El PP "da por imputado" a Griñán tras pedir el PSOE elevar el caso al Supremo

Griñán
Griñán |Griñán

La vicesecretaria de Organización, Electoral y Política Municipal del PP-A, Ana Corredera, ha considerado este sábado que el Partido Socialista "da por imputado" al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares tramitados por el Ejecutivo andaluz después de que haya pedido que se eleve el asunto al Tribunal Supremo (TS).

"La reacción del PSOE-A pone evidencia que la acción de la justicia les está atropellando y que, a la defensiva, en sus últimos coletazos, están perdiendo los papeles", ha dicho Corredera. A su juicio, la petición del vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, para que el caso de los ERE pase de manos de la juez Mercedes Alaya al Alto Tribunal "evidencia que el PSOE está dando implícitamente por imputado a Griñán".

Es más, para Corredera, esta petición es "una reacción desmedida" que viene porque los socialistas se ven "acorralados por las declaraciones de los últimos imputados en el caso", especialmente por las declaraciones del que fuera interventor general de la Junta de Andalucía entre los años 2000 y 2010 Manuel Gómez Martínez.

Así, la popular ha criticado que los socialistas "por un lado piden celeridad a la justicia" pero, según asegura, "desde el minuto uno han intentado frenar la acción de la justicia y desacreditar la labor de la juez Mercedes Alaya". Se ha referido así a que, durante la instrucción del caso, "primero negaron las actas del Consejo de Gobierno y tuvo que intervenir el Supremo para decir que tenían que entregar las actas; después negaron o entregaron muy tarde algunos informes que ha pedido la juez", de hecho, incide Corredera, el recurso del Gobierno andaluz al último auto donde se imputaba a 20 altos cargos y exaltos cargos de la Junta "ha sido un intento patético de demorar la acción de la justicia".

A su juicio, las declaraciones que se van sucediendo de los imputados en el caso de los ERE cada día confirman más lo que decía la Guardia Civil, "que era una trama organizada y que todos los que estaban sentados en el Consejo de Gobierno conocían el sistema".

HAY MÁS RESPONSABLES

Así, la vicesecretaria de Organización del PP-A ha manifestado que si el PSOE da por amortizado a Griñán, "tendrá que irse aclarando la verdad o tendrá que ser su heredera Susana Díaz, quien diga la verdad". "Que expliquen por qué lo ocultaron, por qué lo permitieron, por qué lo alimentaron o por qué no le pusieron fin, y sobre todo explicar por qué guardaban los informes en cajones, lo que es una verdadera barbaridad", ha señalado.

Además, ha asumido que "a estas alturas, los socialistas no pueden alegar desconocimiento y lo que tienen es que decir la verdad, porque finalmente esa verdad se va a saber". Y es que, según Corredera, "cada día estamos más cerca de saber quién capitaneaba la golfería y qué sillones ocupaban".

No obstante, ha lamentado que "algunos quieran irse de rositas, dando una espantá", un extremo que Corredera ha rechazado porque "no pueden irse sin aclarar por qué actuaron así y sin asumir responsabilidades políticas". "El cerco de la justicia se va cerrando, y ya es difícil escapar de responsabilidades penales, y pero también tienen que asumir las responsabilidades políticas", ha concluido la popular.