Méndez de Vigo dice que el 155 se aplicara "con prudencia e inteligencia" en educación

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, se ha comprometido hoy a aplicar, si lo decide el Senado, el artículo 155 de la Constitución "con prudencia e inteligencia" en la escuela catalana porque lo que le importan "son los alumnos y las familias". Esta es la respuesta del ministro a la interpelación en el Congreso del diputado de ERC Joan Oloriz "en defensa de la escuela catalana", en la que el político catalán ha pedido que "se actúe con prudencia cuando se aplique el 155".

Oloriz, que ha expresado su esperanza de que Méndez de Vigo "esté de acuerdo con que la escuela catalana que funciona no se toca", ha expresado su confusión por "algunas respuestas de carácter bipolar" del ministro. "Desconozco si hablo con el ministro imprudente que decía hace quince días a la prensa que condena el adoctrinamiento y propone reformar la constitución para evitarlo" o con el "prudente" y "placebo que me ha contestado a mí" en el Congreso.

Méndez de Vigo ha manifestado que no cree "ser bipolar" y se ha mostrado partidario de investigar "casos concretos" y evitar que "actitudes personales salpiquen al resto".

El responsable de Educación ha reiterado que el Gobierno no menosprecia la lengua catalana, "como demuestra el plurilingüismo existente en las comunidades" y ha asegurado que "no se puede consentir que por actos de personas determinadas, al final se lance una mancha de sospecha sobre toda la educación".

"Cuando alguien incumple la ley hay que sancionar a esa persona, no hay que lanzar una amenaza de sospecha en todo el sistema", ha insistido el ministro, que ha recordado que ha enviado dos requerimientos a la Consejería de Educación de Cataluña después de que algunos padres hayan denunciado "actuaciones chocantes en algunos colegios".

En este sentido, ha explicado que cuando se producen actuaciones irregulares "quien tiene la obligación de inspeccionar es la administración educativa autonómica como responsable", ya que la estatal "es subsidiaria".

Pero, en el caso de que la autonómica no actúe y si el Ministerio ha recibido alguna denuncia, "es su deber" actuar para transmitir a la Consejería correspondiente lo sucedido.

Tras reiterar que está a la espera de la respuesta de la Consejería de Educación catalana a los dos requerimientos enviados, Méndez de Vigo ha resaltado que "si no me responde o lo hace de manera que no me satisface, acudiré a los tribunales para salvaguardar el derecho de los niños".

El ministro ha asegurado que "no hay ningún apriori en contra del sistema educativo catalán" y se ha vuelto a referir a la subcomisión que trabaja en un pacto educativo como el foro en el que "analizar las cosas y ver lo que se puede modificar, pero no a la defensiva".

ABOGA POR NO MODIFICAR LA DISTRIBUCIÓN COMPETENCIAL DE LA EDUCACIÓN

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha abogado hoy por no cambiar la distribución competencial de la educación pues, aunque que hay comunidades autónomas con mejores resultados académicos que otras, cree que el problema no reside en una mayor o menor competencia sino en cómo se ejerce. Lo ha asegurado durante su comparecencia, a petición propia, ante la Subcomisión del Congreso para un Pacto de Estado Social y Político por la Educación, donde ha destacado que el problema no pasa por una "mayor o menor centralización".

Así, ha defendido no cambiar "la distribución competencial" de la educación y ha pedido trabajar para acabar con las desigualdades entre el nivel educativo del alumnado por autonomías, que pueden llegar hasta a un curso de diferencia.

Asimismo, ha comentado que la futura ley educativa que salga del Pacto tiene que ser "flexible" con la distinta realidad autonómica.

Por otro lado, ha pedido "reflexionar" sobre la inspección educativa que tiene, en su opinión, un papel "relevante".