Podemos celebrará tras el verano una asamblea para definir su estructura

El éxito electoral de Podemos y la fragmentaciónd el voto de izquierdas ha obrado el milagro. Desde IU y PSOE son numerosas las voces que comienzan a alzarse propugnando un pacto estratégico con la formación de Pablo Iglesias.

Mientras le surgen "noviazgos políticos" desde todo slo ámbitos de la izquierda, el lider de Podemos guarda silencio, aunque otras voces en su formación reconocen que la intención de Podemos, más allá de estas elecciones europeas, es "construir un frente amplio" en España y concurrir tanto en las elecciones municipales y autonómicas como en las generales.

La formación 'Podemos', que en las elecciones europeas del domingo consiguió más de un millón de votos y cinco escaños en la Eurocámara, celebrará después del verano, a principios de otoño, una asamblea a nivel estatal para definir su estructura y el modo en el que se van a organizar de aquí en adelante, tras haber obtenido representación institucional en los primeros comicios a los que se han presentado. Lo ha confirmado a Europa Press, uno de sus promotores, el profesor de Ciencias Políticas Juan Carlos Monedero.

"Tenemos que ser nuevos porque lo viejo ha tocado techo", ha explicado Monedero, al tiempo que ha reconocido que idear una forma de trabajar que no se base en las estructuras de los partidos tradicionales es un proceso complicado. "Estamos cortando el patrón al tiempo que lo dibujamos", ha manifestado.

Asimismo, ha confirmado que la intención de Podemos, más allá de estas elecciones europeas, es "construir un frente amplio" en España y concurrir tanto en las elecciones municipales y autonómicas como en las generales. En este sentido, Monedero advierte a todos aquellos que miran escépticos el resultado de Podemos en las europeas, que no son "flor de un día", sino "un roble con raíces muy profundas".

En cuanto a la posibilidad de confluir en un futuro con otras fuerzas como Izquierda Unida, desde donde ya se han repetido los llamamientos en este sentido, el profesor de Políticas advierte de que "la solución no va a venir de una sopa de siglas".

MUCHOS NOVIOS

El socialista Juan Fernando López Aguilar hablaba anoche en Telemadrid de futuros pactos que aseguren la gobernabilidad. No descartaba una alianza con Izquierda Unida e incluso con Podemos para cerrar el paso al PP.

No ha sido el único. Izquierda Abierta, el partido de Gaspar Llamazares integrado en IU, apuesta por la construcción de un bloque de izquierdas junto a formaciones como Podemos para propiciar un cambio político y social en España. "La suma de votos de IU y Podemos y otros se aproxima al 20 por ciento y expresa diferentes sensibilidades en el seno de la izquierda que pueden y deben confluir", sostiene.

Willy Meyer, el cabeza de lista de IU en las recientes elecciones al Parlamento Europeo, hacía un llamamiento "serio" a la confluencia de toda la izquierda política, social y cultural, incluido Podemos, para construir un nuevo país que "rompa" definitivamente el bipartidismo.

PODRÍA RECIBIR UNA SUBVENCIÓN DE HASTA 1,5 MILLONES DE EUROS

Podemos, el partido revelación de las últimas elecciones europeas liderado por el profesor y tertuliano Pablo Iglesias, ha gastado en su campaña electoral alrededor de 150.000 euros, procedentes de las donaciones realizadas por sus simpatizantes a través de Internet y del método conocido como 'crowfunding', según ha confirmado el miembro de la Comisión de Financiación de la formación Segundo González.

Esta cifra aproximada de 150.000 euros contrasta con el millón y medio de euros que pueden recibir del Estado a modo de subvención por el número de escaños y votos obtenidos en los comicios del pasado domingo para costear los gastos electorales, tal y como establece la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

Según la norma, el Estado subvenciona con 32.508,74 a los partidos por cada escaño obtenido en el Parlamento Europeo, y 1,08 euros por cada voto. De este modo, por los cinco escaños y los 1,24 millones de votos logrados, Podemos tendría derecho a recibir hasta 1,5 millones de euros.

No obstante, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece por otro lado que "en ningún caso la subvención correspondiente a cada grupo político podrá sobrepasar la cifra de gastos electorales declarados, justificados por el Tribunal de Cuentas en el ejercicio de su función fiscalizadora".