JxSí y la CUP no llegan a un acuerdo en la considerada reunión definitiva

Artur Mas
Artur Mas |Telemadrid

La reunión considerada definitiva entre Junts pel Sí (JxSí) y la CUP ha finalizado sin acuerdo, según ha informado el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, en cuya sede se ha celebrado el encuentro, que ha durado una hora.

Sánchez ha dicho que, pese a todo, aún queda un "hilo de esperanza" en una rueda de prensa al término de la reunión de JxSi, la CUP y las entidades soberanistas, planteada como la última oportunidad antes de que el próximo domingo finalice el plazo para la investidura del presidente de la Generalitat.

ANC, Ómnium y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) han ejercido hoy como mediadores en una reunión de menos de una hora de duración en la sede de la Asamblea con la presencia de los negociadores de la CUP Eulàlia Reguant, Gabriela Serra y Hugo Alvira, los de JxSí Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Marta Rovira.

Sánchez ha afirmado que los negociadores "no han llegado a un acuerdo" ni han admitido las propuestas que planteaba la ANC, aunque ha asegurado que JxSí y CUP seguirán trabajando, pero a partir de ahora sin la mediación de las entidades: "Hemos finalizado la tarea que nos tocaba", ha añadido.

El presidente de la ANC ha constatado tras la reunión que "el clima de diálogo existe" entre Junts pel Sí y CUP, que ha dicho que seguirán dialogando por su cuenta aunque ha admitido que no tienen "un escenario concreto" sobre el que construir un acuerdo.

En este sentido, Sánchez ha admitido que, en estos momentos, el escenario político catalán está "más cerca" de unas nuevas elecciones en marzo que de un acuerdo entre las partes, aunque ha exigido a Junts pel Sí y a la CUP que trabajen "hasta el último minuto" para dar cumplimiento al mandato de las catalanas del 27S, porque no se puede "dar por cerrado el desacuerdo".

"Somos conscientes de que el acuerdo es muy difícil, pero pedimos que hagan último esfuerzo por los cientos de miles de personas que han hecho la revuelta más importante de España y Europa y por respeto al futuro del país", ha reclamado el presidente de la entidad independentista.

"Les hemos emplazado de forma inequívoca y ellos se han comprometido a tener una línea directa abierta permanente" en favor del diálogo, ha asegurado.

Sea cual sea el escenario a partir del lunes, tanto si hay investidura como si se convocan nuevas elecciones en marzo, Sánchez ha reconocido que habrá que hacer autocrítica ante los miles de catalanes "decepcionados", una autocrítica que en "ningún caso" supondrá "renunciar" al proyecto independentista.

MAS REITERA QUE NO DARÁ UN PASO ATRÁS

En una entrevista en TV3, Mas ha comentado la reunión entre JxSí, la CUP y las entidades soberanistas, en la que no estuvo presente, y ha reiterado que no dará un paso atrás para "preservar el principio que solo sumando" y "sin excluir a nadie" se puede desarrollar el proceso soberanista.

El líder de CDC ha afirmado que hoy "no se ha deshecho el nudo que tenemos desde hace tres meses" y, pese a que las partes han quedado en que seguirán los contactos mañana, ha admitido que todo esto es superdifícil".

"A estas alturas tras tres meses de negociaciones yo ahora veo difícil que esto se llegue a desbloquear", ha añadido Mas, que ha situado el sábado como último día posible para convocar un pleno para domingo -día en el que expira el plazo de la legislatura-, aunque en este caso se debería investir en un solo pleno con mayoría absoluta.

"Estamos muy al límite, margen de maniobra hay poco", ha añadido el presidente de la Generalitat en funciones. Ha lamentado que se le cuestione como candidato de JxSí cuando prometió que se iría al cabo de 18 meses, plazo establecido para culminar el proceso soberanista, y sin embargo, ha dicho, se le presenta ahora como una persona que quiere "agarrarse a la silla".

Sobre la propuesta planteada en la reunión de JxSí de que ERC entre en el Govern, Mas ha detallado que su voluntad es formar ya "el gobierno internamente acordado" que se hubiera hecho tras la investidura, y ha dicho que no ve por qué esto tiene que ser un "fraude democrático", como lo ha juzgado ERC.

Ha admitido que hay "gente de buena fe" y personas que se aprecia personalmente dentro de JxSí que le pueden haber hecho llegar el consejo de que renuncie en aras del proceso, porque "lo más cómodo sería eso", aunque hay que plantearse, ha dicho, el "coste" que esto tendría.

Asimismo, Mas ha afirmado que su compromiso inicial de retirase en el plazo de 18 meses caerá si le "vetan" desde otros partidos y ha asegurado en este sentido que se "defenderá" para protegerse a él mismo y a su partido (CDC) frente los que les "ponen cruces".

Mas ha afirmado que a "título personal" tendría "unos cuantos motivos" para dejarlo, pero ha dicho que políticamente mantiene el compromiso de culminar el proceso soberanista en el plazo de 18 meses -como estaba inicialmente previsto para esta legislatura-, al juzgar que "merece la pena no tirar por la borda" todo lo que se ha realizado hasta el momento.

Pero el líder convergente ha puntualizado que si le ponen "cruces" a él y a lo que "representa políticamente", en alusión a CDC, el compromiso de irse en 18 meses "deja de existir". En referencia a CDC, ha afirmado que todo lo que representa políticamente "sigue siendo un espacio vivo" que cree que debe "proteger", porque representa "a mucha gente". "Si nos vetan y nos ponen cruces entonces nos defenderemos", ha avanzado.