Jesús Posada y Pío García Escudero presidirán el Congreso y el Senado

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha propuesto a Jesús Posada como presidente del Congreso y a Pío García Escudero como presidente del Senado en la próxima Legisltura. Así se lo ha propuesto ante la Junta Directiva Nacional del PP, que lo ha ratificado por unanimidad. Como portavoces de los respectivos Grupos Parlamentarios en ambas Cámaras estarán Alfonso Alonso (Congreso) y José Manuel Barreiro en el Senado.

Jesús Posada, diputado por Soria ha sido presidente de la Junta de Castilla y León y ministro con José María Aznar.

Pío García Escudero era el portavoz del Grupo Popular en el Senado en la anterior Legislatura.

Asimismo, Rajoy ha propuesto a Celia Villalobos y a Dolors Montserrat como vicepresidentas primera y tercera del Congreso y a Ignacio Gil Lázaro y Santiago Cervera como secretarios de la Mesa.

En la Mesa del Senado, otros ex-presdidente de la Junta de Castilla y León, Juan José Lucas ocupará la vicepresidencia primera, en tanto que Ramón Rabanera y Matías Conde ostentarán dos puestos como secretarios de la mesa.

La propuesta de nombramientos responde al acuerdo alcanzado con el PSOE para la conformación de las mesas de ambas Cámaras legislativas. Según ese pacto, el PP tendrá cinco integrantes en la Mesa del Congreso, el PSOE tres y CiU uno.

En el Senado también ha habido acuerdo, y además del presidente, habrá tres integrantes más del Partido Popular, por dos del PSOE y otro más de CiU.

Jesús Posada y Pío García Escudero tomarán mañana posesión de sus cargos en las sesiones de constitución de ambas cámaras.

RECLAMA AUSTERIDAD CON EL DINERO

Además el presidente electo, Mariano Rajoy, pidió hoy a los dirigentes de su partido que sean austeros "en el manejo del dinero público", pero sobre todo en sus actividades y en sus "gastos personales". Así se ha expresado el líder de los populares durante su intervención ante la Junta Directiva Nacional de la formación, la primera que preside desde la victoria en las elecciones generales.

Aparte de las prioridades económicas que ha planteado el próximo jefe del Gobierno, ha fijado una serie de tareas para su partido, como especialmente la preparación de las elecciones andaluzas de marzo, una mayor presencia en la opinión pública, explicación de las medidas y "austeridad en el manejo del dinero público y en las actividades y gastos personales".

Sobre la gestión de su futuro Gobierno, el líder del PP ha pedido a su partido "el mayor esfuerzo para hacerlo bien" bajo los principios de la "responsabilidad" y "la sensatez".

Quiere Rajoy un Partido Popular muy presente en la opinión pública que explique las medidas del próximo Ejecutivo y, por ello, ha instado a los diputados y a los senadores que en sus circunscripciones desempeñen esta importante labor pedagógica. A su juicio, "la primera obligación es gobernar y hacerlo bien, pues por eso nos ha dado la gente la confianza" en las urnas, y "lo peor" sería entonces no responder a esa caudal de confianza de la mayoría de los ciudadanos.

Para atender las preocupaciones de los ciudadanos, el Gobierno, ayudado y apoyado por el PP, ha de tomar decisiones "rápidas". Las decisiones podrán ser "equivocadas", incluso los próximos ministros y dirigentes del Partido Popular "pueden cometer errores". Sin embargo, eso, para Rajoy, lo puede entender la gente. "Lo que no va a entender es que se hagan cosas de las que tengamos que avergonzarnos", ha apostillado. De ahí que el próximo jefe del Gobierno haya pedido máxima atención al PP.

"Pido que los órganos del partido se reúnan, que sigan funcionando, incorporando a gente, estando en los debates sociales; no dejemos nunca de ser, como partido, el enlace con la sociedad para seguir planteando lo útil para los ciudadanos, aquellos por lo que estamos aquí", ha resumido Rajoy.

Ha exigido también a los populares que coordinen para estar al tanto de las preocupaciones de la gente y diseñar "una labor de explicación" que tiene que salir "bien".

El líder del PP ha sido el primero en declararse "muy animado y muy equilibrado", consciente de los retos que hay por delante. Por ello, ha pedido la misma "determinación" y el mismo "coraje" a los integrantes de su organización.

RENOVARÁ TODO EL PARTIDO EN LOS SEIS PRIMEROS MESES DE 2012

Mariano Rajoy pretende renovar todo el partido en los primeros seis meses del año 2012, ya que al XVII Congreso Nacional que se celebrará en febrero le seguirán antes del verano todos los congresos regionales y provinciales. Así lo anunció el propio Rajoy en su discurso ante la Junta Directiva Nacional del PP, que aprobó la convocatoria oficial del cónclave popular para los días 17, 18 y 19 de febrero de 2012.

Rajoy explicó que, tras el XVII Congreso Nacional, que tendrá lugar en Sevilla, tendrán lugar en el mes de marzo las elecciones autonómicas andaluzas, para las que pidió un apoyo "incondicional" a Javier Arenas.

A su juicio, esos comicios autonómicos "son un reto fundamental" para su partido, especialmente cuando el PSOE lleva "gobernando toda la vida" en esa comunidad.

"Andalucía precisa un cambio político urgente y por eso nuestro esfuerzo debe ser mayor. Allí las cosas se pueden hacer infinitamente mejor y Andalucía tiene potencial sobrado para mejorar los niveles de riqueza y dar un enorme salto hacia adelante", dijo.

Rajoy indicó que "eso sólo se puede hacer con otra gente, otras ideas y otra forma de gobernar" que espera liderar el Partido Popular a través de Javier Arenas, su candidato en los comicios.

Tras las elecciones andaluzas, Rajoy explicó que deberán celebrarse los congresos regionales del PP en todas las comunidades autónomas, para renovar las organizaciones territoriales.

A continuación, les seguirán los congresos provinciales, con los que aseguró que se cerraría un proceso dentro del "primer semestre del año".