Puigdemont promete "dejarse la piel" por la independencia sin "cobardías"

Puigdemont promete "dejarse la piel" por la independencia sin "cobardías"

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha comprometido este domingo a "dejarse la piel" para aplicar la declaración independentista que aprobaron el pasado 9 de noviembre JxSí y la CUP. "No es tiempo para cobardes", ha asegurado.

Puigdemont, que ha sido investido presidente de la Generalitat con 70 votos a favor, 63 en contra y dos abstenciones, ha anunciado que el proceso necesitará "valor y coraje" y ha afirmado que asumirá el cargo consciente de que será "más temporal que nunca" ya que "los momentos irrepetibles necesitan liderazgos irrepetibles".

En su discurso en el debate de investidura, Puigdemont ha pedido que se deje a un lado "el orgullo" para asumir "la dignidad", con el fin de culminar el proceso soberanista sin "cobardías" pero tampoco "temeridades", siguiendo la estela de su predecesor, Artur Mas.

"Nos toca asumir responsabilidades aunque no sean las que te imaginabas; nos pasa a todos y al primero al president Mas", ha dicho.

PIDE "PERDÓN" A LA CIUDADANÍA POR LAS TENSAS NEGOCIACIONES CON LA CUP

Puigdemont ha iniciado su intervención ante el pleno del Parlament pidiendo "perdón" a la ciudadanía por las tensas negociaciones con la CUP y ha afirmado que espera tener a Artur Mas a su "lado".

Poco después de las 17.05 horas, tras saludar uno a uno a los consellers del gobierno en funciones que esperaban en su bancada el inicio del pleno y fundirse en un abrazo con un Mas que ha sido recibido con aplausos por los diputados de Junts pel Sí (JxS), Puigdemont ha dado inicio a su discurso de investidura.

Ha celebrado el "buen acuerdo" alcanzado 'in extremis' con la CUP, que permite no sólo "salvar la investidura" sino también garantizar la estabilidad del nuevo Govern, porque sin ella "la legislatura no habría servido de nada".

UN PROGRAMA PARA "CONSTITUIR UN ESTADO INDEPENDIENTE EN CATALUÑA"

El candidato ha garantizado que empezará a caminar "a la luz" de la declaración rupturista del 9 de noviembre para "iniciar el proceso para constituir un estado independiente en Cataluña".

Y ha subrayado que se tomarán "decisiones soberanas", aunque con "voluntad permanente de diálogo y negociación" con el Estado, la UE y la comunidad internacional.

Así, Puigdemont ha querido dejar claro que el programa de su Govern será el mismo que el de Artur Mas: "El candidato no es el mismo, el programa sí", ha aseverado.

Entre la tarea "ingente a asumir sin dilación y sin miedo", ha destacado la culminación del proceso en su fase participativa para "la construcción colectiva del nuevo país", el diseño definitivo de las 'estructuras de Estado', la tramitación de las leyes del proceso constituyente y transitoriedad jurídica y la "plena" internacionalización del proceso de constitución de un eventual Estado catalán.

Unos compromisos "inalterables" que forman parte de un proceso "nada fácil", pero ante el que Puigdemont ha garantizado "valor y coraje", sin "renuncias" pero tampoco "temeridades".

Puigdemont ha elogiado a Mas en varios momentos de su discurso y ha admitido que no hubiera aceptado el reto si no supiera que lo tendrá a su "lado".

En este punto, ha señalado que asumirá el cargo consciente de que seguramente será "más temporal que nunca", porque los momentos irrepetibles necesitan liderazgos irrepetibles".

Puidemont ha prometido que se "dejará la piel", tanto ante los que lo voten para la investidura como los que se opongan, y ha avisado que exigirá el mismo compromiso a los que le acompañen en el proceso soberanista, "como ha hecho el president Mas".

El candidato ha señalado que el proceso soberanista es un "proyecto coral" que no interpela no sólo al Govern sino también al Parlament y a la ciudadanía.

Asimismo, ha reclamado tener la "máxima dignidad del momento" que vive Cataluña: "La dignidad construye la personalidad como el orgullo tiende a destruirlo. Dejemos el orgullo y cojamos la dignidad", ha concluido.

JUNQUERAS SERÁ EL ÚNICO VICEPRESIDENTE EN EL NUEVO GOVERN DE PUIGDEMONT

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, será el único vicepresidente del nuevo Govern que presidirá Carles Puigdemont, en el que también tendrán un papel destacado Neus Munté y Raül Romeva, de acuerdo con el esquema acordado previamente en el seno de Junts pel Sí (JxS).

El esquema que seguirá el nuevo Govern de Puigdemont respetará en buena medida la pauta prevista por CDC y ERC, especialmente en lo que respeta a los nombres más destacados del ejecutivo, aunque está aún por ver si se mantendrá exactamente el mismo patrón de la presidencia coral ofrecida a la CUP durante las negociaciones.

Según fuentes de JxSí consultadas, el organigrama del nuevo Govern coincidirá a grandes rasgos con el modelo ya apuntado durante las conversaciones con la CUP y acordado previamente por CDC y ERC, por lo que la toma de posesión, tras tres meses y medio con el ejecutivo en funciones, no tendrá que demorarse.

Junqueras asumirá una vicepresidencia con competencias en el ámbito económico y presupuestario, Munté se perfila como consellera de la Presidencia y portavoz del Govern, mientras que Romeva controlaría el área internacional del ejecutivo.

Otro de los hombres fuertes del Govern presidido por Puigdemont será, según han apuntado las fuentes consultadas, el de Jordi Jané, que continuará al frente de la consellería de Interior.

ACUERDO "IN EXTREMIS"

La investidura de Puigdemont llega tras un acuerdo 'in extremis' entre JxSí y la CUP, un pacto que en los últimos días parecía poco probable, ya que los primeros fijaban como innegociable que Mas no fuera el presidente y los segundos lo rechazaban frontalmente.

Finalmente, Artur Mas daba el "paso al lado" que reclamaban los anticapitalistas, aunque ha avisado de que su decisión no supone una retirada de la política activa, sino que trabajará por el proceso y se centrará en su partido, que aspira a renovarse este 2016.

CANDIDATO SORPRESA

Es la primera vez en la historia del parlamentarismo catalán desde la restauración de la democracia que un candidato tiene que ser investido en una tercera votación -en las dos primeras Mas no logró los apoyos- y sobre todo es la primera vez que hay un cambio de aspirante sobre la marcha.

Desde 1980 han presidido la Generalitat Jordi Pujol, Pasqual Maragall, José Montilla y Artur Mas, siempre los números 1 de la lista por Barcelona, y en este ocasión con Puigdemont se ha investido al número tres de la candidatura de JxSí por la provincia de Girona.

Puigdemont ha sido diputado por CiU desde la legislatura de 2006, y tras disputar la Alcaldía de Girona en 2007, cuatro años después accedió al cargo, que ha revalidado en las últimas municipales.

En julio de 2015 fue nombrado presidente de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), y en las elecciones del 27S fue elegido diputado, yendo como número 3 de JxSí por Girona.