El PDeCAT cree que "lo más facil" es que los Presupuestos se rechacen en febrero

Carles Campuzano, Convergencia
Carles Campuzano

Carles Campuzano, portavoz del PDeCAT en el Congreso, ha asegurado que la detención de dieciséis personas en Girona y la falta de diálogo pueden hacer que los Presupuestos Generales del Estado de 2019 sean rechazados en febrero durante el debate de enmiendas a la totalidad.

Campuzano cree que "lo más fácil es que en el mes de febrero los Presupuestos sean rechazados en el Congreso", ya que el Gobierno no ha hablado con el PDeCAT sobre temas presupuestarios y piensa que "Pedro Sánchez no tiene ningún interés real en que se aprueben los Presupuestos".

Las palabras del portavoz del PDeCAT están motivadas por la detención que se produjo el pasado miércoles, cuando fueron arrestadas 16 personas en Girona por participar en la ocupación de vías del AVE el pasado 1 de octubre, detenciones que no habían sido ordenadas por el juez que se encarga de la ocupación de las líneas ferroviarias.

Según ha asegurado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el juez sí que estaba informado del operativo, por el que, además, fueron detenidos dos alcaldes de la CUP. A pesar de que todos ellos han sido puestos en libertad, Campuzano asegura que "lo que sucedió en Girona es absolutamente incomprensible".

"Son actitudes injustificables que crean un clima de crispación en Cataluña"

"Fue un error gravísimo del Ministerio del Interior... Son actitudes injustificables que crean un clima de crispación en Cataluña" y dice no entender “por qué demonios la policía detiene a un grupo de ciudadanos sin orden judicial".

En relación a los presupuesto, insiste en que serán rechazados en el caso de que no haya movimiento por parte del Gobierno, y considera que “el proceso judicial es el principal problema político para abordar la solución política que se necesita Cataluña", recordando el juicio a los presos políticos que llevan más de un año en la cárcel.

En cuanto a las inversiones en Cataluña, Campuzano ha afirmado que son "una tomadura de pelo" y que mientras suben en Barcelona, sobre todo para ADIF en Cercanías, bajan en otros territorios como en Tarragona o Girona.