Juncker avisa contra el nacionalismo y el populismo que "llevan a la ceguera y a la guerra"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez  junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker |Telemadrid

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha hecho este jueves una reivindicación del Rey Juan Carlos durante un discurso sobre las perspectivas de la UE en la que, además, ha advertido de la combinación entre nacionalismo y populismo: "Conduce a la ceguera y a la guerra, siempre ha sido así", ha dicho, recordando palabras del presidente francés François Mitterrand.

Juncker ha impartido la XIV Lección Conmemorativa Carlos Amberes, pronunciada en la sede de esta fundación, ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que le ha presentado, y siete de sus ministros, sobre el tema "Nuevas perspectivas para el futuro de la UE".

JUAN CARLOS, UN GRAN REY DEL QUE TODA EUROPA PUEDE ESTAR ORGULLOSA

Al Rey Juan Carlos le ha mencionado cuando hablaba de la Transición española, en un momento en el que "España decidió no sufrir la historia sino hacer historia".

España y Europa, ha dicho, deben mucho a los que "tras la dictadura tomaron la historia en su mano", también al Rey Juan Carlos. "Es un gran Rey, quiero decirlo aquí, un gran Rey del que toda Europa puede estar orgullosa", ha añadido.

CONTRA LOS "EGOISMOS NACIONALES"

Europa, ha dicho Sánchez, tiene intención de "no ser enemiga de nadie, sino aliada del progreso global", convencido de que esa es una meta que solo se podrá alcanzar "desde la superación de los egoísmos nacionales". El jefe del Ejecutivo asume que ese es el mensaje que Juncker le trasladará a Trump cuando le visite en Washington: "dejar claro que Europa siempre será amiga de sus aliados y en particular de la sociedad estadounidense".

Juncker, por su parte, ha reconocido que a él le sorprendió esa afirmación de Trump porque, ha explicado, él creció con el "pensamiento naif" de que Estados Unidos y Europa eran "hermano y hermana", pero que en todas las familias "llega el momento en que el hermano mayor no respeta al pequeño". Según ha dicho, se propone explicarle a Estados Unidos que Europa ha conseguido "ser un árbol de paz" y ha sufrido mucho "para ponerse de acuerdo sobre lo que hay que hacer juntos".

"Le diremos que queremos seguir fieles a lo que hemos construido", ha dicho, recalcando que lo que está en juego es preservar el sistema multilateral. También ha defendido los acuerdos comerciales firmados y negociados por la UE de sus detractores dentro de Europa, primero por el empleo que crean y segundo porque se hacen respetando "valores y principios".

Y además, ha advertido, porque Europa es el continente más pequeño, y en términos relativos cada uno de sus países seguirá perdiendo peso en población y en PIB.

Juncker ha remarcado que Europa "no está contra las naciones", sino que éstas "están para durar", y que para que Europa también dure hará falta determinación y paciencia.

Sánchez, por su parte, ha clamado en varias ocasiones contra los "egoísmos nacionales".

ESPAÑA SIEMPRE HA ACTUADO COMO "UN ESTADO FUNDADOR"

El presidente de la Comisión ha dicho que le "impresionó" la "solidaridad activa" mostrada por España ante el desafío migratorio "mientras otros vuelven la espalda a los demás" y ha recalcado que España "se ha comportado siempre como un Estado fundador", a diferencia de algunos de éstos, y es "de los que hacen avanzar Europa".

El mandatario español ha apelado a Europa como "espacio idóneo para afrontar desafíos que superan la capacidad de los Estados miembros" y ha recordado que también España fue un país "de exilio y de refugiados que encontró una solidaridad que nunca va a olvidar en Europa y en América".

Ahora, ha asegurado que España se reconoce "profundamente" en Europa "frente al retorno a la falsa seguridad de las fronteras nacionales, y ha destacado los principios morales del proyecto europeo, el imperio de la ley y el respeto de los derechos humanos, que debe traducirse en medidas como la búsqueda de soluciones al "drama del Mediterráneo".

MEMORIA, ENTENDIMIENTO Y VOLUNTAD

Sánchez ha descrito el proyecto europeo a partir de lo que, ha dicho, "los antiguos" consideraban las "tres facultades del alma": memoria, entendimiento y voluntad. Para empezar, ha propuesto que el relato de la construcción europea tenga en cuenta las lecciones del pasado, la memoria de que Europa fue un continente en guerra y "hambriento de libertades y derechos"

Después, ha apelado al entendimiento para recalcar que hay que seguir avanzando en la construcción de Europa con iniciativas como la política migratoria común -donde ha valorado el apoyo de Juncker--, reforzar la Unión Económica y Monetaria, y pilar europeo de derecho sociales. Y por último ha elogiado la "voluntad" de hacer "más y mejor Europa" encarnada por Juncker, a quien le ha expresado su aprecio pese a que ambos pertenecen a familias políticas diferentes.

El presidente del Ejecutivo comunitario, fiel a su carácter bromista, no ha dudado en contestarle que él ya ha demostrado ser democristiano, mientras que Sánchez aún tiene que demostrar que es socialista. Con todo, ha estado de acuerdo en que no son las familias políticas las que hacen historia, sino las personas alcanzando acuerdos.

Juncker también ha bromeado con la "larga ocupación española" de Luxemburgo y con cómo agradece a la ministra de Economía, Nadia Calviño, que dejase su puesto de directora general de la Comisión con "el trabajo terminado", en alusión al proyecto de perspectivas financieras.

EL REY FELIPE VI LE RECIBIO EN LA ZARZUELA

Previamente, el rey Felipe VI ha recibido en el Palacio de la Zarzuela al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al comienzo de su visita a Madrid.

El Rey y Juncker se han saludado de forma afectuosa en el Salón de Audiencias, en su tercera visita a Zarzuela desde la proclamación de don Felipe.

En el encuentro también han estado presentes el ministro de Asuntos Exteriores, de la UE y de Cooperación, Josep Borrell, y dos miembros del equipo del presidente de la Comisión Europea.

Tras posar ante los medios gráficos, Felipe VI y Juncker han mantenido un encuentro en el despacho del jefe del Estado para intercambiar impresiones sobre diversos asuntos de la actualidad.

Al término de la reunión, que se ha prolongado durante más de 45 minutos, don Felipe ha recibido también en audiencia al patronato de la Fundación Carlos de Amberes, a la que se ha sumado el presidente de la Comisión Europea.