de sus apuestas al frente del ministerio fue tener una línea comunicación dentro de la política antiterrorista para "contrarrestar" la estrategia de comunicación de ETA, la "propaganda". Por eso, si la organización decía que estaban fuertes y eran imbatibles, el ministerio replicaba que "estaban débiles y eran batibles y desmantelables".

También por eso, Pérez Rubalcaba se negó a ensalzar el comunicado de ETA del pasado 20 de octubre como un anuncio de fin de la violencia, porque la banda lo hizo porque "no tenía más remedio" y sabía que la lucha armada "no la llevaba a ningún sitio". "No es un comunicado en el que ETA certifica el fin de la violencia, sino un comunicado en el que la democracia certifica su victoria", ha recalcado.

También ha explicado que cada tregua de la banda era una "batalla de comunicación" y, aunque al romperse se debatía de quién había sido la culpa, él defiende que cada tregua fue "un paso atrás para ETA y salió fortalecido el Estado".

El exministro ha opinado que en España se tardó "mucho tiempo" en entender la importancia de contrarrestar la política de comunicación de la banda y ha reconocido que a veces el lenguaje se ha "contaminado".

A preguntas de alumnos del curso se ha referido por ejemplo a las palabras de José María Aznar cuando, siendo presidente, se refirió a ETA como Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV). Pérez Rubalcaba piensa que el expresidente lo hizo porque en ese momento pensaba que se podía llegar al final de ETA por la vía del diálogo. Por eso él lo apoyó en su momento, pero el líder socialista ha matizado que lo que él no haría "nunca" es cuestionar que otros intenten después esa misma vía dialogada.

Tampoco cree que esa frase "meditada" de Aznar pueda compararse con el "lapsus" del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero al hablar del atentado de la T-4 como un "accidente".

Junto a la política de comunicación, en la lucha contra ETA Pérez Rubalcaba ha apelado a los medios de comunicación en los que, según dice, "no cabe neutralidad", porque "son parte de la democracia y, como tal, deben defender el sistema democrático". En su opinión, deben ser "beligerantes".

El líder socialista, que ha iniciado su intervención recordando que se cumplen hoy tres años del asesinato en Mallorca de los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá, ha rendido homenaje a las víctimas y, entre ellas, a los periodistas. Ha citado nombres como los de José María Portell, Santi Oleaga y José Luis López de la Calle, a los que también ha recordado la presidenta de la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España), Elsa González, en la inauguración del encuentro.