Impuesto de patrimonio a partir de los 700.000 euros

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha avanzado que el Consejo de Ministros de este viernes aprobará la recuperación con carácter temporal para los ejercicios 2011 y 2012 del Impuesto sobre el Patrimonio a partir de 700.000 euros, lo que afectará a 160.000 contribuyentes. Además, se eleva el mínimo exento para vivienda habitual de 150.000 a 300.000 euros.

Tras la reunión de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, Salgado ha explicado que la recaudación anual podría ascender a 1.080 millones de euros si el impuesto se aplicara con los mismos parámetros en el conjunto de España, puesto que se trata de un tributo cedido a las comunidades autónomas.

El impuesto se mantendrá con la misma estructura que tenía, ya que sólo se modifican las cantidades mínimas exentas, con lo que las autonomías seguirán manteniendo la misma facultad para adaptar el tributo a su conveniencia.

Los ingresos que se recauden en 2012 y 2013, con cargo a los ejercicios 2011 y 2012, servirán a las comunidades autónomas para llevar a cabo políticas sociales o para poder reducir su déficit, entre otras cosas, según ha explicado la vicepresidenta.

Ha afirmado que la crisis económica hace necesario el restablecimiento de este tributo, para que quienes más tienen contribuyan en mayor medida a la salida de la crisis, apoyando además al cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit público asumidos por España.

La transitoriedad de esta medida la ha justificado en que si el PSOE sigue gobernando tras las elecciones generales del 20-N, el nuevo Gobierno creará un nuevo impuesto sobre la riqueza, como ya ha anunciado el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, que podría tener un carácter distinto al actual gravamen sobre el patrimonio.

No obstante, ha asegurado que si el próximo Gobierno acuerda que la recuperación del Impuesto del Patrimonio sea permanente podrá decidirlo antes de finales de 2012.

LOS DIPUTADOS HACEN CUENTAS

Varios diputados han asegurado que no esperan tener que pagar el impuesto sobre el patrimonio que va a recuperar, con cambios, el Gobierno.

Con humor e incluso cierta sorna han respondido a esta pregunta varios diputados, entre ellos la secretaria cuarta de la Mesa del Congreso, la popular Celia Villalobos. "Como siempre pagamos los de siempre, los ricos no pagan nada, a los que estamos en medio nos dan leches de todos los colores", ha dicho Villalobos.

La diputada del PP ha seguido con ironía hablando de esos "otros" que tributan mediante fórmulas como las sicav (sociedades de inversión de capital variable) frente a los "tontos", entre los que se ha incluido, que "cobramos la nómina y ¡hala, a ahorrar y a pagar!".

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, que se ha aplicado explicando a la prensa los términos del tributo, se ha limitado a recordar que sus cuentas son públicas y están en el Congreso -porque es también diputada- y a la pregunta de si lo pagará, ha contestado con un escueto "verá que no".

Uno de los diputados con numerosas propiedades, según figura en la declaración de patrimonio de la semana pasada, es el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, que ha recordado en los pasillos del Congreso que la mayoría de lo que posee está en realidad en manos del banco por sus deudas hipotecarias. "No creo que tenga que pagar el impuesto, si mis bienes son más del banco que míos".

También el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, se ha remitido a su declaración de bienes para señalar que a él no le tocará pagar el impuesto, aunque sí tendrá que hacerlo, "algún ex vicepresidente" del Gobierno.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, tiene "la impresión de que no" deberá tributar por patrimonio, mientras que su compañero de filas y portavoz económico, Cristóbal Montoro, ha eludido responder y ha señalado que no se trata de una cuestión personal, sino de que "estamos ante un debate que no es el que conviene a España en este momento".

El más escueto y contundente de todos los interrogados ha sido el veterano diputado socialista y presidente de la Comisión Constitucional, Alfonso Guerra, que ha asegurado que "ni muerto", tendrá que tributar por su patrimonio.

Quienes no han podido aclarar si pagarán o no por su patrimonio son los dos principales candidatos a La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy, cuyos bienes fueron escudriñados la pasada semana. Ambos se han ausentado del pleno: Rubalcaba tiene un acto en Cádiz esta tarde y Rajoy participa en un almuerzo en Barcelona.