Miles de personas se manifestan en toda España contra los recortes y el paro

Alrededor de 50.000 personas se han manifestado en Madrid convocadas por la Cumbre Social -que forman 150 organizaciones sociales y sindicales- para protestar contra la alta tasa de paro y para pedir una regeneración democrática por el nivel de corrupción.

Tras finalizar la manifestación de Madrid, una portavoz de la Cumbre ha asegurado que en 60 ciudades españolas han salido a la calle unas 300.000 personas, de las que 66.000 han sido en Cataluña, 50.000 en la capital de España, 30.000 en la Comunidad Valenciana y 20.000 en Asturias.

Como es habitual, los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han encabezado la manifestación de Madrid, en la que también ha estado su homólogo en USO, Julio Salazar, y el coordinador general de IU, Cayo Lara.

Toxo ha denunciado que la política del Gobierno está siguiendo el "dictado de Alemania" y está provocando un retroceso democrático y una "tormenta perfecta" en términos de desempleo y de recortes sociales.

Méndez ha pedido que la jornada de protesta fuese una expresión de rechazo "muy clara" a la política del Gobierno porque está basada en "falsedades" y está provocando un paro "brutal" y un alejamiento de los ciudadanos de las instituciones democráticas.

El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha declarado a los medios que esta protesta es contra los "recortes" y la política económica del gobierno.

"Cuanto más llenos están los bolsillos de algunos miembros del PP, más vacíos están los bolsillos de los ciudadanos", ha dicho en referencia al supuesto pago de sobresueldos del extesorero popular Luis Bárcenas a integrantes del partido.

Por su parte, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha escrito en su cuenta de la red social Twitter que "el PSOE, inmerso en una profunda e interminable crisis, no es capaz de presentar ninguna alternativa y sólo se suma a todas las protestas".

En el manifiesto que se ha leído en la Puerta del Sol se alerta de que la corrupción y los recortes socavan la confianza en las instituciones y amenazan "seriamente" la convivencia democrática.

La manifestación más numerosa ha sido en Barcelona, 60.000 personas -según los sindicatos, 20.000 para la Guardia Urbana- y han sido convocados por la Plataforma Sindical Unitaria de los Servicios Públicos.

Durante la marcha se ha gritado contra el progresivo empobrecimiento de la población, los continuos recortes de los servicios públicos y los escándalos de corrupción.

En el caso de Andalucía, cientos de personas han participado en las concentraciones convocadas en todas las capitales andaluzas (excepto Almería) y en Algeciras (Cádiz).

En Valencia los manifestantes -unos 15.000 según los organizadores, la Policía no ha dado cifras- han pedido a los políticos que "rescaten a la ciudadanía".

Entre 8.000 personas según los organizadores y 2.650 según la Delegación del Gobierno se han manifestado en las cinco capitales de provincia de Castilla-La Mancha.

Decenas de miles de personas han salido a las calles de las capitales de provincia de Castilla y León, especialmente en Valladolid, donde unas 4.500 personas, según fuentes de la Policía, y más de 7.000, según los convocantes, han recorrido el centro de la ciudad.

En la manifestación de Pamplona han participado unas 3.000 personas, según los organizadores, y unas 1.000 según la Policía Municipal y se han escuchado numerosas alusiones a la polémica por el cobro de dietas en Caja Navarra.

Unas 500 personas han participado en la protesta de Palma de Mallorca, en la que se ha pedido un cambio "radical y urgente" de la política económica nacional y autonómica.

En Murcia y Cartagena unas 3.000 personas han pedido renegociar el déficit que asfixia a las finanzas murcianas; en Logroño han acudido alrededor de 2.500; y en Extremadura han sido 2.000 personas las que han salido a la calle.

En Las Palmas de Gran Canaria, los manifestantes han coreado gritos de "Soria y Rivero trabajan para el banquero" y Gobierno canario, gobierno de empresarios", mientras que en Santa Cruz de Tenerife, la manifestación prevista quedó reducida a una concentración en el lugar de partida, al acudir solamente entre 200 y 300 personas.

La convocatoria ha sido secundada en Santander por unas 1.500 personas, 5.000 según los organizadores, con el protagonismo de los trabajadores de Sniace en Torrelavega, que tiene en marcha un expediente de regulación de empleo que afecta a 300 de sus empleados.

Miles de personas se han manifestado en Gijón para protestar contra el paro y la corrupción política que está alcanzando "niveles insoportables" en el país.

En Zaragoza, Puri Novella, en representación de Cumbre Social en Aragón, ha dicho que, a pesar de que hay cada día una manifestación, "la gente responde y sale a la calle".

SINDICATOS CONTRA LA AUSTERIDAD

Los secretarios generales de CC.OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, han denunciado que las políticas de austeridad suponen un "suicidio" en términos sociales y de empleo, y han afirmado que las movilizaciones convocadas por la Cumbre Social "son una magnífica oportunidad para expresar el rechazo a las políticas del Gobierno y para pedir la reactivación del empleo y la democracia".

Durante la rueda de prensa previa a la manifestación de Madrid 'Contra el paro, y por la regeneración de la democracia' convocada por la Cumbre Social, los dirigentes sindicales han denunciado que la Unión Europea sigue "empecinada" en mantener las políticas de austeridad que, "a todas luces", están demostrando su "ineficacia".

El secretario general de CC.OO ha señalado que en la UE "están decididos a mantener por toda una década, hasta 2020, las políticas de austeridad que se traducen en recortes y ajustes y en el deterioro del marco de convivencia y de los derechos del mundo del trabajo, con ese corolario de desempleo creciente que en España crece de reforma imparable"

Toxo ha señalado también que en España "se dan cita todos los peores elementos peores que se puede dar en el marco de una crisis". Así, ha comparado la situación en el país como "una tormenta perfecta" que, a su juicio, "anuncia el fin de un ciclo" ya que la crisis económica trae consigo también "una crisis social, de empleo y democrática que, es política e institucional".

Según ha señalado Méndez esta movilización es "una expresión de rechazo muy clara contra la política del Gobierno" que, a su juicio, "está basada en falsedades" y "está provocando un aumento de la destrucción de empleo, un incremento de las desigualdades y la pobreza y un alejamiento de los ciudadanos de las instituciones, cuando con motivo de la crisis es más necesario un acercamiento".

"Las movilizaciones son una expresión rotunda de rechazo un paro brutal", ha apuntado el líder de UGT, que ha alertado de que se está registrando un incremento del rechazo a la corrupción y un "sí rotundo" a las políticas por el empleo, de derechos sociales y de regeneración democrática.

Preguntados por si contemplan la convocatoria de una huelga general, los líderes sindicales han asegurado no las descartan aunque han subrayado que "no está en la agenda" por el momento.

Por su parte, el secretario general de la Unión Sindical Obrera de Madrid, Julio Salazar, quien ha señalado que los miembros de la Cumbre Social quieren "hacer llegar a los que tienen el poder político y económico en el país la necesidad de reducir las políticas que están provocando el deterioro del empleo y de los derechos de la mayoría de la trabajadores".

Del mismo modo, ha denunciado que el Ejecutivo esté "representando y defendiendo a las grandes corporaciones que están pagando la crisis con más crisis y que está tapando los desmanes de los defraudadores y los corruptos". "Siguen utilizando la Constitución como coartada de intereses bastardos", ha denunciado.