Mato propone elevar a los 16 años la edad mínima de consentimiento sexual

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha propuesto a los grupos parlamentarios elevar de los 13 a los 16 años la edad mínima de consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos.

Mato lo ha anunciado durante su intervención en la Comisión de Igualdad del Congreso, que ha comenzado dando el pésame a las familias de las 22 mujeres asesinadas en lo que va de año por sus parejas o exparejas.

"Después de un periodo de consulta con las organizaciones de infancia quiero plantear a los grupos políticos el proyecto de establecer la edad mínima de consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos en los 16 años", ha señalado.

De esta manera "lucharemos mas eficazmente contra los abusos que se cometen contra los menores y nos acercaremos a la edad media establecida en el resto de los países de nuestro entorno".

Durante la presentación del Plan de Infancia y Adolescencia el pasado mes de abril, la ministra de Sanidad anunció la decisión del Gobierno de elevar la edad mínima de consentimiento sexual que en la actualidad está establecida en los 13 años "una de las más bajas de los países de nuestro entorno".

La decisión de aumentar esta edad mínima -ha explicado- sigue las recomendaciones del Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas de 2007 con el fin de evitar abusos de adultos a menores y luchar más eficazmente contra la pederastia.

En este sentido, ha explicado que el Consejo de Europa "considera que por debajo de los 15 años un niño no puede dar su consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos", ha explicado Mato.

Por todo ello, la ministra de Sanidad ha propuesto a los grupos políticos elevar a 16 la edad mínima de consentimiento para mantener relaciones sexuales con adultos.

ESTRATEGIA VIOLENCIA DE GENERO

La ministra ha condenando a su vez la muerte de las 22 víctimas de violencia de género en lo que va de 2013, así como la de los 3 menores que la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha confirmado, a la vez que ha transmitido su solidaridad a los 24 niños que han quedado huérfanos por esta causa.

Sobre la Estrategia de Erradicación de Violencia de Género, Mato ha señalado que la estrategia ha contado con las aportaciones de Ministerios, comunidades autónomas, Fiscalía, Consejo Genreal del Poder Judicial y del Observatorio Estatal de Violencia contra la Mujer, así como de las asociaciones de mujeres.

Se articulará en torno a los cuatro principales problemas, según ha detallado: el silencio de las mujeres y su entorno, la necesidad de una respuesta personalizada, la atención a los grupos vulnerables y las otras formas de violencia contra la mujer (matrimonios forzados, mutilación genital y trata con fines de explotación sexual).

Además, ha subrayado que la Reforma del Código Penal suprimirá las infracciones penales de falta en este ámbito, convirtiéndolas en delitos y se hará más difícil evitar las penas de prisión para los condenados por maltrato, a la vez que extenderá la medida de libertad vigilada a los delitos de violencia de género.

Sobre este asunto ha reiterado que no desaparecerá el agravante de la presencia del menor en una agresión machista, precepto que había desaparecido en el borrador de la reforma, según ha dicho, por un "mero error técnico" que "será subsanado".

Asimismo, ha anunciado que, en la próxima Conferencia Sectorial de Igualdad se aprobará una propuesta para la coordinación y la puesta en marcha de los planes personalizados, que culminará con el objetivo de la "ventanilla única".

PLAN ESTRATEGICO DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

En su intervención Mato también ha avanzado que el Gobierno ultima un Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades, cuyos ejes se centrarán en el empleo y el emprendimiento, la conciliación.

Así, ha detallado que este plan se articulará en siete ejes, más de 30 objetivos y más de 180 medidas, aparte de contar con una dotación presupuestaria de los 5.200 millones de euros del Plan de infancia y adolescencia, y de 1.593 millones de euros en la Estrategia de erradicación de violencia de género 2013-2016, compuesta por 250 medidas para proteger a mujeres y niños.

Con ello, ha destacado que el plan presta especial atención a las mujeres rurales, así como a las víctimas de discriminación, en riesgo de vulnerabilidad, personas con discapacidad o pertenecientes a grupos étnicos y, por ello ha insistido en que los ejes del plan se dirigen a ellos.

Además, se incluyen en este grupo desempleadas de larga duración, pues el Empleo y la lucha contra la discriminación salarial forman parte del plan, aparte de la conciliación, la violencia de género, la participación de las mujeres, la educación, el desarrollo de acciones en el marco de otras políticas sectoriales e instrumentos para integrar el principio de igualdad en las políticas del Gobierno.

Entre las medidas relacionadas con el empleo, la ministra ha asegurado que se favorecerá la empleabilidad de mujeres vulnerables y se estudiará la fiscalidad y el sistema de algunas prestaciones públicas para detectar posibles desigualdades y "corregir posibles elementos desincentivadores sobre el empleo de la mujer".

Sobre la conciliación, la responsable de Sanidad ha indicado que los objetivos se van a desarrollar a través del Plan Integral de Apoyo a la Familia, mientras que sobre la participación de las mujeres se van a proponer acuerdos voluntarios con las empresas para adoptar medidas que aceleren la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad.