Regresan a casa los militares de El Goloso tras seis meses en Irak

Esta madrugada han regresado a casa tras seis meses de misión. Son los militares de la base de El Goloso que han estado desplegados en Irak. Han llegado hace unas horas al aeropuerto de Barajas, con la satisfacción del deber cumplido y la emoción del reencuentro. La Guadarrama, con base en El Goloso (Madrid), ha estado desplegada seis meses adiestrando a las fuerzas de seguridad iraquíes.

La Legión se ha incorporado a la misión en Irak, donde permanecerá desplegada los próximos seis meses, encuadrada en la Coalición Internacional contra el Dáesh. El nuevo contingente, compuesto sobre la Brigada "Rey Alfonso XIII" II de la Legión, releva a la Brigada "Guadarrama" XII, ha informado el Estado Mayor de la Defensa.

La Plaza Ibérica de la base española "Gran Capitán", en Besmayah, acogió el pasado viernes el acto de relevo entre tropas españolas que forman parte de la operación Inherent Resolve. En un acto presidido por el general Robert White, el jefe del contingente entrante, el general Luis Francisco Cepeda, ha recibido el mando del jefe saliente, el general Luis Martín-Rabadán Muro.

En la parada militar, junto a los soldados españoles, formaron las unidades de EEUU, Portugal y Reino Unido que, bajo liderazgo español, integran la Task Force Besmayah.

El nuevo jefe de la Task Force Besmayah, en unas palabras durante el acto, reafirmó "el claro compromiso y apoyo de España, la Coalición, la OTAN y las autoridades iraquíes a la misión".

Asimismo elogió la labor de las Fuerzas Armadas y de Seguridad iraquíes en su lucha contra el Dáesh en estrecha colaboración con la Coalición. El nuevo contingente está integrado por alrededor de 350 militares, la mayoría de la Brigada "Rey Alfonso XIII" II de la Legión y el resto de distintas unidades del Ejército de Tierra y el Ejército del Aire.

Además participa una Unidad de la Guardia Civil, que se encarga de impartir adiestramiento policial avanzado a las Fuerzas de Seguridad iraquíes.

DESPEDIDA EN ALMERÍA

La Brigada de la Legión despidió el pasado miércoles la tercera y última rotación del contingente de 400 legionarios que han partido a Irak con el objetivo de instruir y adiestrar a los miembros del ejército iraquí y contribuir en su lucha para frenar el avance del Daesh.

Según ha indicado Defensa en una nota, el general jefe de la Brigada de La Legión, Juan Jesús Martín Cabrero, presidió el acto de despedida en el Aeropuerto de Almería de los últimos componentes del contingente BPC-VII 'Besmayah' de la operación 'Apoyo Irak' integrado en su mayor parte por miembros de la Brigada de La Legión 'Rey Alfonso XIII'.

El contingente está compuesto fundamentalmente por personal de la VII Bandera 'Valenzuela' del Tercio 'Don Juan de Austria' 3º de La Legión y del Grupo Logístico de esta Brigada. Durante el acto hubo unas palabras de ánimo al contingente y a las familias que se han dado cita en el aeródromo de El Alquián y en el recitado de dos espíritus del credo legionario.