Rajoy dice que 2010 ha sido "el año de los recortes sociales"

Balance rajoy

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que el año 2010 ha sido "el año de los recortes sociales" y ha recordado que hace un año el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó que este año sería el de la recuperación económica. Según ha dicho, sus promesas se han quedado "en palabras" como "tantas otras veces".

"Ha sido el año en que más españoles han perdido su puesto de trabajo, en el que han subido los impuestos, ha sido el año de los recortes sociales. Ha sido el año de mayores dificultades para las familias y en el que se ha cuestionado nuestra deuda pública", ha afirmado, para añadir que el año termina con una subida de precios.

Rajoy ha hecho estas manifestaciones en una comparecencia de prensa -hace alrededor de un año que no comparece en la sede central del partido-- para hacer balance del año 2010. El Grupo Popular ha repartido a la prensa un balance bajo el título 'Agravamiento de la crisis, agonía del gobierno', en el que repasa los datos económicos y los "recortes sociales" de este año.

Asimismo, el presidente del PP ha aseguradoque su partido va a apoyar al Gobierno en todo lo que sea bueno para el interés general de los españoles porque España no se puede permitir que 2011 sea otra vez un año perdido y ha asegurado que estarán a la altura de las circunstancias.

Rajoy se ha mostrado convencido de que "hace falta un profundo cambio en España" para que todo pueda mejorar, sobre todo después de "muchos años de inacción" o de "ir en direcciones equivocadas".

A juicio de Rajoy "no hay confianza posible cuando la crisis no se explica" y se "reacciona con medidas inconcretas o atropelladas o impuestas desde fuera".

El líder popular se ha mostrado convencido de que España puede mirar al futuro con confianza porque existen "recursos humanos" y hay un capital construido en las últimas décadas de andadura democrática y una sociedad fuerte que "no se resigna a la decadencia".

En este sentido, ha subrayado que en España hay "buenos emprendedores, excelentes empresas" y ha comentado que las cosas funcionan "cuando hay un gobierno que genera las condiciones necesarias, como se ha demostrado recientemente", en referencia a los años de Gobierno de su partido.

Uno de los requisitos fundamentales para ello será el cambio de Gobierno, en lo que ha insistido a pesar de reconocer que a Zapatero no se le pasa por la cabeza el adelanto electoral.

En cualquier caso, y a la espera de cómo evolucionen los indicadores económicos, Rajoy ha adelantado lo que hará si gana las próximas elecciones generales.

PROPUESTAS DEL PP

Ante todo, un plan global de medidas económicas concretas con el fin de fomentar la confianza y con un punto esencial, la reestructuración del sistema financiero, proceso que ha considerado "urgente", sobre el que ha pedido total transparencia y cuya lentitud hasta la fecha ha vuelto a criticar.

Hay que reducir el gasto público, controlar el déficit y aminorar la deuda, y para ese fin se ha comprometido a desarrollar una ley que modifique la estabilidad presupuestaria de las comunidades autónomas y fije un techo de gasto, ya no sólo para los gobiernos regionales, sino para todas las administraciones.

La reforma de la negociación colectiva, una reforma del modelo fiscal que ayude al emprendedor y la consolidación de la unidad de mercado, de suerte que una serie de pocas normas claras regulen por igual la actividad empresarial en todo el Estado, son otros objetivos.

El presidente del PP ha incidido también en la necesidad de pactar un nuevo modelo energético y otro sistema educativo.

Al igual que una regulación de las pensiones, asunto sobre el que también quiere hablar Rajoy, pues su partido "se ha trabajado bien este tema" y lo conoce sobradamente, según ha afirmado.

Lo que propone el Partido Popular es: crear empleo, acercar la edad real de jubilación a la edad legal, controlar las jubilaciones anticipadas, pues en España "hay muchas a edad muy tempranas"; e incentivar la prolongación de la vida laboral, toda vez que ha de ser "atractivo" seguir trabajando después de los 65 años.

Tras afirmar que no sabe si el Gobierno quiere ampliar o no la edad máxima de jubilación, el líder del PP sí ha dejado claro que en este contexto no se puede tratar igual a quien ha cotizado 45 años y a quien ha cotizado 16, por ejemplo.