Rajoy garantiza lealtad para reducir el déficit pero pide al Gobierno "calzón quitado con las Comunidades"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha asegurado este lunes que el PP va a contribuir desde las instituciones "en la parte que le toque y en aquello que le corresponda" a reducir el déficit público en España, pero ha exigido al Gobierno socialista que hable "a calzón quitado" con las Comunidades Autónomas para dar una salida a la actual situación.

Ante la Junta Directiva Nacional, máximo órgano del PP entre congresos, ha afirmado que "la responsabilidad más importante" en la reducción del déficit corresponde al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, al que ha emplazado a convocar con urgencia una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para "aprobar planes actualizados de reducción del déficit en todas las administraciones".

En este sentido, ha insistido en que el Ejecutivo socialista "debe hablar con las autonomías y trabajar todos juntos" en la misma dirección. "Creo que se puede cumplir el objetivo de déficit de este año si todos somos leales y yo, desde luego, garantizo la lealtad del PP, y si el Gobierno habla a calzón quitado con las Comunidades Autónomas y da un horizonte de salida claro y entendible a esta situación", ha aseverado, cosechando un aplauso de los asistentes.

ACCION COORDINADA DE TODAS LAS ADMINISTRACIONES

El líder del PP ha situado como uno de los retos del partido gobernar "bien" en sus autonomías y ayuntamientos, liderando la salida de la crisis desde las competencias que disponen en cada una de las administraciones tras las elecciones de mayo. A su entender, el momento presente exige una "acción coordinada" de todas las administraciones públicas. "Tenemos que gobernar las administraciones desde la moderación, la prudencia y el diálogo; tenemos que gobernar para todos, contando con todos y pensando en el interés general", ha dicho, para pedir a todos sus cargos que apliquen el programa marco que firmaron antes de las elecciones del 22 de mayo, que recoge los principios de austeridad, transparencia, regeneración, reformismo, solidaridad, libertad y cohesión.

El líder del PP ha afirmado que la cooperación y cooperación es "fundamental" a nivel de partido pero ha subrayado que "es imprescindible" que exista a nivel institucional. Y por eso ha recordado que el partido ha solicitado la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, de la Comisión Nacional de Administración Local, de la FEMP y de la Conferencia de Presidentes.

A su entender, si José Luis Rodríguez Zapatero quiere "seguir gobernando" hay temas "muy importantes para que se reúna con los presidentes de las autonomías". "La respuesta a la crisis exige responsabilidad del Gobierno de las CCAA y ayuntamientos, cooperación y coordinación a todos los niveles y un nuevo Gobierno en España", ha enfatizado.

EL PARO Y EL CRECIMIENTO, "OBJETIVOS" DEL PP

En su intervención, abierta a los medios de comunicación, Rajoy ha admitido ante los suyos que "las cosas" han "ido bien" para el PP en las elecciones pero ha recalcado que "ahora se trata de plantear el futuro", teniendo en cuenta que la situación económica sigue siendo la principal preocupación de los españoles, dado que el paro "sigue en cifras inadmisibles y el paro juvenil, peor aún".

Por eso, ha recordado que crecer económicamente y crear empleo son los dos "objetivos capitales" del Partido Popular para los próximos años porque de esa forma, ha explicado, aumentarán los ingresos del Estado y mejorarán las políticas sociales. "Este es el objetivo prioritario y al que debemos colaborar todos", ha enfatizado.

Además, ha lamentado que el consumo interno siga bajando por falta confianza, crédito y falta de ingresos de muchos españoles. "El crédito va a peor, es un tema enormemente preocupante y el Gobierno es incapaz de hacer nada", se ha quejado, para añadir que éste es "un golpe de colosales proporciones para la recuperación económica del país". También ha destacado el hecho de que la recaudación vía impuestos sea menor que las previsiones del Gobierno, en concreto que haya bajado sobre todo la recaudación por el Impuesto de Sociedades y por los Impuestos Especiales.

En cuanto a la situación de Grecia, ha admitido que es "preocupante" y ha recordado que afecta "a todos". A su entender, lo que está ocurriendo en el país heleno hace "muchísimo más urgente" que en España haya "estabilidad, claridad, un programa claro, un Gobierno competente y que tome decisiones".

UN GOBIERNO "SIN LIDERAZGO"

A renglón seguido, ha cargado duramente contra el Ejecutivo porque, según ha dicho, está en este momento volcado en sus problemas internos. "Es un Gobierno sin liderazgo, con bicefalia y dedicado al interés de su partido", se ha quejado, para defender de nuevo la necesidad de que haya elecciones anticipadas.

En su opinión, "sólo un nuevo nuevo Gobierno salido de las urnas y con un mandato ciudadano renovado será capaz de establecer un rumbo claro y devolver la confianza al país para recuperar el crecimiento y el empleo". "Nosotros estamos preparados para unas elecciones que por el bien de España deben ser cuanto antes, porque sólo un Gobierno con apoyo ciudadano puede afrontar esta situación", ha apostillado.

Aunque ha dicho que "eso lo sabe el PSOE", ha dado por hecho que los socialistas actuarán en función de sus "intereses tácticos e internos". Así, ha señalado que Zapatero "ha designado un candidato" a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que está ocupado "fundamentalmente" del PP. "La agenda del Gobierno se ha entregado a los intereses tácticos de un candidato olvidando la que la situación de la economía y la situación por la que están pasando muchos españoles, hacen necesario un cambio de rumbo urgente", ha proclamado.

CONVENCION EN OTOÑO

El Partido Popular ha programado para el próximo otoño, entre finales de septiembre y primeros de octubre, una Convención para dar continuidad a su proyecto reformista y consolidar su plan nacional de recuperación económica, de regeneración institucional y de prestigio internacional.

Para Rajoy, "ha llegado el momento" de ofrecer a los españoles "el mejor programa", sobre todo en una situación como la actual, y por ello, y tras hablar con sus barones regionales, la dirección del PP ha decidido lanzarse de lleno a las generales y posponer los congresos. El presidente del partido ha dejado claro que ése es el "horizonte".

En busca de cumplir ese objetivo, el PP dinamizará sus redes sociales, organizará reuniones sectoriales, abrirá el programa, que coordinará el dirigente Baudilio Tomé, a las aportaciones de "cualquiera", y celebrará una gran Convención que sirva de rúbrica a los trabajos hechos en los cónclaves anteriores de Barcelona y de Sevilla.

LA AGENDA DEL GOBIERNO EN MANOS DE LOS INTERESES TACTICOS DEL CANDIDATO

Por otra parte, ha denunciado que "toda la agenda del Gobierno se ha entregado a los intereses tácticos" de Alfredo Pérez Rubalcaba, "olvidando que la situación económica hace necesario un cambio de rumbo".

Conocido que los socialistas se han decantado por el vicepresidente primero para encabezar el cartel electoral de las próximas generales, Rajoy ha declarado que "el Gobierno está preocupado fundamentalmente del PP" en vez de ocuparse de la lucha contra la crisis económica.

A su juicio, "todo en la actuación del Ejecutivo es tactismo, lucha y posicionamiento interno".

Una actitud así, según ha opinado el líder del PP, es "grave" dada la situación de la economía española, lastrada todavía por la falta de crédito a empresas y familias y por los altos niveles de déficit y deuda en todas las administraciones.

Pero aún es "peor", ha añadido, que "la agenda del Gobierno se haya entregado a los intereses tácticos de un candidato", en alusión a Rubalcaba, a quien Rajoy no ha citado expresamente.

Al caer en este comportamiento, el Gobierno y el PSOE "olvidan que la situación de la economía española hace necesario un cambio de rumbo con urgencia", ha sentenciado.

Según sus palabras, todas las iniciativas del Gobierno para iniciar el restablecimiento de la economía han quedado frustradas, especialmente la reforma laboral y el proyecto para la reestructuración del sector bancario. Desde entonces, "las cosas han ido a peor", ha dicho.

Rajoy considera, tal y como ha manifestado, que "cuanto más tiempo se mantenga esta situación peor será para España y para los españoles".

Porque, ha insistido, el país requiere un Gobierno con las ideas claras y con capacidad para sacar adelante medidas de consenso, cualidades que no tiene el de José Luis Rodríguez Zapatero, a su entender.

"Un Gobierno en estas circunstancias, sin liderazgo y con bicefalia, entregado al interés de su partido, sólo puede provocar que las cosas se pongan peor", ha resumido antes de espetar nuevamente que Zapatero y su equipo están dando prioridad a "la solución de sus problemas internos" y no a los de los españoles.