El PP busca fórmulas mientras espera que Rajoy decida si acude al Congreso

González Pons
González Pons |González Pons

El Partido Popular ha indicado hoy que está explorando las posibilidades parlamentarias para que Mariano Rajoy acuda al Congreso a dar explicaciones sobre el caso Bárcenas, siempre a la espera de la decisión que tome, en última instancia, el jefe del Ejecutivo.

Fuentes de la dirección del PP han reconocido que se están buscando fórmulas para hacer efectiva la comparecencia, que evitaría así la moción de censura con la que amenaza el PSOE.

Las mismas fuentes han recordado, en cualquier caso, que la última palabra la tiene el presidente.

Una de las posibilidades sería que el grupo parlamentario popular pida la celebración de un pleno extraordinario en el que comparezca el jefe del Ejecutivo y la otra que el propio Rajoy lo solicite.

Los populares tienen hasta el próximo lunes a las ocho de la tarde, cuando se cierra el plazo para las solicitudes que pueden entrar en la Diputación Permanente del 24 de julio, para presentar su solicitud si deciden hacerlo.

Si en la Diputación Permanente no se aprueba alguna petición de comparecencia, el PSOE materializará su amenaza y presentará una moción de censura como ha insistido la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, quien ha advertido de que a los socialistas no les vale una sesión de control en la que el presidente se someta sólo a las tres preguntas que le hace la oposición.

Preguntado por este asunto en el Congreso, el vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha subrayado que Rajoy irá al Parlamento "cuando le obligue la política, no cuando le obliguen Rubalcaba y Bárcenas".

Y a la pregunta de cuándo será eso ha contestado: "obviamente cuando la mayoría de la Cámara lo decida".

RUBALCABA VUELVE A DEFENDER LA MOCIÓN DE CENSURA

En Santa Cruz de Tenerife, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vuelto a defender su estrategia con la moción de censura, y ha acusado al PP de hacer de su mayoría absoluta "un ejercicio permanente de absolutismo" con el que tiene bloqueada la democracia y "secuestrado" al Parlamento.

"Hay cosas que hemos conocido en las últimas semanas que hacen imposible que Rajoy continúe como presidente y quiero decirle en el Parlamento las razones por las que debe marcharse", ha añadido Rubalcaba.

El clamor de la oposición para que Rajoy comparezca por el caso Bárcenas ha vuelto a cruzarse en la ponencia de la Ley de Transparencia, que ha acordado hoy volver a reunirse el 25 de julio, un día después de que la reunión de la Diputación Permanente.

Aunque la ponencia tenía previsto concluir hoy sus trabajos, estos se van a alargar al menos hasta el jueves que viene, lo que proporciona una oportunidad al PSOE, la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA) y el grupo mixto -que se negaron a participar hasta que Rajoy comparezca- de incorporarse a ella.

Esteban González Pons ha asegurado que esta nueva convocatoria de la ponencia "no tiene que ver" con la posibilidad de que se decida la comparecencia un día antes y cree que "se equivocan" los que piensan así.

La incógnita de si Rajoy comparecerá persiste en el debate político, y desde el Gobierno se insiste en que es el presidente el que resolverá qué hacer.

Así lo ha apuntado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para quien Rajoy "tomará la decisión que quiera", además de señalar que elegir entre una comparecencia o someterse a la moción de censura es "un problema puramente táctico".

Otras voces en el PP han insistido en cualquier caso en que el extesorero del partido encarcelado no puede ser el que fije los tiempos.

Luis Bárcenas "no puede en ningún caso marcar la agenda" del Gobierno, ha dicho en este sentido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Desde la oposición, no sólo Rubalcaba ha insistido en la necesidad de que Rajoy acuda al Congreso, también lo han hecho el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, quienes en Bilbao han coincidido en que lo mejor sería que el jefe del Ejecutivo comparezca a petición propia y no "a rastras" por una moción de censura.