Interior retirará el despliegue de agentes en Cataluña antes del sábado

Interior retirará el despliegue de agentes en Cataluña antes del sábado

El Ministerio del Interior ha dado instrucciones para poner fin de forma progresiva desde este martes al 30 de diciembre al despliegue de refuerzo en Cataluña de policías y guardias civiles para hacer frente al desafío independentista, han informado fuentes policiales.

La orden es que como muy tarde el sábado, día 30, se retiren los dos barcos que siguen atracados en Barcelona para alojar a parte de los agentes movilizados desde diferentes puntos de la geografía española, dando por concluida la 'operación Copérnico' con la que se desplegó un dispositivo sin precedentes.

El pasado 16 de diciembre partió desde el Puerto de Barcelona el ferry Moby Dada, conocido popularmente como 'barco de Piolín', muy criticado por las condiciones de salubridad en la que convivían policías y guardias civiles. En la actualidad quedan dando servicio el GNV Azzurra y el Rhapsody.

El Ministerio ha gestionado otras crisis por los problemas con la comida --hoy mismo se ha abierto una información reservada por la dispensada en Nochebuena en el ferry Rhapsody--, las dietas y descansos, y también con los escraches que se llevaron a cabo en varios hoteles tras las actuaciones policiales para tratar de evitar la votación del referéndum del 1 de octubre, cumpliendo con el mandato judicial.

"El día 30 ya no quedarán efectivos de los desplazados con motivo de los últimos acontecimientos", han explicado las citadas fuentes, que destacan que en Cataluña permanecerán los policías y guardias civiles que forman parte de la plantilla fija en esta comunidad autónoma.

El pasado 21 de diciembre se convocaron elecciones autonómicas en Cataluña en aplicación del artículo 155 de la Constitución con el que se cesó en pleno al Govern de Carles Puigdemont. El Gobierno ha declarado secreto de Estado el despliegue policial de refuerzo que, según diversas fuentes policiales, se cifra en entre 4.000 y 6.000 agentes.

RECUPERACIÓN DE LA NORMALIDAD INSTITUCIONAL

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha justificado el fin del refuerzo de policías y guardias civiles desplegados en Cataluña en la "recuperación de la normalidad institucional y la convivencia" tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones el pasado 21 de diciembre.

Zoido ha agradecido al poyo de las familias a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se han enfrentando a "momentos muy complicados y a veces han padecido intolerancia", a pesar de lo cual han colaborado con los Mossos d'Esquadra y en las funciones de Policía Judicial en auxilio de diferentes tribunales.

En unas declaraciones distribuidas por el Ministerio del Interior, Zoido ha asegurado que el Gobierno había decidido "hace ya varias semanas" que se pondría fin al despliegue de la 'operación Copérnico' tras las elecciones del 21-D. "El día 30 no quedará ninguno de los integrantes del dispositivo policial, aunque permanecerán lógicamente todos los servicios que vienen servidos por plantilla", ha explicado.

Zoido ha calificado como "muy importante" la jornada en el Ministerio del Interior, donde ha celebrado sendas reuniones con los sindicatos de la Policía Nacional y la Guardia Civil para "sentar los principios y bases para alcanzar a partir de los próximos Presupuestos la equiparación salarial de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los Mossos d'Esquadra".

"Es el compromiso del Gobierno del presidente Mariano Rajoy", ha comentado Zoido, que ha subrayado que "no se conforman" con las mejoras en la nómina y también impulsarán cambios en las condiciones de trabajo y en los medios para "garantizar la eficacia y eficiencia de la seguridad de los que tanto velan por todos los españoles".