Montoro justifica los recortes a funcionarios en la falta de dinero para pagar sus nóminas

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha justificado este miércoles los recortes a los funcionarios, entre los que él mismo se ha incluido, en la falta de dinero para pagar las nóminas. "No hay dinero y cuando no hay dinero hay que extender la jornada laboral", ha dicho el ministro, que ha insistido en que el sueldo de los funcionarios depende de los impuestos, por lo que si no sube la recaudación, hay riesgo de impago de las nóminas.

"Y eso es lo que está ocurriendo en las comunidades autónomas y en las corporaciones locales y hay que decirlo sensatamente, sin hacer esos aspavientos, entendiendo que no estamos renunciando a privilegios de nada", ha subrayado Montoro, que ha dicho que lo que debería hacer el PSOE es "ayudar" al Gobierno a explicar a los empleados públicos que ésta es la realidad.

Durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso y en respuesta a una pregunta de la diputada socialista Meritxell Batet, Montoro ha afirmado que cuando se aumenta el número de empleados públicos, tal y como ha pasado en estos años de crisis, y la recaudación no sube, pagar los salarios públicos se convierte en un problema. "No es tan difícil de entender", ha indicado Montoro, que ha añadido que los funcionarios "saben mejor que nadie" que no hay dinero en las arcas públicas.

En contra de las afirmaciones de la diputada socialista de que suprimir la mitad de los 'moscosos' y todos los 'canosos' no ahorra dinero a la Administración, Montoro ha insistido en que sí tiene efectos económicos. "¿Cómo puede decir que no tiene efectos económicos extender la jornada laboral?", le ha respondido el ministro, que ha precisado que lo que quiere el Gobierno es equiparar las condiciones laborales de los trabajadores del sector público a las del privado. "Y eso no perjudica la calidad del servicio público", ha matizado.

Montoro ha asegurado que el compromiso de los empleados públicos es fundamental para salir cuanto antes de la crisis y se ha mostrado convenido de que ellos son los primeros en querer contribuir a ello.

Por su parte, la diputada socialista Meritxell Batet ha criticado que el Gobierno esté buscando "falsos culpables" de la crisis. Batet ha acusado al Gobierno de "estigmatizar" a los empleados públicos y le ha avisado de que ningún país crece ni genera confianza "degradando" a su personal público.

6.000 LIBERADOS DEBERAN VOLVER A SU PUESTO DE TRABAJO

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha cuantificado hoy en 6.000 los liberados sindicales de la administración pública que deberán volver a su puesto de trabajo, 2.000 de ellos de la administración central. Según fuentes del Ministerio de Hacienda estos 6.000 trabajadores son un 66% de los liberados sindicales del total de las administraciones. En la administración general del Estado quedarán sólo 1.000 trabajadores dedicados por completo a labores sindicales.

En una interpelación del diputado socialista Valeriano Gómez, Montoro ha explicado que "nadie quitará el estatus" a esos trabajadores, que podrán seguir defendiendo "legítimamente" los intereses de sus compañeros, pero sin una dedicación exclusiva a esta tarea.

"¿Pero no estamos todos para trabajar? Esa es su función y para eso han sido elegidos", ha dicho Montoro, para quien "no es posible que haya un número de liberados sindicales que estén más allá de lo que rezan las leyes".

Montoro ha admitido que el Gobierno está pidiendo más esfuerzo a los trabajadores públicos, asimilando su estatuto laboral al privado en términos de días de libranza o de incapacidad laboral, un cambio "positivo para todos" en términos de encontrar una función pública "todavía más comprometida y eficaz", ha defendido.

El ministro ha pedido el apoyo socialista a estas y otras medidas, como las que se debatirán mañana en el Congreso para convalidar el real decreto con la primera parte de unos ajustes que llegarán a 65.000 millones de euros en los próximos dos años y medio. "Llamo al PSOE a la responsabilidad en un momento crítico para España, Europa entera y la economía mundial", ha dicho Montoro.

"Cómo me pide responsabilidad, si es el ministro más irresponsable, lo ha sido durante la oposición y lo sigue siendo ahora", le ha contestado Gómez, adelantando que no cuenten con el grupo socialista para refrendar el "sablazo que el mal gobernante da a los ciudadanos" sin "tacto" ni "proporción" social.