El jefe de prensa de Matas reconoce contratos falsos para cumplir sus órdenes

Joan Martorell, que fue jefe de prensa del expresidente balear Jaume Matas, ha reconocido que se falsearon informes y contratos para cumplir las órdenes del exmandatario autonómico en el sentido de retribuir al periodista Antonio Alemany, quien le escribía sus discursos más importantes.

Martorell ha declarado esta tarde como acusado en la vista por una pieza del caso Palma Arena que se juzga desde hoy en la Audiencia de Palma y ha reconocido ante el tribunal que ha alcanzado un pacto con la Fiscalía Anticorrupción reconociendo la autoría de algunos delitos a cambio de una rebaja de la pena.

El acusado ostentó el cargo de director general de Comunicación desde julio de 2003, cuando fue nombrado por Matas, y como tal tuvo conocimiento de un concurso adjudicado a la agencia de comunicación Nimbus por unos 4.500 euros al mes que tenía como fin el análisis de la imagen del Govern.

Sin embargo, según ha reconocido el propio acusado, este contrato adjudicado a Nimbus jamás se realizó y sirvió realmente para encubrir los pagos al periodista Antonio Alemany.

Martorell ha dicho que hasta 2005, cuando se prorrogó, no supo de este concurso, y ha reconocido que entonces redactó un informe avalando dicha prórroga a sabiendas de que el objeto del mismo era falso.

"Entendí que era la forma de tramitar la cuestión y lo di por bueno", ha afirmado respecto al concurso, y ha añadido que firmó las facturas de Nimbus por confianza en los servicios técnicos.

"Lo firmaba todo", ha asegurado, una frase que luego la magistrada presidente de la Sección Primera, Margarita Beltrán, ha puesto en duda en el sentido de no comprender cómo podía firmar "indiscriminadamente, masivamente, compulsivamente".

Además, Martorell ha dicho que la orden de llevar a cabo este concurso "solo" podía venir de Matas, ya que "tratándose de lo que se trataba, procedía del presidente" y no podía partir de otra persona.

"No creo que fuera ajeno al concurso", ha insistido, al tiempo que ha afirmado que Matas "estaba muy pendiente de todos los temas del departamento de comunicación".

Aunque ha asegurado que entonces presidente balear nunca le obligó a hacer nada ilegal, ha explicado que firmó este informe falso porque obedecía sus órdenes, en el sentido de que debía cumplir todo lo que pidiese Alemany.

También ha reconocido la falsedad de un contrato directo por unos 12.000 euros adjudicado a Alemany para elaborar unos reportajes sobre turismo y deporte que, según ha dicho, jamás se hicieron.

El exjefe de prensa de Matas ha explicado que la finalidad última de este contrato, que contemplaba la cantidad límite para que pudiera ser directo y sin necesidad de concurso, era retribuir a Alemany con un dinero extra por sus servicios al expresidente.

Finalmente, el fiscal Pedro Horrach ha preguntado al periodista sobre la tercera vertiente de esta pieza, una subvención del Govern a Alemany por valor de unos 450.000 euros para poner en marcha la Agencia Balear de Noticias, una ayuda que el periodista no habría podido percibir de haber sido contratado directamente por el Govern como asesor de Matas.

Martorell ha afirmado que antes de que se publicaran las subvenciones para este proyecto, Matas le dijo que era interesante y que había que apoyarlo económicamente.

Ha agregado que, a su juicio, sin el visto bueno del presidente la subvención no se habría dado, ya que Matas "tenía una capacidad de trabajo, de análisis y control que prácticamente no había nada del Govern de lo que no estuviera informado o partiera de sus decisiones".

Tras el interrogatorio de Martorell se ha celebrado un receso de quince minutos, tras lo que el juicio se reanuda con la declaración de otro de los acusados, el propietario de Nimbus, Miquel Romero, que será el cuarto de los seis imputados en declarar.

ABUCHEADO A LA EMTRADA DE LA AUDIENCIA

Medio centenar de personas han recibido hoy al expresidente del Govern Jaume Matas con gritos de "ladrón", "chulo" y "devuelve el dinero" a las puertas de la Audiencia de Palma, donde hoy comenzará el juicio de la primera causa del caso Palma Arena por varios delitos de corrupción. En medio de una gran expectación, Matas ha sido el último de los seis acusados en este proceso en llegar a la Audiencia, en torno a las 9.50 horas, acompañado de su abogado, Antonio Alberca, para ser juzgado por supuestos pagos fraudulentos con fondos públicos de 483.186 euros al periodista que le escribía los discursos, y ha sido acogido con gritos y silbidos.

También había frente a la Audiencia varias pancartas en las que se pueden leer frases de "Familias con hijos los echan de sus casas y tú con el dinero robado al pueblo" y "5 millones de parados, devuelve lo robado al pueblo".

Los primeros en entrar en la sede judicial han sido los fiscales anticorrupción Juan Carrau y Pedro Horrach, que piden para el expresidente balear una condena a 15 años de inhabilitación absoluta por los delitos de malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial, prevaricación, tráfico de influencias y fraude. También han llegado los miembros del tribunal que juzgará a Matas, los jueces Margarita Beltrán, Rocío Martín y Juan Jiménez.

Antes que el expresidente balear y exministro de Medio Ambiente, han ido llegando los demás acusados: el empresario de Nimbus Miguel Romero; la exjefa de gabinete de Matas María Umbert; la que fue directora de gabinete de Matas Dulce Linares; y el exdirector general de Comunicación del Govern balear Joan Martorell. Un total de 150 periodistas, varios de ellos de medios de comunicación internacionales, están acreditados para cubrir este primer juicio por una de las 26 piezas separadas en las que se divide el caso Palma Arena.

ACUSADA AVALA LA CALIDAD DE DISCURSOS DE ALEMANY, QUE ENCARGÓ EL PROPIO MATAS

María Umbert, que fue jefa de gabinete de Jaume Matas en el año 2003, ha avalado hoy la "calidad literaria" y el "calado político" de los discursos que escribía el periodista Antonio Alemany al expresidente balear, unos textos que se ha confesado incapaz de hacer y que, según ha dicho, encargó personalmente Matas. Durante su interrogatorio como acusada en el primer juicio del caso Palma Arena que ha comenzado hoy en la Audiencia de Palma, Umbert, quien fue nombrada luego por Matas directora de la radiotelevisión autonómica, ha afirmado que Alemany, también acusado, elaboraba los discursos de Matas para los actos "de más calado y más repercusión", así como los que tenían "carácter más político".

Ella, en cambio, hacía los discursos para actos "cotidianos" y de menos relevancia, ha explicado, y preguntada por el fiscal Pedro Horrach si en el gabinete de comunicación del Govern no había nadie más capaz de hacerlos, ha dicho que sí, pero ha puntualizado que no se sentía "capaz" de elaborar textos como los de Alemany, que ha calificado "de un calado político y calidad literaria superior".

La pieza del caso Palma Arena que sienta en el banquillo a partir de hoy a Matas y otras cinco personas versa sobre los presuntos pagos fraudulentos del Govern de Matas (2003-2007) por valor de 483.186 euros a Alemany. Aunque en principio Matas, que se enfrenta a una petición fiscal de 8 años y medio, iba a ser el primero en declarar, finalmente lo hará el último.