El Príncipe expresa su apoyo a Repsol "en España y fuera de España"

El Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, ha expresado todo su "apoyo" a las personas de Repsol que desempeñan su labor "en España y fuera de España", sin hacer alusiones a la crisis de YPF y como parte de su discurso de ampliación de la refinería de Cartagena.

"Quiero en esta oportunidad agradecer todo lo que Repsol hace y ha hecho, que es mucho, por el bienestar de numerosos países, así como expresar todo el apoyo a quienes hacen posible su importante tarea en España y fuera de España", afirmó el Príncipe.

Don Felipe aseguró que la ampliación de la refinería de Cartagena sitúa a España "a la cabeza de Europa en la utilización de nuevas tecnologías aplicadas a la búsqueda de una mayor sostenibilidad ambiental, un mayor ahorro y una mayor seguridad energética".

Repsol aporta en España y en "otras latitudes en cuatro continentes las mejores tecnologías a nuestro alcance", al tiempo que ofrece un "ejemplo de cultura empresarial moderna" que demuestra su "afán de eficacia y de mejora continua" para ser "competitiva y responsable con el entorno", afirmó don Felipe.

Por su parte, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, se ha dirigido al Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, para asegurarle que el "expolio" que ha realizado el Gobierno de Argentina no desviará a la petrolera de sus objetivos.

"Alteza, allí donde está, Repsol hace las cosas bien. Los problemas que otros nos plantean, como el expolio en Argentina, no nos van a desviar de nuestra estrategia de crecimiento basado en las personas, las tecnologías, la innovación, la creación de empleo y el bienestar de las personas", señaló.

Brufau destacó el empleo directo en la nueva refinería, de 1.800 personas, así como su capacidad diaria de 220.000 barriles de crudo y la previsión de que procese 4,5 millones de toneladas de destilados medios como el gasóleo y el queroseno al año, lo que reducirá el desajuste de 11 millones en este aspecto.

LA REFINERÍA

El príncipe Felipe ha inaugurado hoy la ampliación de la refinería de Repsol en Cartagena (Murcia), un proyecto que, con más de 3.000 millones de presupuesto, ha supuesto la mayor inversión industrial de España. Una vez que se pongan en marcha las nuevas unidades, esta refinería contribuirá significativamente a mejorar la balanza comercial de España, según aseguran desde la página web de la Casa Real.En la actualidad, el país es deficitario en la producción de destilados medios (gasoil y keroseno), con lo que debe importar anualmente 13,7 millones de toneladas para satisfacer la demanda.Estos productos son los que centrarán la actividad de las nuevas unidades de Cartagena, que producirán 4,5 millones de toneladas al año, lo que reducirá sustancialmente las importaciones de combustibles de automoción.En su construcción han participado 500 empresas nacionales, que han empleado en el desarrollo de la obra a más de 20.000 personas. La ampliación de la refinería de Cartagena asegura la permanencia del complejo industrial y, con él, de los más de 790 empleos directos y 800 indirectos que generará su actividad.

Estas nuevas instalaciones pretenden ser un referente mundial del sector en sostenibilidad. Las plantas de recuperación de azufre están diseñadas con una recuperación de azufre del 99,5 por ciento, superando ampliamente las mayores exigencias medioambientales, se emitirá un 64% menos de NOx por tonelada procesada, un 68 por ciento menos en SO2 y un 80 por ciento menos de partículas, y el impacto en el balance mundial de CO2 será prácticamente el mismo, aún duplicando la capacidad de destilación y aumentando la conversión de la refinería.