Jáuregui justifica el no a Juncker por el "mandato" de Sánchez

Jáuregui justifica el no a Juncker por el "mandato" de Sánchez

Pedro Sánchez impone galones. No ha sido aún ratificado como secretario general del PSOE, pero ya ha tomado su primera decisión: impone a los 14 eurodiputados socialistas que no apoyen a Jean Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea. Se salta así el acuerdo entre socialistas y populares europeos para repartirse los cargos en la Unión.

Pero uno de esos eurodiputados, el número 2 de la lista española, Ramón Jáuregui, no está de acuerdo. Y es claro en este artículo: "Nuestros nuevos jóvenes líderes nos exigen no votar a Juncker porque la socialdemocracia necesita diferenciarse de la derecha europea (…) Pero no dejo de preguntarme si ese es nuestro lugar en el Parlamento, donde el 'no' a Juncker será el 'no' de los antieuropeos, el de Le Pen y Nigel Farage. ¿Es ese nuestro sitio?".

Jáuregui justificaba después el no a Juncker, porque dice, no se puede desobecer al líder, pero también por "coherencia" con el discurso que hicieron en la campaña electoral, basado en la "protesta rotunda contra la política económica de la derecha europea".

Según ha dicho, los eurodiputados socialistas españoles quieren "obedecer" y no "contrariar en absoluto" a su nuevo líder, que ha "hecho bandera" del rechazo a Juncker, según ha dicho en una entrevista en la Ser recogida por Europa Press.

Mucho más convencido se ha mostrado el también exministro Juan Fernando López Aguilar, que ha defendido que el rechazo a Juncker es el "sentir muy mayoritario" de los militantes y votantes del PSOE, que le piden que relance su "identidad progresista" y que ayude a cambiar las cosas y la política económica en la UE.

"Una forma de cambiar esa orientación extremadamente injusta y catastrófica es no revalidarla votando al candidato muy identificado con ese manejo injusto, catastrófico, que ha beneficiado a los países acreedores contra los más necesitados de financiación", ha argumentado en declaraciones a RNE.

También el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha dicho hoy que comparte "al cien por cien" la posición del nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, de "no apoyar al candidato de la derecha" a presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, "como es lógico y obvio".

"¿Cómo vamos a llegar a un acuerdo con Juncker?", ha señalado Gómez en declaraciones en Ferraz tras la reunión que ha mantenido con Sánchez.

Para el líder del PSM, apoyar a un "candidato de la derecha" sería una "locura", después de que los socialistas han hecho una campaña europea en la que han "dejado claro" a los ciudadanos que representaban "exactamente la antítesis de lo que es la derecha europea y de lo que representaba Juncker".

EL PP LE TACHA DE INFANTILISMO

El eurodiputado y vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha acusado este martes al nuevo secretario general del PSOE de "zapaterismo" y de "inexperiencia" por ordenar a los socialistas españoles que voten contra el 'popular' Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea: "Es un tremendo error y además es faltar a la palabra dada".

En declaraciones a RNE, González Pons ha dicho que los 'populares' se sienten "traicionados", porque ellos respaldaron al socialdemócrata alemán Martin Schulz como presidente de la Eurocámara, en virtud de un pacto entre los grupos del PPE y la socialdemocracia europea. Incluso le ha recordado que hay "un pacto escrito" en cuya firma estuvieron presentes él mismo y el socialista español Enrique Guerrero.

Pero además, ha avisado de que rechazando a Juncker los socialistas se colocarán "junto a la ultraderecha inglesa y la ultraizquierda griega", y de que, si Juncker llegase a no salir elegido, habría una "crisis institucional" y podría llevar a que el próximo presidente de la Comisión no sea elegido por el Parlamento votado por los ciudadanos, sino de nuevo "en los despachos".

No es el único frente abierto para Pedro Sánchez en el partido. el nuevo líder del PSC le pide que apoye la consulta en Cataluña. Pedro Sánchez no está por la labor.