El Rey volverá a ser operado en Madrid de la cadera izquierda

El Rey volverá a ser operado "en los próximos días" para sustituirle la prótesis de la cadera izquierda por una infección, en una operación que dirigirá en un hospital de Madrid el cirujano Miguel Cabanela, procedente de la Clínica Mayo de Rochester (EEUU). El jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, ha avanzado que la recuperación de esta intervención quirúrgica puede abarcar entre ocho semanas y seis meses. Spottorno ha asegurado que "todo se desarrollará con la máxima normalidad institucional".

Spottorno ha adelantado que el Rey será operado en Madrid para sustituirle la prótesis que le fue implantada hace un año en la cadera izquierda, en la que sufre un proceso infeccioso.

Preguntado por si Don Juan Carlos se ha planteado la abdicación o una inhabilitación temporal, Spottorno ha señalado que la abdicación es "un acto personalísimo del Rey" que el jefe del Estado no se ha planteado "en ningún momento". "Tampoco ha lugar a plantearse la posible inhabilitación y la introducción de la fórmula de la regencia", ha apostillado.

Spottorno -que ha advertido de que el proceso de recuperación oscilará entre las ocho semanas y los seis meses- ha asegurado que el Gobierno ha estado "puntual y cabalmente informado" de todo lo relativo a la nueva intervención quirúrgica del Rey.

Cabanela y Spottorno han comparecido esta tarde para explicar los motivos de la operación junto al jefe del Servicio Médico de la Casa, Miguel Fernández-Tapia, y el traumatólogo Ángel Villamor, que le operó de esa misma cadera hace menos de un año, el pasado 23 de noviembre.

UNA INFECCIÓN CON "MALA PATA"

El Jefe de la Casa del Rey ha reconocido "cierto retroceso" en la marcha de la recuperación de la movilidad de don Juan Carlos.

El doctor Cabanela ha apuntado la posibilidad de que Don Juan Carlos tenga que ser sometido a dos intervenciones, la primera para extraerle la prótesis infectada, que sería sustituida con una temporal y, la segunda, al cabo de unas ocho semanas, en la que se le implantaría la prótesis definitiva.

Ambos han señalado que aún no se ha decidido "cuándo y dónde" se realizará la intervención, que será "en los próximos días" y que está pendiente de los resultados de algunas pruebas médicas. En cualquier caso, se decidirá en las próximas 48 horas, han avanzado.

Spottorno ha explicado que el Rey sufre un proceso de infección en la zona de la prótesis que le fue implantada hace un año, que le ha provocado las molestias "que se han hecho bastante evidentes" en este mes de septiembre durante sus apariciones públicas.

Ha añadido que fueron los doctores Fernández-Tapia y Villamor los que recomendaron a Don Juan Carlos consultar a Miguel Cabanela -al que ha definido como "uno de los mejores especialistas del mundo en cirugía de cadera"- quien viajó a España para examinar al Rey.

Spottorno ha aclarado que "la decisión del Rey" es que la intervención se realice en Madrid, tras ser recomendado en el mismo sentido por los médicos.

Cabanela ha aseverado que el estado general del Rey "es bastante mejor" del de la media de pacientes que opera, que es "un hombre vigoroso", que "está muy bien para su edad" y que toma "pocas medicaciones".

Villamar, por su parte, ha destacado la "mala suerte" de que se haya producido una infección, circunstancia que se da en el 1 o 2 por ciento de los casos, mientras que Cabanela ha afirmado que el éxito de la cirugía a la que se someterá ahora el Rey está prácticamente asegurado entre el 92 y el 94 por ciento de los casos.

El doctor Cabanela avanzó que el periodo de hospitalización podría oscilar entre 4 y 7 días, y adelantó que requerirá que se le inyecten antibióticos intravenosos entre 4 y 6 semanas, lo que le obligará a estar "cerca de casa", aunque no implica que no pueda tener actividad.

AGENDA REAL

Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real, ha reconocido que en los próximos días habrá que readaptar la agenda de su Majestad el Rey, habida cuenta de la cercanía de la festividad nacional del 12 de octubre y de la próxima Cumbre Iberoamericana, en la que ha reconocido que, probablemente, no estará recuperado para participar en ella, aunque reconoció dependerá del "criterio médico".

Rafael Spottorno, que previamente había indicado que las funciones del jefe del Estado no son delegables, aseguró que el Príncipe no puede sustituir al Rey en una cumbre de jefes de Estado. Por este motivo a la citada Cumbre de Panamá iría sólo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En cuanto a su participación en los actos de la Fiesta Nacional del 12 de octubre indicó que no sólo debe estar el Príncipe, sino toda la Familia Real.

El rey Don Juan Carlos, que fue operado por última vez en marzo de este año, ha mostrado en sus últimas apariciones públicas un empeoramiento en su recuperación, así como problemas importantes de movilidad, como se pudo apreciar el pasado lunes en la apertura del Año Judicial.

PP Y PSOE ESPERAN UNA EVOLUCIÓN FAVORABLE

El PP y el PSOE han coincidido en expresar en el Congreso su confianza en la recuperación del Jefe de del Estado y esperan una evolución favorable de sus problemas de salud de los

últimos meses.

Para el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, el Rey "está ejerciendo sus funciones" y mantienen una actividad como se vio este miércoles en la recepción a los Reyes de Holanda. "Ayer lo vimos en activo y espero que vaya superando de los problemas de salud que ha tenido", comentó en los pasillos del Congreso.

El socialista Ramón Jáuregui recordó que Don Juan Carlos "está en un proceso de recuperación física" tras sus problemas de salud pero se mostró convencido de que esa evolución "terminará bien". Por ello, recomendó "estar tranquilos" y no abrir "más problemas" en España, "que ya tenemos bastantes".

También se preguntó al exvicepresidente socialista Alfonso Guerra por las noticias que apuntan a un frenazo en la recuperación del Rey: "¿Usted es médico? -contestó al periodista-. Yo no soy médico y no tengo ni idea de si hay retroceso".

Por su parte, el diputado de Iniciativa per Catalunya (ICV), Joan Coscubiela, señaló que la Jefatura del Estado debería estar "en las mejores condiciones posibles" pero, como republicano, en todo caso quiso dejar claro que los problemas "no se resuelven con un cambio en la línea dinástica sino con un cambio en la estructura del Estado".