Rajoy decidirá si pide ayuda al fondo de rescate cuando sepa qué hará el BCE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que tomará una decisión sobre si pedir o no al fondo de rescate europeo que compre deuda soberana española -como le ha reclamado el BCE- una vez conozca las medidas "no convencionales" de política monetaria que ha anunciado la entidad. "Lo que quiero es conocer cuáles son esas medidas, lo que significan, lo que pretenden y si son adecuadas, y entonces a la vista de las circunstancias tomaremos una u otra decisión", ha asegurado Rajoy, que ha insistido en que todavía no se decanta por ninguna opción.

Ha recalcado que en todo caso hará "lo que convenga a los intereses generales del conjunto de los españoles", al margen de la decisión que adopte Italia, el otro país al que el presidente del BCE, Mario Draghi, ha instado a pedir ayuda al fondo de rescate si quieren que ellos compren deuda soberana en el mercado secundario.

LA DEUDA EXTERNA, PRINCIPAL PROBLEMA

El presidente del Gobierno ha reconocido que muchos de los ajustes que ha adoptado "no son amables", "suponen un esfuerzo" y "pueden ser discutibles", pero "lo que no es discutible ni opinable -ha advertido- es la necesidad imperiosa de recortar gasto y aumentar ingresos".

Rajoy, en un balance de sus primeros siete meses de legislatura, ha considerado la deuda externa de 900.000 millones de euros como el principal problema para la economía del país y su "gran losa". "Hemos vivido con demasiado crédito", ha afirmado Rajoy, que ha abogado por sacar esa "lección" de la experiencia vivida por el país, que ahora afronta grandes dificultades para refinanciarse o para pedir más dinero prestado, ha recordado.

Además, el presidente ha mostrado su comprensión por el "esfuerzo" no tanto de su Gobierno, sino de los españoles y las empresas, para que España pueda estabilizar sus cuentas y "demostrar al mundo y a sus socios" que sigue siendo un país "serio y cumplidor". Para salir de esta situación, el Gobierno puede corregir el déficit y realizar las reformas necesarias para recuperar la competitividad, mientras que las otras tres líneas de actuación -ha añadido- descansan en la Unión Europea: impulsar las reformas en el conjunto de la UE, resolver los problemas de liquidez y financiación de la economía española y trabajar por el futuro de la zona euro.

EL GOBIERNO "SABE PERFECTAMENTE A DÓNDE VA" Y QUÉ HACER

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que el Gobierno que preside "sabe perfectamente a dónde va" y "lo que tiene que hacer" y así quiere que lo entiendan los españoles, porque aunque la situación económica es difícil "vamos a superarla".

Rajoy ha advertido de la "tarea enorme" a la que se enfrenta el Gobierno, centrada en el saneamiento de las cuentas públicas y las reformas que ayuden a volver a crecer, pero ha insistido en que dicha tarea "no es imposible" y sería "más llevadera" si "todos" se comprometen a ella. Ha reconocido que muchas de las decisiones del Ejecutivo "se pueden discutir", pero "nadie puede decir" que no se han tomado.

"NO SE HA DESENTENDIDO" DE LA SITUACIÓN DE LAS CCAA

Mariano Rajoy aseguró su Gobierno "no se ha desentendido" de la situación de las CCAA y él, como presidente, se responsabiliza ante la Unión Europea de todas las cuentas públicas.. Explicó que su obligación es la de controlar el gasto público que afecta "a todas las administraciones". En este sentido, recordó que el Estado gasta el 20 por ciento, la Seguridad Social, el 32 por ciento; las CCAA entre el 37 y el 38 por ciento y los ayuntamientos, el resto, entre el 11 y el 12 por ciento.

Por ello, dejó claro que "la salida de la crisis es un objetivo nacional y todos debemos remar en la misma dirección". Aunque no mencionó los rechazos de Andalucía, Cataluña o Asturias a los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera, sí precisó que el Gobierno ha hecho un "gran esfuerzo" de reducción del gasto, que las CCAA, también lo han hecho y que ambos deben "seguir trabajando".

ES EN 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho hoy que España tendrá que hacer frente el próximo año al pago de 8.000 millones de euros más de lo previsto para abonar los intereses de la deuda emitida. Durante su comparecencia para hacer balance de la situación económica y en referencia al elevado déficit, Rajoy ha explicado que en el dinero que se gasta y no se ingresa "hay que pedirlo prestado", lo que resta crédito al sector privado -pymes y familias- y hace aumentar el déficit.

Al aumentar el déficit, ha indicado Rajoy, se genera más deuda, por lo que si no se corrige el déficit "se hace un enorme daño a los intereses de los españoles. El Estado destinará este año 29.246 millones de euros al pago de intereses de la deuda, unos 7.200 millones más que el año anterior. En 2013, el Estado tiene previsto pagar 25.342 millones de euros en concepto de intereses de la deuda emitida, a los que hay que sumar los 8.000 millones de euros extra que ha anunciado Rajoy.

RAJOY RECLAMA A LA UE LA APROBACIÓN DE LA UNIÓN BANCARIA ANTES DE FIN DE AÑO

El presidente del Gobierno ha remitido una carta al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, y al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en la que reclama la aprobación de la unión bancaria en la última cumbre del año de diciembre. Rajoy ha explicado que dicha carta contiene la propuesta española para la unión fiscal y bancaria europea, con la pretensión de que se debatan en octubre y se aprueben, "al menos la unión bancaria", en diciembre.

Según el presidente, España está en la obligación de intentar influir en las decisiones de la Unión Europea aportando sus ideas y opiniones. Rajoy ha recordado que el avance hacia la unión fiscal y bancaria se decidió en la cumbre del 28 y 29 de junio, reunión de la que salió personalmente "muy satisfecho", si bien cree que es el momento de tomar las decisiones que materialicen esos acuerdos.

PREOCUPACIÓN POR LOS PARADOS Y LA FALTA DE CRECIMIENTO

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mostrado este viernes su preocupación por la situación de los 5,5 millones de parados, especialmente los jóvenes, por las familias que tienen dificultades para vivir, por las empresas con problemas y por la falta de crecimiento. Rajoy ha querido iniciar así la rueda de prensa que está ofreciendo en el Palacio de la Moncloa para hacer balance de los primeros meses de su Gobierno, resumir las decisiones que se han adoptado hasta ahora contra la crisis y realizar planteamientos de futuro.

El jefe del Ejecutivo ha dejado claro que su mayor preocupación es la situación por la que atraviesan más de 5,5 millones personas que quieren trabajar y no pueden, especialmente muchos jóvenes. La situación de muchas familias que tienen dificultades para vivir y la de las empresas "con muchos problemas" y que, en muchos casos, se han visto obligadas a cerrar, son otras de las preocupaciones del Ejecutivo que Rajoy ha resaltado. También ha reconocido su preocupación por la falta de crecimiento económico que redunda en una caída de los ingresos de las administraciones públicas, lo que, tal y como ha subrayado, afecta al conjunto de los ciudadanos.