Interior cree "evidente" que "hay continuidad" entre Batasuna y Sortu

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha avanzado hoy que el Ministerio del Interior ha paralizado la inscripción de Sortu en el registro de partidos políticos al considerar "evidente" que es "continuidad" de la ilegalizada Batasuna.

"Es evidente que se trata de la ilegalizada Batasuna y por tanto hay lo que se llama continuidad. Es un partido ilegal que viene al registro de partidos políticos para querer ser legal a través de unas nuevas siglas y unos nuevos estatutos", ha asegurado Rubalcaba en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Como consecuencia, Interior ha paralizado la inscripción de Sortu y va a remitir a la Fiscalía y a la Abogacía General del Estado toda la información "exhaustiva" recabada por las Fuerzas de Seguridad que, a su juicio, demuestra que es Batasuna "la que ha presentado los nuevos estatutos".

Interior no agotará el plazo de 20 días de los que dispone para remitir los informes policiales a ambas instituciones porque la presentación de Sortu no ha cogido "desprevenidas" a las Fuerzas de Seguridad que tienen "el trabajo muy hecho".

"Hay una acción de la ilegalizada Batasuna, y digo bien Batasuna, porque no se han escondido", ha dicho el vicepresidente del primero, que ha recalcado que Sortu no es un partido que "caiga del cielo".

No obstante, Rubalcaba ha recordado que deberá ser el Tribunal Supremo, el mismo que declaró ilegal a Batasuna, quien decida la legalidad de Sortu, a la vista de los informes de la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Si bien Rubalcaba ha reconocido que las consideraciones que los estatutos de Sortu recogen sobre la violencia terrorista y ETA son "una novedad", también ha resaltado que "Batasuna tiene una escasa credibilidad para el conjunto de los ciudadanos y para el ministro del Interior".

El vicepresidente ha dejado claro que el PP está puntualmente informado de la posición del Gobierno, aunque ha lamentado que algunos traten "de sacar músculo" y quieran ser "campeones en firmeza", en referencia a las críticas de algunos dirigentes 'populares' sobre la falta de respuesta del Ejecutivo.

"El Gobierno es absolutamente transparente con el PP, saben perfectamente lo que hay que hacer", ha reiterado Rubalcaba, que ha querido salir al paso, según el mismo ha reconocido, de las declaraciones de "algún indocumentado maledicente"" que cuestiona públicamente sus intenciones sobre el nuevo partido de la izquierda abertzale, Sortu.

Subrayó que el Gobierno fijó posición el mismo día en que "la ilegalizada Batasuna", remarcó, presentó las líneas de lo que serían los estatutos de la nueva formación, y en ese momento ya se avanzaron los pasos a dar aunque alguien "no lo haya entendido".

Reiteró varias veces que fueron dirigentes de la ilegalizada Batasuna los que presentaron esos ejes con "algunas consideraciones" sobre la violencia, también de ETA, lo cual es "una novedad" que tiene "interés" y prueba de ello es el debate generado con ello.

Se ha llegado a ese punto, insistió, porque la democracia se ha mantenido firme en la defensa de sus principios, y también porque "la lucha contra ETA va bien" y por eso su entorno político se está moviendo.

PATXI LOPEZ DICE QUE OJALA SE LEGALIZE

Por su parte, el lehendakari, Patxi López, ha insistido en que "ojalá" Sortu sea legal porque "eso querrá decir que ha hecho ese recorrido para integrarse en democracia", que "cumple los requisitos democráticos y legales para hacer política", y que ETA "carecería de apoyos, por tanto, sería definitivamente su final". No obstante, ha precisado que, aunque la formación abertzale se legalice, no convocará elecciones autonómicas anticipadas.

Durante una visita a la localidad guipuzcoana de Tolosa, López, acompañado del alcalde del municipio, Jokin Bildarratz, se ha referido, de esta forma, a la petición de Hamaikabat para que, si Sortu llega a ser legal, se convoquen nuevas elecciones al Parlamento vasco, reclamación que también han realizado el PNV y EA.

López ha dicho que "ojalá muestren con hechos que van en serio", en alusión a la izquierda abertzale. A su juicio, la presentación de Sortu este pasado lunes ha supuesto "un paso importante" porque "se oyeron cosas que no se habían oído nunca por boca de la izquierda abertzale, como el rechazo a la violencia, nunca se había oído ni siquiera mencionar la palabra terrorismo, ni hablar de reparación de víctimas". "Esto significa que ese mundo se mueve y lo hace en la buena dirección", ha insistido.

Patxi López ha ido así más lejos que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien reclamó ayer que el debate sobre la "pretendida legalidad" de Sortu, el partido heredero de las posiciones de Batasuna, sea "lo más objetivo posible dentro del Estado de Derecho".

En una comparecencia de prensa en La Moncloa al término de su reunión con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el jefe del Ejecutivo ha insistido en que se verá con el tiempo si el paso dado por la nueva formación de la izquierda abertzale es importante o no para el fin de la violencia terrorista en el País Vasco.

Mientras, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, se ha mostrado tajante y convencido de que Sortu acabará, finalmente, legalizada por el Tribunal Constitucional tras "los sucesivos recursos" que plantearán sus promotores después de que el Supremo exprese su "postura contraria" a su legalidad. Además, insiste en adelantar las autonómicas si se legaliza a la formación abertzale para que el Parlamento "refleje lo más fielmente posible la voluntad de los ciudadanos".

Lo ha hecho en una entrevista concedida a Radio Euskadi. Erkoreka ha recordado que "el primer responsable para dictar resolución" sobre Sortu "era el propio Gobierno", ya que el Registro de Partidos Políticos depende del Ministerio del Interior, que "no estaba obligado a remitir el asunto al fiscal para hacérselo llegar a los Tribunales".

En su opinión, el Ejecutivo podía haber resuelto el asunto "por sí mismo, dictando resolución favorable a la inscripción en el registro". "Podía haberlo hecho y, sin embargo, le ha resultado mucho más cómodo reenviarlo a los tribunales", ha añadido.

"A nadie se le escapa que el Gobierno se lava las manos remitiendo el asunto a los tribunales, pero que tiene un control suficiente sobre el Constitucional, que es la última instancia que va a conocer del asunto, como para hacer que dicte la resolución que le gustaría al Gobierno", ha señalado.

En su opinión, "todo esto acabará con una legalización, el escenario final será el de la legalización", aunque, con probabilidad, ésta será exigida por el Tribunal Constitucional, en

última instancia "a partir de recursos sucesivos que planteen los promotores de Sortu".

LA ABOGACIA DEL ESTADO HA COMENZADO A ESTUDIAR YA LOS ESTATUTOS

Por el momento, la Abogacía del Estado ha comenzado a estudiar los estatutos de la nueva formación del entorno de ETA, mientras la Fiscalía considera que el nuevo partido de la izquierda aberzale, Sortu, debe repudiar la violencia de ETA, "tanto anterior como posterior", para acreditar, «, su desvinculación total de la banda.

Algo que parece dificil cuando su portavoz Iñaki Zabaleta se ha negado reiteradamente a exigir la disolución de la banda.