PSOE y Podemos pactan abrir un espacio de diálogo para Cataluña en el Congreso

PSOE y Podemos pactan abrir un espacio de diálogo para Cataluña en el Congreso

Los portavoces de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea han anunciado este lunes que su grupo ha acordado con el PSOE la creación de una mesa de colaboración parlamentaria que servirá de "espacio permanente de trabajo" para sacar adelante propuestas que reviertan las políticas del PP. También han pactado crear en el Congreso un espacio para abordar la crisis territorial en Cataluña. PSOE y Podemos discrepan sobre Cataluña pero trabajarán juntos en los temas sociales.

El portavoz de En Comù Podem, Xavier Domènech, ha avanzado hoy que PSOE y Unidos Podemos han acordado hoy abrir espacios de diálogo en el Congreso para buscar conjuntamente soluciones a la situación política en Cataluña, aunque ha señalado que la subcomisión que proponen los socialistas es insuficiente.

Así lo ha avanzado Domènech en rueda de prensa en el Congreso tras la reunión que esta tarde han mantenido los equipos de PSOE y Unidos Podemos, encabezados por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, y que ha durado algo más de dos horas.

Según Domènech, el PSOE les ha expuesto su propuesta contenida en la Declaración de Barcelona para crear una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional y abordar allí una reforma constitucional, pero Unidos Podemos considera que eso es "insuficiente". El portavoz de En Comù Podem ha añadido que ante la actual situación la apuesta de Podemos es reconocer el derecho a decidir que reclama la mayoría de los catalanes "vía referéndum" y que el Congreso de los Diputados debería asumir la responsabilidad que hasta ahora no ha asumido el Gobierno del PP y ofrecer soluciones.

Asimismo, ha recordado que Unidos Podemos-En Comù Podem-En Marea ya ha propuesto la creación de una comisión sobre la crisis territorial en enero, y le ha planteado al PSOE que esa propuesta es un "mejor" escenario. En cualquier caso, han acordado trabajar conjuntamente en espacios de diálogos, ya sea en una comisión u otras fórmulas.

Por su parte El PSOE se mostró este lunes abierto a postergar su intención de abrir el debate parlamentario sobre la reforma de la Constitución hasta después del 1 de octubre si es necesario para alcanzar un mayor consenso.

"Si para alcanzar el mayor consenso tenemos que esperar hasta el 1 de octubre, esperaremos", dijo la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, al término de la "larga reunión de dos horas" que mantuvieron delegaciones de ambos grupos.

Robles recordó que "la reforma constitucional es un instrumento más para solucionar un problema político" en Cataluña. En este sentido, dijo que la reforma es "imprescindible pero tiene que hacerse con la seriedad y rigor correspondiente", aunque reconoció "discrepancias" con Podemos porque los socialistas no son partidarios de las "soberanías compartidas" sino que apuestan por la "soberanía única". "No vamos a bajarnos del tren en esas propuestas porque son muy serias y están estudiadas", dijo Robles sobre las "posiciones" del PSOE respecto a Cataluña, contempladas en la 'Declaración de Barcelona'.

PODEMOS SE FELICITA

Por su parte, la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, ha mostrado su satisfacción por el resultado de la reunión que han mantenido con el PSOE y que ha servido para "establecer una interlocución preferente entre ambas formaciones" que puede preconfigurar la construcción de un Gobierno alternativo. Así lo ha avanzado Montero en rueda de prensa en el Congreso tras la reunión.

Montero ha añadido que la reunión de hoy ha servido para normalizar las relaciones con el PSOE y generar "un espacio permanente de trabajo", al que han llamado "mesa de colaboración parlamentaria", que utilizarán para "fortalecer acuerdos y gestionar desacuerdos" en marco de una "interlocución preferente".

Además de la situación política en Cataluña, en la reunión de esta tarde han abordado propuestas relacionadas con las pensiones, el salario mínimo, el fortalecimiento de la negociación colectiva, la renta garantizada y la garantía juveníl en educación, empleo o vivienda.

Temas en los que a Podemos le gustaría "ir más allá" de los planteamientos formulados por los socialistas, según ha explicado Irene Montero, quien ha añadido también que, mientras la formación morada tiene la prioridad de sacar al PP ya del Gobierno, el PSOE no comparte "esa urgencia" y tiene "un ritmo más lento".

PEDIR UNA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ACCIDENTE DEL ALVIA

Los grupos parlamentarios del PSOE y de Unidos Podemos se han mostrado hoy de acuerdo en pedir una comisión de investigación sobre el accidente ferroviario del Alvia ocurrido en Santiago en julio de 2013, si bien los socialistas reclaman, además, otra comisión de carácter técnico. la portavoz socialista, Margarita Robles, ha asegurado que la Ejecutiva de su partido ya ha acordado esta mañana que se cree una comisión sobre las responsabilidades políticas. Pero también entienden en su partido, ha dicho, que tiene que haber "otra comisión de carácter más técnico" que investigue las causas de este accidente en el que murieron 80 personas.

Por su parte, la portavoz de En Marea, Yolanda Díaz, ha puesto en valor el acuerdo de ambos grupos parlamentarios para reclamar esta comisión de investigación en el Congreso que permita que se puedan depurar responsabilidades, porque los familiares de las víctimas siguen hoy "sin saber la verdad".

El regreso de Sánchez al liderazgo del PSOE en mayo, encumbrado por las bases con un discurso de impugnación tanto al Gobierno de Rajoy como al 'establishment' de su partido, puso fin a la tensión y la hostilidad que había protagonizado la relación entre Podemos y los socialistas en el último año.

MEJORA DE LAS RELACIONES ENTRE PSOE Y PODEMOS

Aunque unos y otros mantienen sus reservas, Sánchez dejó claro desde el primer momento su intención de hacer frente al PP contando con Podemos, y el partido morado recibió con grandes "expectativas" el cambio de rumbo anunciado por el reelegido líder socialista. Eso sí, Podemos tiene claro que esas "palabras" que suenan bien deben convertirse en "hechos" y así lo ha reclamado desde el primer momento.

El partido de los círculos celebró, aún así, el cambio de postura del PSOE ante el tratado de comercio entre la Unión Europea en Canadá, conocido como el CETA --pasó del 'no' a la abstención--, su rechazo al techo de gasto que la Gestora sí aprobó a finales de 2016, o la abstención en la moción de censura que presentó Podemos.

La reunión de este lunes llega además pocos días después del acuerdo alcanzado entre el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, y el líder de Podemos en la región, José García Molina; un pacto que, si es avalado por las bases del partido, supondrá por primera vez la entrada de la formación morada en un Gobierno autonómico del PSOE.

La relación entre ambos partidos marcha, pero unos y otros se esfuerzan por marcar el paso. Así, mientras que el PSOE da por hecho ya haber ganado a Podemos "la batalla de la izquierda", Iglesias no cesa en su empeño por celebrar que han sido los socialistas los que se han acercado a ellos.

MOCION DE CENSURA EN EL HORIZONTE DE PODEMOS, PERO FUERA DE LA AGENDA

Eso sí, Podemos ha dejado aparcada de momento, aunque sin perderla de vista, la nueva moción de censura que quiere impulsar junto al PSOE para echar a Rajoy del Gobierno y para la que hace unas semanas ponía fecha, al asegurar que sería factible hacerla realidad antes de Navidad.

Ahora los 'morados' ya no hablan de fechas ni ultimátums, y afirman que van a respetar "los tiempos del PSOE", que de momento no se plantea esta posibilidad al considerar que no dan los números. Esto no significa, sin embargo, que hayan abandonado este objetivo. "Hay que trabajar sin prisa pero sin pausa en construir una alternativa de gobierno de tipo progresista y que asegure políticas que protejan a la gente. Es nuestra obligación y estamos satisfechos de poder tener una relación diferente con un PSOE que creo que se está sensatamente acercándose a nosotros y alejándose del PP", aseguró el pasado viernes Iglesias, al ser preguntado por la reunión de este lunes.

Prueba de estos ritmos diferentes es la forma en la que se ha gestado la reunión de este lunes. Mientras que Podemos mostró su plena disposición a comenzar los encuentros lo antes posible, el PSOE ha mantenido en todo momento un perfil más bajo al respecto.

Los dos líderes encomendaron a sus portavoces parlamentarias, Margarita Robles (PSOE), e Irene Montero (Unidos Podemos), gestionar los detalles y el calendario para poner en marcha el plan conjunto de trabajo. Ambas mantuvieron un encuentro informal el pasado 4 de junio, a modo de primera toma de contacto, en el que no llegaron a concretar nada. Fuentes del partido morado explicaron a Europa Press que desde aquella primera toma de contacto, Montero trasladó a su homóloga en el PSOE hasta tres propuestas de fechas para mantener la primera reunión de equipos. Los socialistas no movieron ficha hasta finales de semana, cuando el viernes acordaron por fin la cita de este lunes.

De hecho, el partido morado había comenzado a impacientarse ante la falta de concreción de los socialistas. "Estamos esperando a que por fin podamos tener una reunión de equipos para hablar de colaboración parlamentaria", aseguró el pasado martes Iglesias en declaraciones a los medios en el Congreso, sin ser siquiera preguntado sobre esa tardanza a la hora de concretar un calendario para comenzar las reuniones.

El jueves, Iglesias volvió a manifestar que seguían a la espera, aunque aseguró que confiaba plenamente en que Sánchez cumpliría con el "compromiso" que sellaron en aquella reunión de finales de junio, de comenzar en el mes de julio los encuentros de los equipos de trabajo.

MESAS DE TRABAJO TEMATICAS

Finalmente, la reunión bilateral tendrá lugar este lunes y servirá para iniciar esa senda de trabajo conjunto. Según Iglesias, tienen previsto tratar "cuestiones de política general", como la situación de Cataluña, y avanzar en la "colaboración parlamentaria". Para ello, pondrán sobre la mesa los temas que ambas formaciones consideran fundamentales y que después abordarán en mesas de trabajo específicas que, según el líder 'morado', no deben tener "carácter extraordinario" sino convertirse "en espacios de trabajo habituales".

Tras la reunión de Iglesias y Sánchez, el PSOE concretó que lo acordado era crear cinco mesas, sobre los siguientes temas: medidas para paliar la precariedad juvenil y la pobreza infantil; relaciones laborares, como la recuperación de la negociación colectiva; políticas de igualdad; pensiones; y medidas para impedir el bloqueo de iniciativas en el Parlamento por parte del Ejecutivo.