Podemos celebra que la "incompetencia" del Gobierno permita tramitar su ley contra la regla de gasto

Podemos ha celebrado que la Mesa del Congreso haya rechazado el veto del Gobierno que pretendía paralizar su proposición de ley para relajar la regla de gasto: "Tenemos que celebrar la incompetencia del Gobierno y que vamos a poder debatirlas y votarla", ha comentado el portavoz de Presupuestos de Podemos, Segundo González. También el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha saludado "la torpeza" del Gobierno al no presentar a tiempo el escrito de disconformidad y se ha quejado de que el Ejecutivo viene haciendo un uso "ilegítimo" de su legítimo derecho al veto "para evitar que en el congreso se debatan y aprueben leyes que mejoran la vida de la gente".

"Vamos a poder hablar de algo que fue terrible en este país, que fue la reforma de la Constitución para la estabilidad presupuestaria", ha celebrado Iglesias, que espera tener el apoyo del PSOE para que su iniciativa salga adelante y se pueda eximir de la regla de gasto ayuntamientos que tengan las cuentas saneadas.

Por contra, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha admitido este martes que para el Gobierno ha sido "una sorpresa" que la Mesa del Congreso haya rechazado el veto que presentó para impedir el debate de una ley de Unidos Podemos, alegando que se registró fuera de plazo, porque en la Cámara es habitual que los grupos presenten documentos tras vencer el tope temporal para hacerlo.

Ayllón ha asumido que el veto del Gobierno a la proposición de ley de Unidos Podemos para eximir de la regla de gasto a los ayuntamientos con superávit, entró en el Registro cuatro minutos después de que finalizara el plazo preceptivo. El Gobierno cuenta con un mes para vetar las iniciativas de los grupos que consideren que van a provocar un aumento del gasto público o una disminución de ingresos. En la Mesa del Congreso, el PP ha defendido que se hiciera una interpretación flexible, pero PSOE, Podemos y Ciudadanos defendieron el criterio de no admitirlo, con lo que la iniciativa podrá seguir su tramitación parlamentaria.

"Para Gobierno ha sido una sorpresa porque es evidente que todos los grupos en esta Cámara en algún momento han registrado documentos fuera de plazo", ha admitido Ayllón, incidiendo en que el Gobierno quería impedir el debate de la iniciativa porque tiene "un efecto presupuestario evidente". "El déficit del conjunto del Estado afecta a todas las administraciones y, si una administración gasta más, eso afectará sobre los Presupuestos de la comunidades y de la Administración General", ha argumentado, antes de recordar que todas las iniciativas vetadas en lo que va de legislatura habrían supuesto 100.000 millones de gasto público adicional o de disminución de ingresos.

En este contexto, ha apelado a la "responsabilidad" de los grupos parlamentarios "que creen en España y en Europa" para que no apoyen la toma en consideración de la ley de Unidos Podemos, un grupo que, a su juicio, demuestra en todas las decisiones que viene tomando recientemente que "no cree en España y no cree en Europa".

En todo caso, Ayllón ha recordado que si la iniciativa se toma en consideración, el Gobierno también está facultado para presentar vetos a las enmiendas que puedan plantear los grupos alegando disminución de ingresos o aumento de gasto.

SE VOTARÁ EL JUEVES

El PSOE y Unidos Podemos han pactado una moción en el Congreso, que se votará en el Pleno del jueves, para pedir una reforma de la Ley de Estabilidad que exima de la regla de gasto a los ayuntamientos con las cuentas saneadas. Se trata de una moción defendida por la dirigente socialista Susana Sumelzo, que ya ha recibido el rechazo adelantado tanto del PP como de Ciudadanos, que han defendido el principio de contención del gasto.

En el texto, recogido por Europa Press, se aboga por "promover una reforma de la Ley Orgánica 2/2012, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que modifique el diseño y aplicación de la regla de gasto siguiendo las mejores prácticas internacionales y, en particular, la interpretación prevaleciente de la regla en el entorno de la Unión Europea". Esa reforma deberá "eximir de la aplicación de la regla de gasto a las Entidades Locales que presenten cuentas públicas saneadas, en función de la posición cíclica de la economía, en el marco de un análisis integral de la evolución fiscal y financiera de los Ayuntamientos y, en concreto, a aquellas que presenten superávit o equilibrio presupuestario, tengan un nivel de deuda inferior al 110% de los recursos corrientes y mantengan un plazo medio de pago a proveedores inferior a los 30 días".

También reclaman "eliminar los límites impuestos por el Gobierno a los fines para que las Entidades Locales, siempre y cuando tengan las cuentas saneadas, y en uso de su plena autonomía financiera, puedan destinar el superávit que generen en cada ejercicio presupuestario a promover programas y servicios que demanda la ciudadanía: políticas sociales, políticas activas de empleo, programas de Igualdad, políticas de juventud, etc".

Asimismo, piden "suprimir las restricciones a la concertación de operaciones de endeudamiento por parte de las Entidades locales no incursas en los supuestos de la Ley de Estabilidad" y "analizar el impacto del coste financiero soportado por las Entidades Locales para impulsar un abaratamiento de estos costes y el saneamiento de la deuda municipal, que abra la puerta a una solución estructural del problema económico que les afecta". Mientras tanto, ordenan "adoptar medidas urgentes para reestructurar esta deuda, en especial la relacionada con el plan de pago a proveedores".

Por último, llaman a "modificar la regulación de la tasa de reposición de los efectivos en la Administración Local de manera que alcance en los servicios de interés prioritario el 150%, y en el resto de los servicios municipales el 100%"