Rajoy rechaza los Presupuestos por "perniciosos" y por llevar a España al "Libro Guiness" de déficit

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido en el Pleno del Congreso la retirada de los Presupuestos para 2011 porque son "perniciosos en sus contenidos y lamentables por sus carencias" y constatan el fracaso de una política económica socialista que ha llevado a España al "Libro Guiness" de los récords por pasar en dos años de una situación de superávit a un déficit público y paro, donde seguirán en 2011.

"Por eso hemos presentado una enmienda a la totalidad: admítanla y nadie se beneficiará más que ustedes mismos", ha remarcado al Gobierno el líder 'popular' durante su intervención en el debate de totalidad de las cuentas públicas, asegurando que los ciudadanos quiere que España "se restaure de verdad" y que se hable de "ahorro, responsabilidad y trabajo".

"No sólo lo quieren: saben que es factible, saben que se puede conseguir y además saben cómo hacerlo, y lo harán sin duda en cuanto se les permita decidir", ha incidido, acusando al Gobierno de tener una "mentalidad de náufrago" porque no piensa "más que en sobrevivir".

"Nos dejarán ustedes a mayor distancia de los países punteros de Europa, más endeudados, con más impuestos y con muchísimo más paro que hace cuatro años", resumió Rajoy como "balance" del "fracaso de la política económica" del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

HAN ROTO EL PACTO DE TOLEDO PARA CONSEGUIR UNA AHORRO INSIGNIFCANTE

Rajoy ha incidido también en que la "sangrante" congelación de las pensiones ha roto el Pacto de Toledo y la tranquilidad de los pensionistas, máxime cuando la Seguridad Social sigue registrando superávit, para conseguir un ahorro "insignificante" que podría haberse obtenido con otra políticas "menos gravosas" para los ciudadanos.

El líder del primer partido de la oposición ha recalcado que, con sus números, el propio Ejecutivo "certifica" "el desastre de su política", y ha remarcado que esta situación no es una "maldición" de los mercados internacionales, sino consecuencia del "engaño, la parsimonia y los desaciertos" de los socialistas, junto a su "antológico" error de diagnóstico" sobre la crisis.

A ZAPATERO LE TIRARON DEL CABALLO EN BRUSELAS

De estos errores, según Rajoy, se deriva la congelación de las pensiones, la reducción del sueldo de los funcionarios, el hundimiento de las inversiones en infraestructuras, las restricciones de los créditos a familias y empresas y que la política económica española haya pasado a ser "tutelada" por la Unión Europa. El líder 'popular', que fue interrumpido en este punto por los gritos de la bancada socialista, ha recordado que en mayo pasó en cuarenta y ocho horas de negarse a restringir el gasto público --tras reunirse con el mismo Rajoy-- a "abrazar" en Bruselas lo contrario. "No es que se cayera del caballo y viese la luz, si no que en Bruselas lo tiraron del caballo de muy mala manera", ha remarcado.

En este sentido, ha denunciado que el decreto de ajuste aprobado el 27 de mayo fue un operación que sustituyó el bisturí que se necesitaba para una "cirugía precisa" por el "hacha y el serrucho". Esto se ha mantenido en los Presupuestos, que generarán "más paro y más deudas" y por ello "no pueden ser los de la recuperación".

SUBIDA DE IMPUESTOS GENERAL

"La solución del déficit público no vendrá del recorte de cuatro flecos desordenados, no con la reducción de los gastos que le quedan en exclusiva al Estado, como las pensiones o las infraestructuras", ha incidido Rajoy, quien ha reclamado una "nueva normativa de disciplina presupuestaria" que establezca techos de gasto a comunidades autónomas y ayuntamientos.

El líder del PP ha denunciado que la supresión de la deducción fiscal por inversión de vivienda supone de hecho un subida fiscal de más de 1.350 euros a todas las familias de rentas medias que compren una casa a partir del 1 d enero de 2011 y el aumento del IRPF para rentas altas y los cambios en la tributación de las Sicavs tendrán un "impacto mínimo" en la recaudación y son "pura propaganda" para enmascarar ese hecho.

Rajoy, que ha aprovechado su discurso para exponer las propuestas fiscales de incentivos a las empresas del PP, aseguró que "es falso de toda salvedad" que los Presupuestos sean los de la recuperación y la austeridad, sino que son unas cuentas "concebidas contra las políticas de crecimiento".

SALGADO TACHA DE TORPE A RAJOY

En su turno de réplica a Rajoy, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha tachado de "torpe" al líder de la oposición, Mariano Rajoy, por salir "en tromba" a criticar en el pleno del Congreso de los Diputados los acuerdos del Ejecutivo con PNV y CC para aprobar los Presupuestos de 2011, y le ha recordado que el primer Gobierno del PP, en 1996, se sustentó en acuerdos con nacionalistas.

Salgado le ha reprochado que aquellos acuerdos serán recordado porque el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, dijo hablar "catalán en la intimidad". Según la vicepresidenta, el catalán se hablaba "en la intimidad" porque, a la vez, los concentrados ante la sede del PP en Génova "insultaban" al entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol.

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, le ha replicado que el acuerdo que su formación alcanzó con PNV y CC en 1996 fue "público y transparente", mientras que en el que Zapatero ha cerrado ahora con los nacionalistas vascos y canarios "se ha engañado a la opinión pública y no se ha dado a conocer".

En aquella ocasión, subrayó, era un pacto para toda la legislatura y ahora es "un acuerdo de presupuestos" en el que el Gobierno cede competencias a cambio de mantenerse un año más en el poder.

Rajoy censuró a Salgado por meterse en este asunto cuando ella "no ha intervenido" en las negociaciones con PNV y CC, ya que señaló a José Blanco y Alfredo Pérez Rubalcaba, además del propio Zapatero, como los verdaderos artífices del acuerdo.

Después de que Salgado le pidiese propuestas económicas, Rajoy sacó a relucir que el PP presentó 71 enmiendas a la reforma laboral que fueron rechazadas íntegramente por los socialistas. Rajoy ironizó ante Salgado que el PP no ha presentado "tantas propuestas" como el Gobierno, de quien dijo que en mayo llevaba 192 pero con el resultado de "cuatro millones de parados". También recordó que en el debate de Presupuestos de hace un año pidió un recorte del gasto público en 10.000 millones de euros que el Ejecutivo rechazó de forma tajante. "Un mes después", subrayó, Zapatero anunció un recorte simlar en 5.000 millones de euros.

"Si nos hicieran más caso, las cosas hubieran ido mejor en España en estos años. No venga aquí a echar la culpa a los demás, los resultados de su política son conocidos por la opinión pública española", apostilló.