Montoro asegura que la amnistía fiscal "no encubre el delito cometido"

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha subrayado que el nombre de Luis Bárcenas "no está en la lista" de la llamada amnistía fiscal, si bien se ha acogido al secreto tributario que protege a los contribuyentes para justificar no dar más detalles tributarios del extesorero del PP.

En su réplica a los grupos parlamentarios durante su comparecencia en el Congreso, Montoro ha ratificado el contenido del comunicado emitido la semana pasada por la Agencia Tributaria que aseguraba que Bárcenas no se había beneficiado del proceso de regularización extraordinario, pero no aclaraba si se había acogido a algún otro mecanismo tributario a su nombre o de alguna empresa.

"En la lista no aparece" el nombre de Bárcenas, ha zanjado Montoro, quien además ha vuelto a recordar que el extesorero dejó el Partido Popular en el año 2009.

El ministro ha insistido en que la información tributaria no puede ser facilitada a terceros, a menos que el propio Bárcenas o su abogado renuncien a esa protección.

"Es evidente que si Barcenas, o cualquier otro contribuyente, no aparece en el listado, no puedo traer una información de la que en este momento carezco", ha indicado tras reiterar que, en todo caso, es el propio Bárcenas, a través de su abogado, el que "ha levantado el secreto" que contempla la Ley General Tributaria.

Además, ha insistido en que no tiene relevancia penal que se acoja a la regularización, ya que la amnistía no exime de responsabilidades a quien está incurso en un procedimiento judicial o administrativo.

Ha recordado que el Gobierno pretende modificar ese punto de la Ley Tributaria para que se puedan hacer públicos los nombres de los defraudadores fiscales "con mucha más propiedad y capacidad" porque "en este momento la transparencia es absolutamente clave".

El titular de Hacienda ha criticado las declaraciones políticas "muy graves" que se han vertido y que demuestra, ha dicho, que "todo es gratis" y que se pueden decir todo tipo de cosas "sin consecuencias".

Una critica que ha extendido a los medios de comunicación que lanzan, ha apuntado, "infamias", "insinuaciones", sirven de "vehículo a campañas sucias" y lo hacen "sin pestañear".

"Esto hace mucho daño al sistema y a la democracia", ha subrayado antes de mostrar su esperanza en que el "rigor vuelva algún día".

El ministro ha insistido, por último, en defender la amnistía fiscal que impulsó su departamento y que ha permitido mejorar los ingresos tributarios.

Según Montoro, la regularización ha sido una medida "extraordinaria", "excepcional y no repetible" que se ha adoptado en un año, el 2012, donde el colapso de España era una realidad.

"No entiendo que cuando conseguimos una mayor recaudación ustedes dicen que no hemos beneficiado a nadie, es que es genial", ha ironizado el ministro, para quien la gestión política "se mide con resultados" y los suyos han sido "traer más dinero" y "más equidad" a la Hacienda Pública.

Ha contrapuesto además esa política a la de "otros" que bajo la "gran bóveda del Gobierno de izquierdas" tomaron medidas que provocaron una reducción de la recaudación e incluso permitieron que algunas empresas "no pagaran impuestos" e hicieron leyes posteriores para que "quedaran dentro de la legalidad".

Montoro ha dicho ser el "responsable político" de la respuesta que ha dado Hacienda sobre Bárcenas, y ha reiterado que la amnistía "no limpia el delito".

LA OPOSICIÓN PIDE "CLARIDAD"

Todos los portavoces de la oposición han pedido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "claridad" sobre los datos fiscales de Luis Bárcenas.

El portavoz del PSOE, Pedro Saura, ha pedido la dimisión del ministro del ministro Cristóbal Montoro y le ha retado directamente a confesar si, como dirigente del PP, cobró "dinero b" en "sobres". Saura ha proclamado que la amnistía fiscal "se diseñó para que centenares de Bárcenas se pudieran acoger a ella", y se ha preguntado "qué habría sucedido si no hubiera tenido éxito la comisión rogatoria" por la que se descubrió la supuesta cuenta de 22 millones de euros atribuida al extesorero del PP.

El portavoz socialista considera que la amnistía que "ha favorecido el blanqueo de capitales y la corrupción" como han denunciado hasta los propios inspectores de Hacienda. "Usted sabía que la amnistía de diseñó para favorecer a estos presuntos defraudadores.

Saura ha puesto en duda las cifras aportadas por el ministro, pero ha destacado que, asumiendo que hayan aflorado 40.000 millones y que se hayan recaudado 1.200 millones, los defraudadores no han tributado al 10 por ciento, sino al 3, lo que supone "un escándalo".

Saura se ha referido al 'caso Bárcenas' y ha instado a Montoro a dimitir si "se confirma" que, como dice su defensa, el exsenador del PP se ha beneficiado de este procedimiento especial.

El diputado de CiU Josep Sánchez Llibre ha dicho entender que la ley no permita a Montoro dar nombres sobre las personas que se han acogido a la "amnistía", pero ha pedido a Montoro un esfuerzo de "transparencia" en el caso de Bárcenas, para que los grupos parlamentarios puedan saber "exactamente por dónde han ido los hechos". Sánchez Llibre también ha considerado que el Gobierno ha "fracasado" en la recaudación obtenida con la "amnistía", porque se ha recaudado la mitad de lo inicialmente previsto.

Desde Izquierda Unida, José Luis Centella, ha remarcado el hecho de que Montoro no haya aclarado si Bárcenas se acogió a la amnistía fiscal y le ha exigido que sea "valiente" y explique si es verdad que se pagaron sobresueldos en B a altos cargos del PP.

Por su parte, Laia Ortiz, de ICV, ha vuelto a pedir la dimisión de Montoro porque, a su juicio, se ha reído "en la cara" de los ciudadanos con una amnistía fiscal del "todo por la pasta" que ha supuesto una "estafa" para quienes pagan puntualmente sus impuestos.

Ortiz ha calificado de "escándalo" que el tipo medio de tributación de esta regularización se haya podido situar en el 3 por ciento, y ha alertado de que "la situación es de polvorín social. Estamos ante un régimen que se está desmoronando".

Para el diputado de UPyD Álvaro Anchuelo, Montoro ha demostrado hoy "cierta sordera" frente a la opinión de la sociedad sobre la amnistía, que en su opinión ha consistido en "levantar la mano", así como "maquillar el fracaso" de la recaudación y permitir el blanqueo de dinero negro con mucha más facilidad. "No me atrevo a afirmar que usted voluntariamente haya favorecido la corrupción política, pero sí que las medidas que adoptó en la amnistía fiscal la han favorecido", ha asegurado. UPyD ha pedido a Montoro que se revisen todos los expedientes ligados a la amnistía y que, si hay indicios de irregularidad, se remitan al SEPBLAC, la Fiscalía y los inspectores de Hacienda.

Por el PNV, el diputado Pedro Azpiazu ha invitado a Montoro a librar "la guerra contra los chorizos" porque la crisis ha permitido destapar que "hay demasiados ladrones y aprovechados" en torno a la política y a las finanzas.

"Usted debería ser lo más claro posible para que la ciudadanía lo entienda", ha dicho al ministro la portavoz del BNG, Olaia Fernández Dávila, para quien ha sido más importante lo que Montoro "no ha dicho" en su comparecencia, en alusión al caso Bárcenas.

El portavoz de ERC, Alfred Bosch, ha rechazado que el PP pretenda poner el "ventilador" para decir que todos los políticos "son iguales". Para Bosch, de la "cueva" parece que ya ha salido Alí Babá, y ahora hace falta que salgan "los cuarenta ladrones".

Desde Amaiur, Rafael Larreina, ha criticado que el Gobierno haya recortado sueldos y derechos sociales al mismo tiempo que recorta también lo que tienen que pagar a Hacienda los defraudadores.

Finalmente, la portavoz del PP en este debate, Ana Madrazo, ha defendido la honradez de los miembros de su partido, ha desmentido "rotundamente" que con la amnistía se pueda blanquear dinero de actividades ilícitas y ha defendido esta regularización especial en un momento de necesidad "extrema" de mayores ingresos tributarios.