El PP dice que el Gobierno tiene "110 improvisaciones a la hora"

El PP celebra su convención autonómica en Palma de Mallorca. Una convención de la que saldrá el programa marco para las elecciones de mayo. Los populares apuestan por la transparencia en la gestión, la austeridad, y el cuidado del dinero de los contribuyentes.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal ha inaugurado esta convención y lo ha hecho criticando las "ocurrencias extravagantes" del Gobierno de Jose Luis Rodríguez Zapatero y sus medidas para el ahorro energético, que ha definido como "110 improvisaciones a la hora".

Así lo ha manifestado Cospedal en la apertura en Palma de la Convención Autonómica que el PP celebra hoy y mañana para presentar el programa electoral de los comicios del 22 de mayo.

Tras recordar que España se encuentra en un "momento histórico" al situarse en el "punto más bajo" económica y socialmente, Cospedal ha asegurado que el país se aleja de Europa en el tren de crecimiento porque está en el "vagón de cola" por culpa de un Gobierno que ha cortado las "esperanzas" de las familias.

Un Gobierno, ha añadido, que "sólo tiene ocurrencias extravagantes". "No es que nos prohíba circular a más de 110 kilómetros por hora, sino que tiene 110 improvisaciones a la hora", ha subrayado Cospedal en alusión a las medidas de ahorro energético que hoy aprueba el Consejo de Ministros.

Y precisamente porque en La Moncloa se estaba celebrando la habitual reunión del Gobierno, la secretaria general del PP ha querido referirse en su discurso a lo que ha llamado "ocurrencias extravagantes" del Ejecutivo, como las bombillas de bajo consumo o el cambio de farolas, y ha dicho que "a algunos les hace falta menos farolas y más luces".

Recordó que los planes de ahorro energético del Ejecutivo empezaron por las bombillas de bajo consumo, las corbatas, los 110 kilómetros por hora y ahora pretenden cambiar las farolas de las ciudades españolas.

Añadió que el Ejecutivo no se puede sentir "satisfecho" cuando gasta 110.000 millones más de euros de lo que ingresa" y luego pide "más sacrificios" a los españoles. "Como es lógico, nadie les cree. Su credibilidad es nula", ha enfatizado, y no genera "ninguna confianza" con sus propuestas, porque el PSOE "recibió un testigo de crecimiento y bienestar hace siete años, con superávit y las cuentas bien claras", y ahora han llevado la economía a los cuatro millones de parados y el déficit.

La dirigente popular contrapuso las dos maneras que tienen PP y PSOE de gobernar y que, a su juicio, marcan una pauta de comportamiento muy distinta al frente de los gobiernos.

"Son las diferencias que nacen de la eficacia del PP frente a la incapacidad del PSOE, de la austeridad al derroche, de la previsión a la improvisación, del prestigio al descrédito y de la libertad al intervenionismo de Zapatero", añadio.

Cospedal aportó como otras diferencias "la distancia entre la confianza y el pesimismo, entre el consenso y el decreto, entre las reformas y los recortes, entre las construcción del clima para crear empleo y la destrucción de puestos de trabajo".

La secretaria general del PP concluyó que "siempre que gobierna el PSOE aumenta el paro" y España avanza hacia el "despilfarro", mientras que cree que el PP ha demostrado en sus años de gestión que es capaz de crear empleo.

En este conclave, el PP dará a conocer el programa-marco autonómico que presentará a los comicios, bajo el título 'Más sociedad, mejor gobierno. Compromiso 2011-2015'. Además, los candidatos del PP firmarán el sábado el manifiesto 'Más sociedad, mejor gobierno', que recoge su compromiso con la regeneración democrática y sus principios de gobierno.

En ese programa, el PP se compromete a reducir el número de consejerías, con un máximo de diez por comunidad y ciudad autónoma, así como a establecer "un marco de referencia para los salarios de los cargos políticos de todas las administraciones".

También apuesta por impulsar leyes de transparencia para permitir el acceso ciudadano a las actuaciones y decisiones públicas; racionalizar la presencia en el exterior de las comunidades autónomas; promover un nuevo modelo de financiación y reparto competencial; y limitar la convocatoria de nuevas plazas de funcionario "al mínimo indispensable", entre otras.