Rajoy emplaza a Mas a "recuperar la cordura" y a hablar dentro de la ley

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo hoy en Cáceres que la votación soberanista convocada para este domingo en Cataluña "ni es un referéndum ni una consulta ni es nada que se le parezca", pero no producirá "efecto alguno". Por eso emplazó a Artur Mas a recuperar la "cordura" y hablar desde este lunes "dentro del marco de la Constitución y de la ley".

Rajoy hizo estas afirmaciones en las Jornadas de Estabilidad y Buen Gobierno en las Comunidades Autónomas, que el PP celebra este viernes y sábado en Cáceres.

Durante su intervención, el presidente señaló que la jornada de participación del 9-N, que tendrá lugar este domingo en Cataluña, "se le podrá como se le quiera llamar, pero ni es un referéndum ni una consulta ni es nada que se le parezca y no voy a calificarlo".

El jefe del Ejecutivo remarcó que esta iniciativa" no produce efecto alguno", algo que dijo "es bueno". Argumentó que esto "demuestra lo que ya sabemos", que es que "España es una democracia, un Estado de derecho, en el que todos, los primeros los gobernantes, están sometidos al imperio de la ley".

"NADIE ROMPERA ESPAÑA"

Según Rajoy, "no se puede obviar ni Constitución, ni la soberanía nacional ni la ley", por lo que, en referencia a Mas, sostuvo que "lo que conviene es que a partir del lunes se recupere la cordura y hablemos dentro del marco de la Constitución y de la ley".

Añadió que está dispuesto a hablar con el presidente catalán "de mejorar el bienestar y la riqueza de los ciudadanos y atender las preocupaciones del día a día de esos mismos ciudadanos". Asimismo, apuntó que los miembros del PP y los ciudadanos deben tener la "tranquilidad" de que mientras él sea presidente del Gobierno, "la Constitución se cumplirá, la soberanía nacional estará a salvo y nadie romperá la unidad de España".

En esta línea, el jefe del Ejecutivo recordó el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín y dijo que estarán "disgustados" por esta efeméride el grupo de personas que "proliferan" en España en los últimos tiempos, que prefieren separar en vez de unir, en clara referencia a los planteamientos secesionistas de parte de los partidos políticos catalanes.