Rivera plantea al Rey un Gobierno de consenso "con las manos limpias"

El Rey Felipe VI ha abierto la última jornada de su ronda de consultas políticas al recibir al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha explicado al jefe del Estado los motivos de su grupo para abstenerse en una investidura de Mariano Rajoy y ha defendido la necesidad de que el PSOE haga lo mismo.

Albert Rivera, ha defendido ante el Rey que para sacar a España del bloqueo ya sólo hay dos vías posibles: un gobierno de consenso con el PP, el PSOE y Ciudadanos, liderado por un "presidente nuevo", o bien una abstención general que dé vía libre a Mariano Rajoy para seguir en La Moncloa en minoría.

Así lo ha explicado en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras su entrevista de casi una hora con Felipe VI, dentro de la ronda de contactos abierta por el jefe del Estado para nombrar un candidato a la Presidencia del Gobierno.

Rivera ha subrayado que su opción favorita, su 'plan A', es crear "un gobierno fuerte que luche contra la corrupción con las manos limpias", que aplique una agenda de reformas y que nazca de un acuerdo de los tres principales partidos constitucionalistas.

UN PRESIDENTE CON LAS MANOS LIMPIAS

"Un nuevo presidente de un nuevo gobierno con las manos limpias y las manos libres de los partidos que defendemos la Constitución, la Unión Europea y la lucha contra el terrorismo", ha resumido.

En lo que no ha entrado es en cómo cree que debería ser la composición de ese ejecutivo.

Esa es, a su modo de ver, la solución que se requiere en un momento como este, en el que hay que afrontar los desafíos a la unidad de España, por el proceso independentista en Cataluña; a la seguridad y la libertad, por la amenaza del terrorismo internacional; y a la economía, porque "tiene que modernizarse" y hay que cumplir los objetivos de déficit, además de llevar a cabo una reforma de la Constitución en los próximos años que considera.

Sin embargo, Rivera asume que "hoy por hoy" PSOE y PP "se dan la espalda" y que el presidente en funciones "lo fía todo a su silla", por lo que no es posible aplicar su primera opción. Por eso plantea como segunda alternativa posible una abstención general ante la investidura del líder del PP en la que participen al menos los socialistas y su partido.

YA NO HAY NINGUNA OTRA ALTERNATIVA

El líder de Ciudadanos ha subrayado que "no hay ninguna otra alternativa" y que hasta el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ya ha dejado claro que el secretario general socialista, Pedro Sánchez, no intentará liderar un ejecutivo si el de Rajoy no sale adelante.

En su opinión, la situación actual "merece altura de miras y saber ceder", y a las reuniones con Felipe VI hay que ir "con soluciones, no con problemas o a contemplar el paisaje".

Por eso ha trasladado al Rey su preocupación por "el bloqueo de los viejos partidos" y ha puesto en valor que su formación es la única que "ha movido ficha", porque después de las elecciones del 26 de junio decidió que en la segunda votación de investidura de Rajoy se abstendría en vez de votar 'no'.

NO HA HECHO NINGUNA PETICIÓN AL REY

Puesto que sin la abstención del PSOE no es posible que Rajoy gobierne, Rivera ha advertido de que los socialistas tendrán que decidir "si llevan a terceras elecciones o si negocian su abstención" con el PP, pidiendo algo a cambio si lo consideran conveniente.

Cuando le han preguntado si ha solicitado al Rey que intente convencer a Sánchez para que ofrezca esa abstención, ha contestado que el monarca "modera, arbitra y propone", según establece la Constitución. "Y lo único que espero es eso", ha añadido, afirmando que "no ha habido peticiones expresas" por su parte.

Por otro lado, ha insistido en la importancia de que Rajoy "diga sí' al Rey" si en su encuentro de este jueves le propone que intente formar gobierno, algo que vería lógico ya que el PP tiene ahora más escaños que tras los comicios de diciembre y entonces fue propuesto como candidato.

Además, espera que se fije ya una fecha para el debate de investidura para que se celebre "cuanto antes". "No hay motivos para pensar que lo que no se ha hecho a finales de julio se puede hacer a principios de septiembre", ha dicho, recordando que esas mismas palabras las pronunció el jefe del Ejecutivo en funciones.

Tras indicar que la fecha la determinará la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y que C's no va a poner pegas porque se tarde "una semana más o una semana menos", ha dicho que entendería que Rajoy y Sánchez necesitasen tiempo para su negociación. Sin embargo, cree que los españoles no aceptarían que su pretensión fuera simplemente "tirar la pelota hacia delante".

CIUDADANOS YA SE HA MOVIDO

Respecto a la posibilidad de que Ciudadanos vote a favor de Rajoy en la investidura, Rivera ha recalcado que su partido ya se ha movido adoptando la "difícil decisión" de abstenerse "por el bien de España".

Ante un PP que apuesta por el "continuismo" en vez de cambiar de candidato y buscar la "regeneración", C's estará "en la oposición". En este sentido, ha reiterado que la formación naranja estará abierta a hablar con el Gobierno sobre los presupuestos, el techo de gasto, la lucha contra el terrorismo o el desafío independentista una vez que haya presidente, pero no va a negociar de cara a la investidura.

UNIDAD ANTE LOS QUE SE SALTAN LAS LEYES

En la misma rueda de prensa el líder de Ciudadanos, ha declarado que ha trasladado al Rey la necesidad de apostar por la unidad ante "el desafío secesionista" en Cataluña, "frente a los políticos que quieren saltarse las leyes" y esa "mitad" del Parlament que se encuentra "en el incumplimiento de la legalidad".

La votación que ayer se vivió en el Parlament de Cataluña para aprobar las conclusiones de un dictamen sobre una declaración unilateral de independencia ha sido uno de los asuntos tratados durante la reunión, ha dicho el líder de Ciudadanos.

Rivera, según sus palabras, ha manifestado al Monarca que frente a este "desafío secesionista" da su total apoyo al Estado de Derecho, al Tribunal Constitucional, que "tiene que hacer cumplir sus resoluciones", y a la Fiscalía, que "puede actuar de oficio si ve que hay algún ilícito".

No ha querido Rivera informar sobre lo que le ha transmitido el Rey, pero sí ha recalcado su postura: "Unidad frente a los que quieren saltarse las leyes y apoyo a órganos judiciales frente a los políticos que se quieren saltar las sentencias del Tribunal Constitucional".

También, "como ciudadano catalán" y como expresidente del grupo de Ciudadanos en el Parlament, ha reconocido que le produjo "tristeza" la "escena de ayer en el Parlament", en donde se vio "una mitad vacía y otra mitad aplaudiendo". En definitiva, "un Parlamento dividido".

División que Rivera ha atribuido a esa mitad que se encuentra "en el incumplimiento de la ley y de la legalidad democrática".

"Me duele como catalán y líder de un partido que lidera la oposición en Cataluña", ha añadido justo antes de destacar su apoyo a la decisión de Inés Arrimadas de abandonar el hemiciclo en el momento de la votación, como así sucedió. A su juicio, "hicieron lo correcto".

El líder de Ciudadanos ha sentenciado que "lo correcto es aprobar la ilegalidad" y que "si los ciudadanos cumplen la ley, los políticos más todavía".