Rajoy propone a Sánchez un pacto y esté reitera que no apoyará su continuidad

Rajoy propone a Sánchez un pacto y esté reitera que no apoyará su continuidad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que la actitud del líder del PSOE, Pedro Sánchez, en la reunión que ambos han mantenido, ha impedido hablar de los asuntos que cree que interesan realmente a los españoles. Fuentes del Ejecutivo han hecho estas consideraciones a Efe tras el encuentro de menos de tres cuartos de hora que Rajoy y Sánchez han mantenido en el Palacio de la Moncloa.

Las fuentes citadas han explicado que el secretario general del PSOE ha comunicado al jefe del Ejecutivo que su partido no va a apoyar la investidura de un Gobierno del Partido Popular. Además, le ha trasladado que el PSOE va a intentar llevar a cabo las negociaciones pertinentes para hacerse con la presidencia del Congreso.

Ante esas posiciones, las fuentes del Ejecutivo consultadas por Efe han señalado que Rajoy ha considerado que ya no había lugar para entrar en la reunión en otras consideraciones. Entre ellas, abordar los asuntos que el jefe del Gobierno considera que pueden interesar al conjunto de los españoles.

Rajoy ha venido defendiendo desde el pasado domingo la búsqueda de un Gobierno estable, una consideración que ha defendido hoy mismo tras su reunión con Sánchez. Lo ha hecho explícitamente en un mensaje en su cuenta de Twitter: "Apuesto por el diálogo para formar un Gobierno estable que dé certidumbre a los españoles".

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy recibirá el próximo lunes, pasadas las fiestas navideñas al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y al líder de Podemos, Pablo Iglesias, dentro de la ronda de consultas emprendida para sondear posibles acuerdos de gobernabilidad.

PEDRO SÁNCHEZ REITERA A RAJOY QUE NO APOYARÁ SU CONTINUIDAD NI TAMPOCO LA DEL PP

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado que la posibilidad de unas elecciones anticipadas debe ser la "última opción" y por ello ha anunciado que explorará "todas las opciones" para que haya un Gobierno de cambio en España.

Así se ha pronunciado Sánchez en rueda de prensa en la sede socialista de Ferraz, después de reunirse durante algo menos de una hora con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa para analizar la situación política tras los resultados de las elecciones del pasado domingo.

"Frente a aquellos que trazan líneas rojas nosotros vamos a tender puentes", ha insistido Sánchez, que ha dejado claro que por ahora debe ser el PP el que intente formar Gobierno y que no debe haber "atajos". Por ello, ha hecho un llamamiento al resto de fuerzas políticas para que respeten los "plazos y los procedimientos de la democracia".

En ese sentido, ha agradecido la oferta del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, de un pacto a tres con el PP, aunque le ha contestado que no es tiempo de "frentes" sino de diálogo y que aún no es la etapa de las "líneas rojas" sino de "tender puentes".

Sánchez ha pedido a Rajoy que sea un socialista el que presida el Congreso de los Diputados, cuyo principal órgano de gobierno, la Mesa de la Cámara que será elegida en su primera sesión el próximo 13 de enero, debe reflejar la "pluralidad" que han arrojado las urnas. "Sería razonable que quien presidiera el Congreso no fuese la primera fuerza política sino la segunda", ha añadido.

El líder socialista ha comenzado su comparecencia anunciando que había trasladado a Rajoy la decisión de la Ejecutiva de su partido de que no apoyarían su investidura, ni tampoco la del PP. Sánchez ha remarcado que las posibilidades de acuerdo con los 'populares' son "nulas", como así se lo ha hecho saber a Rajoy. En todo caso, ha asegurado que trabajará para que no se tengan que repetir las elecciones. "Me parece importante subrayar a todas las fuerzas políticas que han dicho que estarían encantadas de repetir las elecciones que no vamos a aceptar esa hipótesis, que es la última de las opciones", ha dicho.

"El PSOE es la alternativa al PP", ha acotado. "Los españoles han hablado (en las urnas) y tenemos que entender su mensaje y articular lo que nos han dicho: que quieren un cambio progresista y con diálogo", ha reiterado Sánchez, tras lo cual ha llamado a "respetar", como va a hacer su partido, "los plazos y los procedimientos" políticos.

Ahora, ha dicho, es el momento de que el ganador de los comicios intente formar Gobierno. "No hay atajos. La responsabilidad la tiene ahora el PP y, en consecuencia, es Rajoy quien tiene que hablar con el resto de fuerzas políticas para ver si hay acuerdo de investidura y de Gobierno", ha insistido.

En caso de conseguirlo, Sánchez ha garantizado que el PP podrá contar "como siempre" con la "leal" y "útil" oposición del PSOE en aquellos asuntos de Estado relacionados con la defensa de la integridad territorial y la lucha contra el terrorismo yihadista.

Y es que, según ha explicado, la nueva etapa política no puede estar presidida por las "líneas rojas" que han planteado otras fuerzas políticas --en alusión velada a Podemos--. "Frente a las líneas rojas, tenderemos puentes de diálogo y acuerdo, que es lo que quieren los españoles --ha indicado--. Frente a quienes quieren confrontar queremos convocar a la mayoría de fuerzas parlamentarias para abrir nueva etapa política en España".

Preguntado en este punto sobre la propuesta realizada por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha planteado un Gobierno a tres en pro de la unidad de España, Sánchez ha agradecido a Rivera su oferta, pero ha remarcado que "no es tiempo de frentes, sino de diálogo". "Y no tenemos que dialogar unos contra otros, sino entre todos", ha afirmado.

Entre las transformaciones que el partido pondrá encima de la mesa en las negociaciones con el resto de fuerzas políticas, Sánchez ha hecho hincapié en la reforma constitucional, necesaria, a su juicio, para "revitalizar" la calidad democrática en España y "resolver" el conflicto y la convivencia en Cataluña. El PSOE, ha explicado, tiene "solución" para Cataluña y se llama "derecho a decidir" de todos los españoles sobre su futuro. Por tanto, los socialistas no van a aceptar" que la soberanía nacional "se trocee".

EL PP ADMITE QUE EL 'NO' DE SÁNCHEZ "NO ES EL MEJOR DE LOS COMIENZOS", PERO ES "EL PRINCIPIO DEL PROCESO"

El vicesecretario general de Organización y Electoral del PP, Fernando Martínez-Maíllo, reconoció este miércoles que el "primer no" del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a dialogar la investidura del próximo Gobierno "no es una actitud positiva" ni "el mejor de los comienzos", pero insistió en que es "el principio del proceso".

"No es una actitud inicial muy positiva ni la mejor disponibilidad ni opción para formar ese Gobierno, pero estamos ante un primer contacto", incidió para subrayar que Rajoy está "dispuesto a seguir dialogando con el PSOE".

"Pedro Sánchez venía con el no por delante, era lo esperando y anticipado por los portavoces del PSOE que se habían pronunciado", admitió para defender "la legitimidad" de Rajoy para intentar formar Gobierno tras ser el partido más votado.

Martínez-Maíllo respondió, en este sentido, al líder socialista que "en las elecciones no se ha votado cambio". "Se ha votado al PP mayoritariamente, es importante que se lean bien esos resultados", aseguró. "Lo que han querido los españoles es que siga adelante el proyecto del PP, pero dialogada", reivindicó.

SÁNCHEZ ALMORZÓ CON FELIPE GONZÁLEZ TRAS REUNIRSE CON RAJOY

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, almorzó este mediodía con el expresidente del Gobierno Felipe González, tras la reunión que mantuvo este por la mañana con el presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa.

Sánchez compareció en Ferraz en rueda de prensa tras verse con Rajoy. Después se desplazó hasta el domicilio de González en Madrid, según confirmaron a Servimedia de fuentes socialistas.

El líder del PSOE acudió a la cita con González para analizar los resultados electorales del 20-D sin su equipo más próximo.

En el encuentro, según las mismas fuentes, González ha aconsejado a Pedro Sánchez que "escuche a su partido" y sea "fiel a sus ideas". Han sido varios los dirigentes socialistas, entre ellos Susana Díaz, los que han rechazado que el PSOE posibilite un Gobierno del PP.