Irene Montero defiende que su "portavoza" es luchar con el lenguaje por la igualdad

La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, ha defendido que hablar de "portavoces y portavozas", como ayer hizo ella en una rueda de prensa, es una forma más de luchar por la igualdad con el uso del lenguaje, que durante siglos ha sido un instrumento para perpetuar el machismo. Montero ha respondido así en el Congreso al ser preguntada por la reacción del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, quien sobre la expresión "portavozas" utilizada por la diputada de Podemos ha dicho que el Gobierno va a "mejorar mucho el sistema educativo en España".

Montero, en cambio, ha defendido el uso de esa palabra y de otras que normalmente se utilizan en masculino para referirse también a las mujeres, y ha aprovechado para criticar que una institución como la Real Academia de la Lengua siga admitiendo definiciones como la de la palabra "fácil" para referirse a una "mujer que se presta a tener relaciones sexuales con facilidad".

Lo que le ha servido para justificar que, aunque a veces "suene extraño" y se usen palabras no reconocidas por una institución formada "mayoritariamente por hombres", es "importante desdoblar el lenguaje" y utilizarlo "de forma inclusiva" con el fin de luchar por la igualdad y dar visibilidad a la "mitad de la población que ha sido invisibilizada durante siglos".

Para Montero, es deber de los "políticos y políticas" dar ejemplo y espera que tras el tiempo que pase en el Congreso (que desea que sea "más poco que mucho), "nadie" le pueda "acusar de no luchar por la igualdad entre mujeres y hombre". Con esos argumentos, la portavoz de Podemos le ha recomendado al ministro que "tome ejemplo" del colectivo feminista y de su apuesta por la igualdad, en lugar de defender "una sociedad que oculta a las mujeres", que "lea un poquito más de feminismo e igualdad" porque "a veces desdoblando el lenguaje se puede avanzar más". Y además de eso le ha instado a "no seguir recortando" en Educación, "a no acusar a los profesores de estar mal formados como ha hecho con el MIR", a "dejar de despedir profesores y actuar para lograr una educación de calidad".

Por su parte, la portavoz adjunta del PSOE, Adriana Lastra, ha coincidido con Montero en la máxima feminista de que "lo que no se nombra no existe". A Lastra, por ello, no le parece "mal" el uso de esa palabra, igual que el de la expresión "miembros y miembras", que en su día pronuncio la exministra socialista Bibiana Aído."El lenguaje avanza con la sociedad y muchas veces la sociedad va por delante del propio lenguaje. A mí me parece bien, además lo aplaudo y lo defiendo, yo a mi portavoz la llamo portavoza", ha confesado.

Preguntado por las declaraciones de Montero, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, tras reunirse con Unidos Podemos para estudiar la reforma electoral, se ha limitado a decir que "todos tenemos lapsus" y que, aunque él utiliza los genéricos y el lenguaje reconocido en la RAE, respeta que la diputada de la formación morada lo haga como considere oportuno.

En cambio, el portavoz de Cultura del PP en el Congreso, Emilio del Río, ha asegurado que por utilizar el término "portavoza" "no se es más defensor de la igualdad" sino que se está "dispuesto a cargarse todo al servicio del sectarismo ideológico", lo que demuestra "una profunda incultura".

A su juicio, lo que hace falta es que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado y que se lleven a cabo políticas de educación y cultura "para algunos", ha dicho en tono irónico para criticar a los que utilizan ese término.

LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA CONFIRMA QUE "PORTAVOZA" ES INCORRECTO Y QUE EL GÉNERO GRAMATICAL SE EVIDENCIA POR EL DETERMINANTE

El departamento de 'Español al día' de la Real Academia Española (RAE) ha recibido un "aluvión de consultas" a través de Twitter y el correo electrónico respecto al uso de la palabra 'portavoza' desde que el pasado martes la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, dijo esta palabra, tal y como ha confirmado a Europa Press un portavoz de la institución.

En respuesta a una usuaria de Twitter, la RAE ya precisó este miércoles 7 de febrero que el sustantivo "portavoz" es común en cuanto al género, lo que significa que coinciden su forma de masculino y de femenino. "El género gramatical se evidencia, en esos casos, a través de los determinantes y adjetivos: el portavoz español/la portavoz española", añadía la institución.

En este sentido, la académica de la RAE Paz Battaner señaló hace un año a Europa Press, justo antes de su ingreso, respecto al uso del genérico, que "el masculino ya incluye a los dos géneros" y, de otra forma, se trataría de un "discurso reiterativo que no conduce a nada". Además, explicó que una cosa es el uso del vocativo ("señoras y señores", por ejemplo) y otra hablar de un colectivo, como los médicos, en el que se incluye tanto a los médicos como a las médicas.

"MIEMBRAS" Y "JÓVENAS" TAMBIEN FUERON UTILIZADAS POR POLITICAS PARA "VISIBILIZAR"

Antes que la portavoz de Unidos Podemos-EcP-EM en el Congreso, Irene Montero y su "portavoza", otras políticas han recurrido a usos similares con otros términos para visibilizar a las mujeres. Uno de los más recordados es "miembra", de la exministra socialista Bibiana Aído, pero también está "jóvenas", de la exparlamentaria socialista Carmen Romero, que luego retomó la diputada regional de Podemos en la Asamblea de Madrid Lorena Ruiz-Huerta.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, hace casi diez años, utilizó "miembra" en el transcurso de su primera comparecencia en la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados y, aunque reconoció que había sido un 'lapsus', aseguró que se utilizaba en Iberoamérica y planteó incluirla en el diccionario.

Ya antes, en 1997, la entonces diputada socialista Carmen Romero usó en un mítin la fórmula "jóvenes y jóvenas". Veinte años más tarde, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, retomó el término "jóvenas" en declaraciones en los pasillos de la cámara madrileña para criticar la gestión del gobierno de Cristina Cifuentes.

Además, "miembras" volvió al Congreso cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, saludó a los "miembros y miembras" del Congreso en el primer Pleno de 2012, y la que fuera portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, también habló de "miembras" en una rueda de prensa en la Cámara Baja.

Después, en 2015, fue el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el que provocó alboroto y protestas en la bancada 'popular' al hablar de "miembros y miembras", cuando les interpelaba mientras pedía al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que compareciera ante el Pleno para explicar la financiación irregular de su partido. El líder del PSOE alegó que su expresión había sido una broma y pidió a los diputados del PP que tuvieran "un poquito de gracia".

Poco después de la intervención en tono de broma de Sánchez, el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva advirtió sobre las consecuencias de la utilización de términos como 'miembra' que calificó de "peligrosísimo" por repercutir negativamente en el uso de la lengua. "El lenguaje es un ecosistema y si lo alteramos repercute en todo el equilibrio general", explicó Villanueva en una entrevista en RNE recogida por Europa Press. En su opinión, si "se llama miembro a los hombres y miembras a las mujeres, habrá que empezar a llamar miembros a los brazos y miembras a las piernas".