Junqueras ofrece a Mas presidir un gobierno de unidad aunque CiU no gane

Oriol Junqueras
Oriol Junqueras |Telemadrid

El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha ofrecido hoy al presidente de la Generalitat, Artur Mas, presidir un gobierno de unidad tras las próximas elecciones catalanas aunque la lista de CiU no sea la más votada y Esquerra gane los comicios.

En unas declaraciones a Catalunya Ràdio, Junqueras ha afirmado que ya le ha planteado a Mas, en los recientes encuentros que ambos han mantenido, "que ésta es una opción" a partir de la cual alcanzar un acuerdo que permita convocar cuanto antes unas elecciones autonómicas de tipo plebiscitario.

La oferta de Junqueras a Mas garantiza la unidad postelectoral aunque CiU y ERC concurran a las elecciones en listas separadas porque, según ha explicado, "se trata de adaptarnos a las mayorías que se van formando".

El líder republicano ha pedido a Mas "no embarrancarse" en una propuesta de lista única de las formaciones independentistas "que en ningún lugar se dice que sea mejor", porque no lograría en las elecciones una mayoría absoluta que, en su opinión, sí se obtendría con listas con un paraguas común.

Junqueras ha insistido en que las diferencias sobre el tipo de lista más adecuado para participar en unas elecciones plebiscitarias no pueden servir de pretexto para retrasar su convocatoria.

"Todas las encuestas dicen que la propuesta de lista única no llega a la mayoría absoluta mientras que con listas separadas pero con un paraguas común podemos conseguirla", ha subrayado antes de añadir: "No se trata de si yo convenzo a Mas o de si él me convence a mí, sino que lo importante es encontrar la fórmula que sume más gente y no excluya a nadie".

Con la vista puesta en los resultados que reflejan encuestas recientes como la que ayer dio a conocer el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat -el 45,3 % de los catalanes contrario a la independencia frente a un 44,5 % a favor- el líder republicano ha explicado que "hay gente que si no hay una lista independentista de izquierdas podría votar a Podemos", y otros que no desean votar una lista encabezada por Mas o por él mismo.

Junqueras se ha mostrado convencido, en todo caso, de que argumentos como éste harán encontrar "la fórmula más adecuada" para conseguir una mayoría que sirva para "ejercer la independencia",

Desde CiU, en cambio, el secretario general de UDC y conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha valorado la oferta de Junqueras de ceder la presidencia del próximo Gobierno catalán como "una maniobra de distracción para rehuir la propuesta del presidente Mas".

Espadaler ha añadido que les "sorprende" esta propuesta, porque "las dos veces que el presidente Mas ha ganado las elecciones, ERC no lo ha respetado y ha optado por otras opciones" por lo que le dan "una credibilidad baja".

Ha pedido, en cualquier caso, a Mas y Junqueras "que no alarguen la disputa de forma indefinida" porque la incertidumbre sobre el avance electoral dificulta la gobernabilidad de Cataluña.

Para la portavoz de Ciutadans (C's) en el Parlamento catalán, Carina Mejías, la oferta lanzada por Junqueras a Mas supone una muestra de que ambos líderes "actúan a la desesperada" ante la disminución del apoyo al independentismo.

"Cataluña -ha apuntado- se encuentra en una situación de desgobierno, parálisis y bloqueo" y mientras tanto "CiU y ERC pugnan por el voto independentista".

Desde el PPC, el presidente de su grupo en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha pedido a la "mayoría" silenciosa contraria al independentismo que "pase a ser visible".

"Es fundamental la reacción y movilización de aquellos catalanes que se sienten también españoles", ha explicado Alberto Fernández tras participar en una carpa solidaria del PPC.

Sin valorar la oferta de Junqueras, el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, ha anunciado en la reunión del Consell Nacional de su partido una ronda de contactos en Cataluña y en todo el Estado con la finalidad de impulsar la celebración de varios referendos, entre ellos el de autodeterminación de Cataluña.

Junto a la ronda de contactos, ICV convocará una Convención Nacional a finales de febrero de 2015 a fin de vertebrar "un polo de izquierdas" con una propuesta que pueda dar un "giro" a las políticas institucionales.