Miguel Ricart está en Barcelona tras llegar en autobús desde Córdoba

Miguel Ricart, condenado por el tripe crimen de Alcàsser y liberado al anularse la 'doctrina Parot', ha viajado este jueves desde Córdoba hasta Barcelona en autobús, segun han confirmado fuentes de policiales. Según ha avanzado 'La Vanguardia', Ricardt ha llegado sobre las 14.00 a la Estació del Nord de Barcelona en un autobús que ha partido de Córdoba a primera hora de la mañana.

Fuentes policiales han asegurado que Ricart ha cogido un autobús de línea regular a primera hora de la mañana en Córdoba con dirección Barcelona y ha llegado a la capital catalana sobre las 14 horas.

La Policía Nacional ha comunicado a los Mossos d'Esquadra la llegada de Ricart, y ahora la policía catalana le realizará una "vigilancia no invasiva", siguiendo las directrices de la Fiscalía, han explicado fuentes de la Conselleria de Interior.

Ricart podría haber viajado a Barcelona con la intención de desplazarse desde la capital catalana a algún país extranjero, aunque este extremo es desconocido por la policía.

Un hombre que ha viajado en el mismo autobús que Ricart ha explicado a Efe que él venía desde Sevilla y que en algún punto del trayecto se ha subido Miquel Ricart acompañado "de un sacerdote y de otras personas que parecían ser policías". este testigo ha confirmado que Ricart y el sacerdote han bajado del autobús en la estación del Norte, junto al Arco de Triunfo, y que iba "muy tapado".

El conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha convocado para las 18 horas de hoy una comparecencia ante los medios de comunicación para ampliar los detalles de la llegada de Ricart a Barcelona.

Según Instituciones Penitenciarias, Ricart, que ha pasado 21 años en prisión encarcelado por este crimen del año 1992, por el que fue condenado a 170 años, "no tiene pronóstico favorable de reinserción".

Ricart fue la única persona condenada por el asesinato de Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández, las niñas de 14 y 15 años que desaparecieron en noviembre de 1992 y cuyos cuerpos fueron localizados en el paraje de La Romana el 27 de enero de 1993; el otro considerado autor de este suceso, Antonio Anglés, huyó y figura en paradero desconocido desde entonces.

AYER ABANDONABA MADRID RUMBO AL SUR

Un dia después de que Miguel Ricart, el asesino de las niñas de Alcasser abandonará Madrid rumbo al sur, tal y como informó ayer en exclusiva Telemadrid, la Subdelegación del Gobierno en Córdoba aseguraba hoy "no tener constancia" de que Miguel Ricart, condenado en el año 1997 a 170 años de prisión por el secuestro, violación y asesinato de Míriam, Toñi y Desirée, y puesto en libertad el viernes pasado tras la anulación de la doctrina 'Parot', estuviera en la capital cordobesa.

Así lo manifestaban de manera "tajante" fuentes de la administración estatal en la provincia, después de que la prensa provincial publicara, tras la información de Telemadrid, que Miguel Ricart había viajado en la tarde de este miércoles en AVE desde Madrid, en dirección a Andalucía, tras pasar varios días en una pensión de la capital madrileña, próxima a la Glorieta de Carlos V, en las inmediaciones de la estación de Atocha.

Al respecto, el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto hacía un llamamiento "a la calma" porque Miguel Ricart "no está en Córdoba", ni existe "ningún motivo de alarma". Nieto aclara que "por parte de quien tiene la competencia y mucha más información que nosotros", le aseguran que "este señor no está en Córdoba".

Mientras, el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, destacaba el martes que se extremarían "las medidas de vigilancia" ante la posibilidad de que pudiera llegar a Córdoba, algo que "lamentaría", según apuntó.

El superior de la Comunidad de los Trinitarios en Córdoba, Pedro Huerta, desmintió "rotundamente" que acojan a Miguel Ricart, ni que "algún religioso de esta comunidad haya estado o esté en contacto con él, invitándole a venir a Córdoba y en concreto a la casa de la comunidad". "Ninguna de las obras sociales" que se realizan en la comunidad "incluye acogida a exreclusos", de manera que "no contar con este recurso hace imposible que se dé acogida a Ricart ni a ningún otro recluso o exrecluso", sostenía después de los rumores surgidos sobre la posibilidad de que estuviera en dicha comunidad.

Miguel Ricart salió de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) a las 17,42 horas del pasado viernes. Ante el aluvión de periodistas congregados a las puertas de la prisión, Miguel Ricart salió de la misma con el rostro cubierto por una braga polar y un gorro de color negro, sólo mostrando sus ojos. Previamente la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia acordó ese viernes su inmediata puesta en libertad.

Ricart fue la única persona condenada por el asesinato de Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández, las niñas de 14 y 15 años que desaparecieron en noviembre de 1992 y cuyos cuerpos fueron localizados en el paraje de La Romana el 27 de enero de 1993. El otro considerado autor de este suceso, Antonio Anglés, huyó y figura en paradero desconocido desde entonces.