El PSOE pide investigar a las administraciones que contrataron con la Púnica

El PSOE pide investigar a las administraciones que contrataron con la Púnica

Después de que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, propusiera endurecer el Código Penal para perseguir el patrimonio escondido de los corruptos, su partido ha pedido al Tribunal de Cuentas que investigue a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos que firmaron contratos con la red Púnica.

En un escrito que se estudiará en la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas y que han registrado hoy en el Congreso, los socialistas solicitan a este tribunal que analice "qué ha fallado" en cuatro comunidades autónomas y en una veintena de ayuntamientos que sellaron contratos públicos con la trama.

Para el portavoz de socialista en la Cámara baja, Antonio Hernando, la red Púnica y la Gürtel tienen "caminos paralelos" y ambos caminos acaban en el mismo lugar, en la sede del PP en la calle Génova y en los despachos de Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre. "Cuando escuchemos las grabaciones de la trama Púnica, a Rajoy y a Cifuentes se les va a helar la sangre porque vamos a escuchar a muchos dirigentes del PP diciendo barbaridades", ha alertado.

Una de las aludidas, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha asegurado que a Pedro Sánchez "se le debería caer la cara de vergüenza" por proponer una reforma del Código Penal que ya está hecha y le ha afeado el caso de los ERE en Andalucía. Para Aguirre, si el líder del PSOE tuviera la "dignidad de un buen socialista" dimitiría de la Internacional Socialista "inmediatamente".

"Parece que yo me tengo que ir porque el señor Granados era el cabecilla de esta cosa llamada Púnica" y "¿Qué tiene que hacer él con lo que está ocurriendo con los EREs en Andalucía?", se ha preguntado.

Reproche similar el que le ha lanzado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que ha exigido a Sánchez que "limpie su casa" antes de hablar del caso Púnica porque, en su opinión, "no es el más adecuado para dar lecciones" sobre corrupción.

Desde la dirección nacional del PP, el vicesecretario sectorial, Javier Maroto, ha aplaudido la expulsión del partido del exdiputado de la Asamblea de Madrid y exalcalde de Valdemoro, José Miguel Moreno, que aseguró que estaba "tocándose los huevos" porque para eso se había hecho parlamentario.

"Es lo que toca cuando te encuentras un vago dentro de casa, lo que hay que hacer es ponerlo de patitas en la calle", ha remarcado Maroto, que ha recordado que todos los implicados en la trama Púnica "están en el trullo o expulsados del partido".

Mientras tanto, hoy han arreciado las críticas al socialista Pedro Sánchez por proponer una reforma del Código Penal que, a juicio del PP, ya está en vigor.

En declaraciones a Efe, el portavoz adjunto del PP en el Congreso Agustín Conde ha acusado al líder del PSOE de dar "palos de ciego" por plantear "exactamente" las mismas reformas contra la corrupción que ya están aprobadas y que los socialistas rechazaron por dos veces en el Congreso de los Diputados.

"Es posible que a mediados de agosto don Pedro Sánchez convoque una rueda de prensa para anunciar a los españoles que ha descubierto el Mediterráneo", ha ironizado.

Críticas a Sánchez que ha desechado de plano el portavoz del PSOE en el Congreso. Antonio Hernando ha reprochado al ministro de Justicia, Rafael Catalá, -uno de los más críticos con Sánchez- que no conozca lo que ha legislado porque "si lo conociera" sabría que lo propuesto por Sánchez "es mucho más exigente".

Ha explicado que el PSOE apuesta por una reforma del Código Penal que no sólo persiga el patrimonio del corrupto, sino que también incaute el patrimonio de sus allegados o testaferros allá donde haya podido esconder el beneficio ilegal de sus actividades.

Hernando también ha criticado que el PP pretenda zanjar el caso Púnica expulsando a un "actor secundario" de la trama como es el antiguo alcalde de Valdemoro.

Le ha contestado de nuevo la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, que ha dejado claro que "ni mucho menos" considera depuradas todas las responsabilidades por la expulsión del antiguo primer edil de Valdemoro. Aguirre ha defendido su expulsión "no sólo por el daño" que Moreno ha hecho al partido, sino también por el perjuicio que han causado sus palabras a la credibilidad de las instituciones.