Rivera da por roto el acuerdo con el Gobierno para la aplicación del 155

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dado este miércoles por roto el acuerdo con el Gobierno de Mariano Rajoy para la aplicación del artículo 155 de la Constitución porque considera que "cada vez hay más pruebas" de que ha hecho "dejación de funciones" en Cataluña. En los pasillos del Congreso, Rivera ha criticado que "otra vez" el Ejecutivo "mire para otro lado" en Cataluña no recurriendo ante el Tribunal Constitucional el voto delegado de Carles Puigdemont o Toni Comín, o no reconociendo los recursos públicos destinados a la financiación de la consulta del 9 de noviembre de 2014 y el "golpe de Estado" del 1 de octubre del pasado año.

"HASTA AQUI HEMOS LLEGADO"

"Hasta aquí hemos llegado con esta posición displicente. No vamos a seguir apoyando al Gobierno en esto", ha aseverado Rivera, incidiendo en que "no puede ser que el Gobierno mire hacia otro lado ante facturas de este tipo" o no recurriendo ante el Constitucional el voto de Puigdemont y Comín cuando, a su juicio, no sólo tiene legitimación procesal, sino que además ha recurrido en el pasado otras decisiones de la Mesa del Parlament que son "exactamente iguales".

A diferencia de los recursos de los grupos parlamentarios, el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno permitiría dejar en suspenso el voto delegado de los dos diputados electos y, por ende, daría al traste con la investidura de un nuevo candidato. "Si yo fuera presidente, intentaría hasta el último resquicio evitar el voto de un huido de la justicia", ha subrayado Rivera.

A su juicio, "Rajoy, en Cataluña, quiere mirar a otro lado otra vez y que haya un Gobierno de cualquier manera". "Pero nosotros, que hemos ganado las elecciones en Cataluña y hemos apoyado al Gobierno, no queremos mirar a otro lado, sino controlar lo que ocurre en Cataluña, y eso es la distancia que separa al Gobierno de Rajoy con Ciudadanos", ha añadido.

El líder naranja ha remarcado que "todo" lo que el Gobierno ha hecho en Cataluña lo ha hecho "de la mano de Ciudadanos", que es, a su entender, el partido que tiene "más autoridad moral" para pedir "responsabilidad" al Ejecutivo . "No estoy de acuerdo con lo que (el Gobierno) está haciendo", ha insistido Rivera, para añadir que los catalanes no separatistas y los españoles en su conjunto "merecen un respeto", que pasa, según ha indicado, por "controlar" el dinero público, tratar de evitar "hasta el último resquicio" el "fraude de voto" de Puigdemont y Comín, aplicar la inmersión ling~ística en Cataluña o actuar ante la coacción a hijos de guardias civiles en esa comunidad.

SOLO AFECTA AL 155, NO A LOS PRESUPUESTOS

En este punto, Rivera se ha quejado de que desde hace cuatro meses Rajoy ya no consulte con Ciudadanos, su socio principal, los pasos que da en relación con la crisis política catalana. "Hasta ahora nos llamaba, pero desde hace unos meses, con las encuestas y los follones internos, ha dejado de hacerlo", ha señalado Rivera, antes de acusar al Gobierno de sentirse ahora "más cómodo" en Cataluña con los nacionalistas y estar "a lo que marque" el PNV. "No estoy dispuesto a que los nacionalistas marquen la agenda a los constitucionalistas porque así hemos llegado hasta aquí", ha asegurado Rivera, quien ha insistido a Rajoy que si a partir de ahora quiere pactar con el ERC o el PNV, lo puede hacer, "pero los españoles tienen que saber que no cuenta con el apoyo de Ciudadanos".

En todo caso, el líder de la formación naranja ha querido dejar claro que esta ruptura con el Gobierno no afectará a los Presupuestos Generales de 2018, unas cuentas, ha dicho, que ya están pactadas, sino únicamente a la aplicación del 155. Tras la crisis abierta entre ambos partidos, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, y el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, han estado conversando amigablemente durante varios minutos en los pasillos del Congreso ante las cámaras de televisión.

EL GOBIERNO ADVIERTE A RIVERA QUE LOS ESPAÑOLES JUZGARÁN SU LEALTAD CON EL 155

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha advertido hoy a Ciudadanos de que serán los españoles los que juzgarán a quien no actúe con "lealtad, responsabilidad y madurez" ante el conflicto catalán, que exige una política de Estado al aplicar el artículo 155.

En la rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, que ha acordado interponer el recurso contra la ley de Presidencia aprobada por el Parlament, Méndez de Vigo ha considerado que "nadie puede poner en duda" la voluntad del Gobierno de "restaurar el orden constitucional en Cataluña", ya que se trata del recurso número 26 ante el Tribunal Constitucional con este objetivo.

Por eso, tras el anuncio del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de romper el acuerdo que tenía con el Gobierno sobre el apoyo al 155, Méndez de Vigo ha avisado: "Quien quiera trabajar con nosotros, bienvenido sea; si no, tendrá que explicar a los españoles por qué quiere romper esa senda" de crecimiento en Cataluña.

RAJOY LE LLAMA "APROVECHATEGUI"

Dentro del hemicilio, en la sesión de control, el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se han desafiado a cuenta de la aplicación del 155 en Cataluña hasta el punto de que el presidente de Cs le ha advertido de que solo le apoyarán si "vigila" a los separatistas y recurre el voto delegado de dos de los "prófugos".

Rajoy, que ha llamado "aprovechategui" a Rivera y le ha pedido que se comporte en el tema de Cataluña "con la misma lealtad" que el PSOE, ha avisado que escenificar "un supuesto desacuerdo" entre ambos, como cree que pretende hacer el líder naranja, no le hace ganar un voto sino que le puede hacer perder apoyos. "Veo que está usted de aprovechategui en un tema importante. Le pido que se comporte usted como se está comportando el PSOE en el tema de Cataluña y, sinceramente, nos iría mucho mejor", ha alertado el presidente del Gobierno.

El encontronazo ha tenido lugar durante la sesión de control, en la que Rivera ha empezado por pedirle explicaciones por no recurrir al Tribunal Constitucional el voto delegado ejercido por Antoni Comín y Carles Puigdemont y ha continuado por recordarle que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas ha confirmado que se destinó dinero público a la consulta del 9-N.

Durante la réplica, el presidente del Gobierno ha insistido en que el Ejecutivo ha presentado 25 recursos ante el Constitucional relacionados con el "procés" y no tendría ningún problema en presentar el número 26 para recurrir el voto delegado de Comí y Puigdemont, ha explicado, si no fuera porque los servicios jurídicos del Estado lo han desestimado.

Éstos, ha argumentado, consideran que el Gobierno de España no puede plantearlo por falta de legitimidad y porque hay precedentes en el Constitucional que aconsejan que no se haga. Quienes sí han recurrido al amparo del alto tribunal, ha señalado Rajoy, han sido los diputados del PP del Parlament -al igual que hicieron los de Cs-, ha añadido Rajoy, que también ha mencionado la reunión que tendrá hoy el Consejo de Ministros para recurrir la ley de Presidencia de la Generalitat que permitiría la investidura a distancia del expresident. "Yo no puedo actuar de manera caprichosa, porque se me ocurre, sino que tengo que atender a lo que me dicen mis servicios", ha recalcado Rajoy.

Hasta dos veces ha amenazado Rivera al presidente del Gobierno con retirarle el apoyo de Ciudadanos para "aplicar la Constitución" en Cataluña si no controla "de cerca" a los independentistas.

Según Rivera, "no tienen ningún sentido" que "dos huidos de la Justicia" tengan un privilegio que no tiene ningún diputado del Congreso.

En tono parecido, ha criticado que los separatistas hayan podido utilizar dinero para financiar la consulta separatista de 2014, algo que ha tachado de "tomadura de pelo". "Le pido que vigilen el dinero, usted no puede mirar hacia otro lado mientras nos dan un golpe", ha reprochado el presidente de la formación naranja.