Marjaliza reconoce que pagó campañas electorales del PP, PSOE e IU

El empresario David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica
El empresario David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica |Telemadrid

David Marjaliza, considerado el cerebro de la trama Púnica, ha reconocido hoy en el Congreso que pagó gastos de campañas electorales no solo del PP, sino también del PSOE y de Izquierda Unida.

En su comparecencia ante la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP abierta en la Cámara Baja, Marjaliza ha admitido estos pagos y ha pedido en varias ocasiones que no se centre toda la atención sobre el pago de comisiones al PP, ya que, según ha denunciado, también afectaba a otras formaciones.

Marjaliza ha sugerido también que no conoce empresa que no fuera donante de las campañas electorales de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre. "¿Y cuál no fue donante?", ha asegurado irónico, tras dejar claro que el sistema del cobro de comisiones y de financiar campañas por adjudicaciones inmobiliarias de suelo público implicaba a todos los partidos de aquellos ayuntamientos en los que trabajaba, "cada uno en su proporción".

COLABORARÁ CON LA JUSTICIA "HASTA EL FINAL" AUNQUE LE "PEGUEN UN TIRO"

El empresario David Marjaliza se mostró arrepentido por sus actividades pasadas y aseguró que llegará "hasta el final" en su colaboración con la Justicia, aunque le "peguen un tiro" por ello.

Durante su comparecencia se remitió continuamente a lo expresado en los juzgados, al ratificarse "al 100% en lo dicho en sede judicial", y aseguró que si volviera a nacer "no" actuaría de la misma manera porque "no vale la pena". "He decidido colaborar con la Justicia y, desde que tomé la decisión, voy a llegar hasta el final, más allá de que me peguen un tiro", dijo con vehemencia Marjaliza.

Prometió seguir "diciendo la verdad" en sede judicial y demostrar los hechos que vivió en su actividad profesional con "papeles". "Puedo contribuir a contar lo que hice y cómo lo hice y ustedes, que son los que legislan, legislen para que no vuelva a pasar", solicitó.

INETERIOR LE HA PUESTO PROTECCIÓN POLICIAL

Además, confirmó que el Ministerio del Interior le ha puesto protección policial.

La diputada de Podemos Carolina Bescansa le preguntó si temía por su integridad física, a lo que el empresario dijo que no temía por la suya pero que "uno sufre más por su familia, su mujer y su hijo". Si bien, dijo desconocer qué personas son las que le están amenazando y si se trata de empresas de Granados o de gente del PP. "Yo no sé de quién vienen", señaló, al tiempo que admitió que en este momento siente "pena" y explicó que se ha decidido a colaborar principalmente para no perderse la infancia de su hijo.

"Mi abogado me dijo que si colaboraba podría mermar sustancialmente la entrada en prisión y tengo un hijo de 9 años, que es lo que me hizo realmente esos días pensar que yo quería ver crecer a mi hijo", respondió al portavoz de ERC, Joan Tardà, cuando le preguntó por los motivos que le han llevado a contar lo que sabe. Es más, llegó a reconocer que siente arrepentimiento y que estuvo "muchas noches sin dormir" antes de que le cogiera la Guardia Civil. Expuso que era "complicado bajarse" de la situación en la que estaba inmerso porque tenía "mucha gente" a su cargo, "y si no tenía obras o viviendas les tenía que despedir".

Ante las preguntas de Toni Cantó, de Ciudadanos, dijo que cuando daba dinero "no" utilizaba ningún justificante y que "algunas veces sí y otras no" lo hacía a cambio de algo. "Cuando llegaban las campañas, tocaba pagar...", relató, y puso como ejemplo que "cuando llega tu cumpleaños, hay que pagar la fiesta". En todo este entramado, aseguró que trataba directamente con Paco, refiriéndose a Francisco Granados. Las facturas que empleaba, indicó, eran "verdaderas". El alquiler de un coche para una campaña, por ejemplo, podría servir de justificante.

"Llegaron dos señores de verde y me detuvieron", explicó sobre el momento en el que entró en prisión, de donde salió por haber pagado 100.000 euros de fianza. "Si no se apoquinaba, uno no tiraba hacia delante su empresa, ¿no?", le preguntó Tardá, ante lo que Marjaliza respondió que "así" era.

Sostuvo que a él le dieron "un trocito de la tarta muy pequeño", ya que ésta "era mucho más grande" dadas las miles de viviendas que había. "Quien quería vivienda protegida tenía que pasar por algún, digamos, contacto", señaló.

Sin embargo, sí reconoció haber pagado campañas electorales al PP, pero también al PSOE e Izquierda Unida y aseguró que aún le quedan asuntos que "ampliar" en sede judicial en este sentido, por lo que prefirió reservar esa información por el momento. "Con todos los partidos que en aquel momento estaban en el arco del ámbito en el que yo trabajaba, fundamentalmente", dijo cuando Joan Baldoví, de Compromís, le preguntó con qué partidos tenía negocios.

Seguidamente, en respuesta a si pagó actos del PP, se ratificó en lo dicho y añadió: "Y lo que me queda por decir, ya lo diré y no lo he dicho todavía, no puedo decir que sí porque no me deja el abogado que diga que sí". En cuanto a su relación con Granados, indicó que antes de que se judicializase el caso era "buena", "durante no tuvimos relaciones y después no nos hemos vuelto a ver". "Cada uno tenemos nuestra línea de defensa y la suya es tan legítima como la mía", añadió.