Asesinada una abogada en Zaragoza a manos de un cliente a quien representó

José Javier Salvador Calvo, dueño del piso en el que se ha encontrado el cadáver, fue condenado en 2003 por el asesinato de su mujer.
José Javier Salvador Calvo, dueño del piso en el que se ha encontrado el cadáver, fue condenado en 2003 por el asesinato de su mujer.

La Policía investiga la muerte violenta de una mujer en Zaragoza, a manos presuntamente de un hombre que se encontraba en libertad provisional desde enero de 2017.

Al parecer la víctima, Rebeca Santamalia Cáncer, una abogada de 48 años, ha sido asesinada por heridas de arma blanca y defendió al presunto agresor en 2003, cuando este mató a tiros a su mujer en La Puebla de Híjar (Teruel).

El presunto autor, José Javier Salvador Calvo, se ha suicidado arrojándose por el viaducto de la ciudad de Teruel, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

Fuentes del Colegio de Abogados de Zaragoza no han precisado la relación que unía en la actualidad a la letrada y a su presunto asesino. Posteriormente, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, ha confirmado que la abogada asesinada mantenía una relación sentimental con el presunto homicida. Sánchez ha precisado, en una rueda de prensa convocada para informar sobre los detalles de este caso de violencia machista, que el entorno familiar de la víctima así lo ha declarado a los investigadores.

La desaparición de la víctima fue denunciada por su marido en la tarde de este jueves y la policía la ha hallado muerta en un domicilio de la calle Pradilla de la capital aragonesa.

Mató a una candidata del PP

José Javier Salvador Calvo se encontraba en libertad provisional tras haber asesinado en 2003 a su mujer, Susana Patricia Maurel, quien era la candidata del PP a la alcaldía de La Puebla de Híjar (Teruel).

La sentencia de la Audiencia de Teruel le impuso además indemnizaciones por valor de 120.000 euros a cada uno de sus tres hijos, entonces menores de edad, aunque reconoció como atenuante su confesión ante la policía. Un jurado popular, de manera unánime, consideró que el entonces condenado actuó sin que su mujer, de 29 años, pudiera defenderse. El asesinato de Patricia Maurel se produjo unos días antes de la celebración de las elecciones municipales de 2003, a las que ella concurría como cabeza de lista por el PP a la alcaldía de la Puebla de Híjar, donde residía el matrimonio.