Puigdemont pide amparo a Torrent para poder someterse al pleno de investidura

El candidato de Junts per Catalunya (JxCat) a ser investido presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido hoy amparo al presidente del Parlament, Roger Torrent, para poder someterse al pleno de investidura convocado para mañana.

En un escrito dirigido a Torrent, Puigdemont señala que dadas las "actuaciones judiciales y gubernamentales del Estado encaminadas a obstaculizar el ejercicio" de su "mandato como diputado y como candidato a la presidencia de la Generalitat, y particularmente a impedir que pueda asistir al pleno de investidura" de mañana, ha decidido pedirle "amparo" y que "adopte las medidas necesarias para salvaguardar los derechos y prerrogativas del Parlament".

NO PEDIR PERMISO

Carles Puigdemont, se decanta ahora por no pedir permiso para su investidura al magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, como le ha exigido el Tribunal Constitucional, según ha asegurado hoy su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas, que no descarta que su cliente acuda al Parlament.

Entre las opciones que por delante tiene Puigdemont está la que ha dado el Constitucional: Acudir a la sesión de investidura con permiso del Juez, pero, de momento, no la contempla.

La segunda opción, la más probable es la de no presentarse, lo que pondría en un brete al president del Parlament. Asi que Roger Torrent, que acaba de recibir el auto del Constitucional y puede reaccionar a él tal y como adelantó al convocar el pleno.

Entretanto Torrent decidirá este martes por la mañana con el resto de la Mesa si celebrar el pleno, y de este modo desacata al Alto Tribunal, o si lo pospone y el independentismo busca otro candidato, o si lo suspende para ganar tiempo a la espera de que el Constitucional se defina, sin unanimidad entre sus miembros sobre el recurso del Gobierno.

Queda aún otra opción en manos de Puigdemont. Presentarse para ser detenido. Y nada es descartable porque el expresident sigue jugando al despiste.

JUNQUERAS NO PODRÁ ASISTIR

Quien no podrá acudir mañana al pleno del Parlament es Oriol Junqueras. El Supremo le ha denegado el permiso extraordinario para salir de prisión, tanto al líder de Esquerra como al número dos de Puigdemont, Jordi Sánchez. Junqueras ya ha solicitado a la Mesa del Parlament poder delegar su voto como hizo el pasado 17 de enero...

En una entrevista a la emisora RAC-1, Cuevillas ha afirmado que están valorando la posibilidad de recurrir la decisión del Tribunal Constitucional, que el pasado sábado acordó impedir la investidura telemática o no presencial de Puigdemont, que se encuentra huido en Bruselas al tener una orden de detención en España.

Cuevillas, que como en todas sus intervenciones públicas no ha descartado que Puigdemont acabe acudiendo al Parlament para su investidura, ha indicado que, tras la resolución del Constitucional, la primera opción que barajaron, especialmente el sábado por la noche, fue que el candidato de JxCAT pidiera permiso a Llarena.

De hecho, el exconseller y diputado de JxCAT Josep Rull aseguró ayer públicamente que Puigdemont pediría a Llarena que le autorice a asistir al pleno convocado mañana, martes, en el Parlament para ser investido presidente de la Generalitat, tal como le exige el Constitucional. No obstante, Cuevillas, que está en contacto permanente con Puigdemont, ha indicado hoy que, "tras darle vueltas" a la idea de pedir permiso al juez del Supremo, cada vez ve "más lejos esta posibilidad". "Me resisto a aceptar que la investidura del presidente de la Generalitat deba quedar sometida a un permiso judicial previo", ha indicado Cuevillas, que está convencido de que si lo hicieran no obtendrían una respuesta inmediata: "nos diría, pase por aquí y lo hablamos".

Sobre el pleno de investidura convocado para mañana, Cuevillas ha remarcado que el TC ha "alterado el panorama", si bien Puigdemont siempre ha dicho que hará "lo que considere más conveniente para la causa que defiende". "Si él (Puigdemont) considera que lo más conveniente es hacer 'petar' la cafetera a presión (como ha definido la actual situación política y judicial en España), tiene la valentía suficiente para venir y hacerse detener", ha sostenido.

"No sé lo que pasará mañana", ha reconocido Cuevillas, que considera que la resolución del Tribunal Constitucional es "nula de pleno derecho", aunque formalmente esté vigente. Cuevillas ha afirmado que, si finalmente optan por recurrir la resolución del Constitucional, que ha calificado como una "monstruosidad", lo harían de forma "inmediata", si bien aún no saben si lo harían ante el propio Constitucional, ante el Tribunal Supremo o ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En este sentido, ha afirmado que la resolución del TC es contraria a derecho, ya que, sin que nadie se lo pidiera, ha adoptado unas medidas cautelares de forma preventiva sobre cuestiones sobre las que la ley no le habilita (como la ordenación de un debate parlamentario), y sin que nadie se lo haya pedido. "Es todo absolutamente irregular", se ha quejado.

El abogado de Puigdemont ha indicado que todos los pasos que están dando los hacen mirando a Estrasburgo, la sede del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde tienen previsto llevar la causa por rebelión y sedición que tiene abierta el Supremo.

Cuevillas ha evitado dar ningún consejo al presidente del Parlament, Roger Torrent, de cara al pleno de investidura convocado para mañana, ya que el Constitucional le ha apercibido para que impida una investidura de Puigdemont que no sea presencial. No obstante, ha apuntado que una desobediencia al Tribunal Constitucional no sería penalmente relevante, pese a que en el caso por el 9N hubo un "cambio de reglas a medio partido" y sí se condenó por ello al expresidente Artur Mas y a los exconsellers Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau.

Por su parte, el catedrático de Derecho Constitucional y exletrado del Parlament Joan Vintró ha afirmado, en la misma emisora, que Torrent tiene mañana tres opciones: iniciar el pleno y suspenderlo si Puigdemont no está en el hemiciclo, seguir adelante asumiendo los riesgos que ello comporta o aplazar la sesión hasta que el TC resuelva sobre el caso, que cree que es "la solución más lógica".

ERC APOYA A PUIGDEMONT PERO AVISA DE QUE "POR ENCIMA DE TODO ESTÁ EL PAÍS"

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha reiterado hoy su apoyo a la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat en el pleno de mañana y ha pedido "firmeza", si bien ha coincidido con su portavoz en el Congreso, Joan Tardà, en que "por encima de todo está el país".

En la rueda de prensa posterior a la permanente de ERC, Sabrià ha indicado que "ante el embate más feroz que nunca del Estado contra los derechos de los diputados catalanes y la demofobia del Estado español, ERC pide a todos los partidos firmeza en defensa de las instituciones de Cataluña".

Según el portavoz de ERC, la resolución del Tribunal Constitucional en la que se "condiciona" la validez de la investidura de Puigdemont es "esperpéntica" y transmite la voluntad implícita del Gobierno central "de ganar en los tribunales lo que no gana en las urnas".

LOS EXCONSELLERS PUIG, PONSAT y SERRET PRESENTAN EN EL PARLAMENT LA RENUNCIA AL ACTA DE DIPUTADO

La diputada de ERC en el Parlament Meritxell Serret, cesada como consellera de Agricultura del Govern y que acompaña a Carles Puigdemont en Bélgica, ha formalizado hoy su renuncia al escaño, como ya han hecho Clara Ponsatí y Lluís Puig, de Junts per Catalunya (JxCat). Los tres consellers cesados dejan paso para blindar así la mayoría independentista en la cámara catalana, ya que los diputados huidos a Bélgica no tienen autorización judicial para poder delegar su voto.

Serret ha remitido a la Mesa del Parlament un escrito de renuncia a su escaño, poco después de que lo hayan hecho Ponsatí y Puig, mientras que, en cambio, el exconseller de Salud Antoni Comín, también en Bruselas y que ya era reticente a dejar el acta de diputado, se ha desmarcado de momento del anuncio de sus excompañeros del Govern.

Con la sustitución de tres diputados en Bélgica, y suponiendo que la CUP sumara sus votos a JxCat y ERC, los independentistas se asegurarían para la investidura al menos 68 votos -sin contar el de Puigdemont, pero sí el de los diputados que permanecen presos, que ya pudieron delegar su voto en la sesión constitutiva- sin que hiciera falta recurrir al voto delegado de nadie. Después del pronunciamiento de ayer del Tribunal Constitucional, se daba por hecho que los cinco diputados en Bélgica no podrían delegar su voto y por lo tanto, si todos ellos hubiesen mantenido su escaño, la mayoría de 70 diputados independentistas se habría visto reducida a 65 escaños (sobre un total de 135) y habría podido perder cualquier votación parlamentaria.