Rajoy dice que su obligación era hacer una reforma laboral que acabe con el pesimismo

Rajoy dice que su obligación era hacer una reforma laboral que acabe con el pesimismo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este jueves ante los eurodiputados del Partido Popular Europeo (PPE) el paquete de reformas que ha puesto en marcha su Ejecutivo para salir de la crisis y especialmente la reforma laboral que ha convalidado el Congreso de los Diputados. Según Rajoy, su "obligación" era ponerla en marcha para acabar con el "pesimismo" la "desesperación" y las dudas, sobre todo, de los jóvenes. El jefe del Ejecutivo español ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza asegurando que "España cumple, España está cumpliendo y España cumplirá", primero con los españoles y después con los socios europeos.

Durante su intervención en unas jornadas organizadas en Palma por el grupo del Partido Popular Europeo en el Europarlamento, Rajoy ha expresado su respeto a las posiciones contrarias a esta reforma. "Lo respeto profundamente -ha dicho-, pero estamos en el año 2012, las leyes laborales datan de hace más de 30 años, y yo, como presidente del Gobierno de España, tengo la obligación, y así lo siento, de adoptar una reforma laboral que esté en el mundo que vivimos". Una reforma, ha añadido, que sirva, "como servirá a poco que se recupere la actividad económica, para crear empleo y terminar con el pesimismo, la desesperación y las dudas de muchísimos jóvenes españoles que no saben lo que puede pasar en breve tiempo". Por eso, su Gobierno ha planteado esta reforma que esta misma mañana el Congreso ha aprobado con una "sólida" mayoría parlamentaria, ha agregado Rajoy.

A su juicio, la nueva normativa equipara el mercado laboral español al de la mayoría de sus socios europeos para "frenar" la destrucción de empleo y favorecer la creación de puestos de trabajo, especialmente entre los más jóvenes. "Queremos asegurar que nuestra generación más cualificada y avanzada pueda integrarse en el mercado laboral y asegurar con sus conocimientos y preparación nuestra prosperidad futura", ha concluido.

LA SENDA REFORMISTA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha querido dejar claro que "España cumple, España está cumpliendo y España cumplirá" los objetivos marcados por la Unión Europea y ha asegurado que el país "ha vuelto a la senda reformista" para "quedarse".

"No anunciamos reformas, las hacemos, que no es lo mismo", ha apostillado Rajoy antes de afirmar que las medidas ya emprendidas son el cimiento de la recuperación económica y que tendrán su continuidad a lo largo de la legislatura.

Entre ellas, ha citado la ley de emprendedores que "en unas semanas" aprobará el Ejecutivo para cumplir su compromiso con las pymes y los autónomos, fundamentales, ha subrayado, para la reactivación económica.

Tras señalar que la recuperación depende del cumplimiento de dos reglas esenciales, la estabilidad presupuestaria y dotar de flexibilidad y competitividad a las economías, Rajoy ha sentenciado: "los sacrificios que hoy debemos de hacer son la garantía del bienestar de nuestros hijos y del futuro de la Unión Europea".

Por eso, el gran objetivo de su Gobierno es "invertir la tendencia del deterioro económico y social" que ha heredado, devolver a la economía la confianza y el crédito y acabar con la espiral de malos resultados que desde hace tres años asfixian a la sociedad española, ha recalcado.

VOLUNTAD INEQUÍVOCA DE EQUILIBRAR LAS CUENTAS PÚBLICAS

Ha reiterado su voluntad "inequívoca" de equilibrar las cuentas públicas y hacerlo "desde el calendario marcado y desde el realismo" y ha afirmado que con su Gobierno España "volverá a ser un factor de certidumbre para Europa y un país integrado en el eje de toma de decisiones".

Para combatir los "muchos excesos y desequilibrios acumulados durante todos estos años", Rajoy ha enumerado la serie de medidas adoptadas desde su llegada a La Moncloa que han evitado caer en "errores pasados", que confundían "los deseos con la realidad".

Rajoy ha calificado de "ambicioso y realista" el objetivo de déficit marcado para este año, el 5,8 por ciento del PIB, y ha dudado de que en la historia reciente haya habido un país de la UE que haya hecho un esfuerzo "semejante" al de España.

"España cumple, España está cumpliendo y España cumplirá", ha sido el mensaje que Rajoy ha querido enviar a sus socios comunitarios.

Y también se ha dirigido a la sociedad española "madura y responsable", que ha entregado al Gobierno "un mandado nítido y claro para hacer reformas y volver a la senda del crecimiento".

"Dicho y hecho. España ha vuelto a la senda reformista de donde nunca debió haber salido y lo ha hecho para quedarse", ha asegurado Rajoy.

ACABAR CON LA DESIGUALDAD SALARIAL

Coincidiendo con la celebración del Día de la Mujer, Rajoy, ha expresado su reconocimiento especial a las mujeres que son trabajadoras y madres al mismo tiempo. Un reconocimiento que ha extendido a todas aquellas "con deseos de realizarse a nivel profesional, pero que se ven especialmente castigadas por la adversidad del paro".

Ha aprovechado para hacer patente el compromiso del Gobierno de eliminar la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, "con el convencimiento de que dos personas iguales y con el mismo puesto de trabajo deben tener el mismo sueldo". Según Rajoy, la mejor política de igualdad es la que crea empleo para todos, mujeres y hombres.