Puigdemont pide la mediación de la UE y la salida de Cataluña de todos los policías del Estado

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido hoy establecer una "mediación internacional" para abordar el conflicto catalán y ha exigido la "retirada de todos los efectivos policiales" destinados estos días a Cataluña por el Estado para impedir la celebración del 1-O, suspendido por el Tribunal Constitucional.

Puigdemont, ha pedido este lunes a la Unión Europea "apadrinar" una mediación entre el gobierno catalán y el central para encontrar una solución al contencioso político entre Cataluña y el Estado. "La UE tiene que dejar de mirar hacia otro lado", ha insistido el presidente catalán, que lamenta que la UE no acepte aún la legalidad que él sí ve en el referéndum del 1-O, pero considera que sí ha habido un cambio de tono de Europa tras ver las cargas policiales y sus consecuencias de este domingo.

Tras una reunión extraordinaria del Govern convocada tras los hechos ocurridos ayer en Cataluña, en la que se registraron 893 personas heridas por las cargas policiales según la Generalitat, Puigdemont ha denunciado los "graves actos de violencia" protagonizados por "comandos del miedo" de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplegados por todo el territorio de Cataluña.

Pese a reiterar que el referéndum de ayer es "válido" para el Govern y la voluntad de aplicar los resultados del mismo, ha circunscrito la mediación en el objetivo de "restablecer la normalidad institucional alterada por la violencia" de ayer a resultas de la intervención policial. "Es evidente que las cosas no pueden continuar así", ha añadido el presiente catalán, que ha dicho que es "irrenunciable la mediación como lo era antes el diálogo".

Sin embargo, Puigdemont no ha aclarado si dentro de esta mediación se podría abrir una negociación que incluyera otro referéndum acordado con más garantías que el acaecido ayer o aplazar una eventual declaración de independencia, pues ha evitado "especular escenarios" cuando aún no hay "correspondencia" de esta petición de mediación ni en la UE ni en el Gobierno central.

En todo caso, ha subrayado: "Yo no estoy declarando la independencia, el Govern que se ha reunido hoy no ha decidido declara la independencia, sino que invoca una mediación", ha añadido.

Carles Puigdemont, ha anunciado además la creación de una comisión especial de investigación sobre la "brutalidad policial" de la Policía y la Guardia Civil contra los ciudadanos que estuvieron en los colegios electorales del 1-O.

El presidente catalán también ha anunciado que el Govern denunciará a la Policía y a la Guardia Civil por "lesiones y daños", que se sumarán a las querellas que ya ha presentado contra la Fiscalía por usurpación de funciones y prevaricación en sus acciones contra el 1-O.

Pese a reiterar que el referéndum de ayer es "válido" para el Govern y la voluntad de aplicar los resultados del mismo, ha circunscrito la mediación en el objetivo de "restablecer la normalidad institucional alterada por la violencia" de ayer a resultas de la intervención policial. "Es evidente que las cosas no pueden continuar así", ha añadido el presiente catalán, que ha dicho que es "irrenunciable la mediación como lo era antes el diálogo".

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que apoya la huelga general que han convocado este martes los sindicatos y las entidades soberanistas en Cataluña para protestar contra las cargas policiales que se hicieron el domingo contra ciudadanos por el referéndum del 1 de octubre. "Creo que un paro general ayuda a reforzar lo que hicimos el domingo --el referéndum-- y lo que queremos hacer en los próximos días".

Puigdemont ha explicado que para evidenciar este apoyo el Govern no se reunirá este martes, como habitualmente hace, y ha pedido a los ciudadanos que la movilización sirva para enviar su mejor cara cívica al mundo. Además, el presidente catalán se ha mostrado convencido de que esta huelga tendrá un "grandísimo seguimiento".

La Taula per la Democràcia, integrada por los sindicatos CC.OO., Usoc, Pimec, Cecot, Fapac, ANC y Êmnium, entre otros, anunciaron este domingo un paro general, que denominaron "paro de país" como respuesta a las cargas policiales del 1-O.

COLAU RECHAZA LA DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha dicho hoy sobre la posibilidad de que el president Carles Puigdemont haga una declaración unilateral de independencia, que ella rechaza, que "aquel representante institucional" que "diga que no es posible el diálogo, sencillamente debería dimitir".

Colau ha respondido de este modo cuando los periodistas le han preguntado por la posibilidad de que se declare la independencia en Cataluña en los próximos días, tras asistir a la concentración que ha encabezado junto al presidente catalán contra las cargas policiales de ayer para impedir el referéndum.

La alcaldesa ha hecho "un llamamiento a la serenidad de todo el mundo" y ha pedido nuevamente una "negociación política" con la intervención de las instituciones europeas.

Y, sin mencionar expresamente al jefe del Ejecutivo catalán, ha dicho: "No me vale que ningún representante institucional con responsabilidades de gobierno que diga que no es posible el diálogo; aquel (...) que diga que no es posible el diálogo, sencillamente debería dimitir".

En ese sentido, en referencia a las cargas policiales, ha recordado que este 1 de octubre se vivió "el peor episodio" de lo que sucede cuando se opta por la vía de la "represión" en lugar de la negociación, y ha dicho que la posibilidad de una declaración unilateral de independencia "sería un error".