Iglesias señala la falta de liderazgos como la causa del declive de Podemos

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado este sábado la falta de liderazgos como una de las causas principales de los "muy malos y muy decepcionantes" resultados en las elecciones autonómicas y municipales y ha fijado como gran tarea de Podemos su despliegue territorial.

Pablo Iglesias ha hecho esta reflexión en la intervención inicial ante el Consejo Ciudadano Estatal convocado tras el desplome de las elecciones del 26 de mayo, un organismo que tendrá que ratificar la destitución de Pablo Echenique como secretario de Organización y su relevo por parte de Alberto Rodríguez.

El líder de Podemos ha comparado el desplome del 26M con el de las elecciones generales, donde, ha dicho, obtuvo "un resultado muy por encima de lo que cabía esperar".

Noelia Vera sustituye a Echenique en la portavocía de Podemos

"En general hemos tenido rendimientos mucho peores en las municipales y autonómicas, y con las europeas no lo podemos comparar", ha dicho Pablo Iglesias.

Y ha subrayado ante los suyos que tiene la "sensación" de que "en este caso el papel de los liderazgos jugó un rol muy importante", como en su opinión avalan los resultados de José María González, Kichi, en Cádiz o los de Ada Colau en Barcelona. "El resultado de Kichi en Cádiz es espectacular", ha puesto en valor Pablo Iglesias.

Para el líder 'morado', el hecho de presentarse en cada territorio con un nombre distinto ha generado "confusión" no solo dentro de la organización sino también a la ciudadanía, y ha puesto como ejemplo que él mismo al llegar a cada territorio debía preguntar cómo se llamaban allí.

A su juicio, toda la organización deberá abordar desde ahora sus "dificultades" para convertirse en un referente territorial, una tarea que, aunque no lo ha dicho, dependerá desde hoy del nuevo secretario de Organización de Podemos, el diputado canario Alberto Rodríguez.

Gobierno de CCAA

A pesar de este análisis negativo, Iglesias ha señalado que ahora se abre la posibilidad de entrar en el gobierno de distintas comunidades autónomas, como Comunidad Valenciana, La Rioja, Baleares o Canarias.

Según ha detallado, en Valencia las negociaciones que dirige Rubén Martínez Dalmau llevan a pensar que habrá tripartito con PSOE y Compromís, en Baleares con un Ejecutivo en el que estarán al menos con PSOE y en Canarias se abre "la posibilidad histórica" de armar un gobierno alternativo "al régimen de Coalición Canaria".

En el caso de La Rioja, desde Podemos creen que se puede acabar con 24 años de dominio del PP. Para Iglesias, la disposición del PSOE para negociar en estos territorios es buena, pero ha calificado de "surrealista" el panorama que se abre en Aragón, donde puede darse una situación de ingobernabilidad.

Los acuerdos programáticos acaban siendo "papel mojado"

GOBERNAR CONLLEVA RIESGOS

En este sentido, ha reconocido, haciendo también una lectura en clave nacional, que "gobernar tiene riesgos" y más si el socio cuenta con más apoyos que Podemos. Con todo, opina que las políticas se cambian desde el Ejecutivo porque los acuerdos programáticos acaban siendo "papel mojado".

"Toca inaugurar una nueva cultura política en España porque los ciudadanos lo han querido así", ha indicado, para acto seguido advertir de que habrá que transigir en algunas medidas, pero que se han ganado "el prestigio de ser una fuerza política que hace las cosas que se compromete a hacer". "Somos imprescindibles para los cambios progresistas" que necesita el país, ha añadido.

Así, ha recordado que siguen en el mismo escenario previo a las autonómicas y que ahora si cabe es más necesario que entren en el Ejecutivo debido al giro de los socialistas, a los que acusa de buscar el apoyo de Ciudadanos y PP para la investidura de Pedro Sánchez.

"Toca afrontar con espaldas anchas e ironía un proceso que será largo", ha incidido, para luego asegurar que al final la formación de gobierno responderá a lo que han votado los ciudadanos en las urnas, y es que se acabaron los Ejecutivos monocolores.