IU facilita la presidencia de Extremadura al PP para acabar con el "enchufismo" y "clientelismo"

IU facilita la presidencia de Extremadura al PP para acabar con el "enchufismo" y "clientelismo"

El coordinador regional de Izquierda Unida Extremadura, ha defendido la decisión de sus tres diputados autonómicos de propiciar, con su abstención; la llegada del PP al Gobierno regional. Asegura Pedro Escobar, que la decisión de su formación, adoptada en asamblea este fin de semana, de facilitar la presidencia de la Junta al PP responde al objetivo de poner fin al "enchufismo y el clientelismo" de los últimos 28 años de gobierno socialista.

En declaraciones a TVE, Escobar confirmó que por su abstención IU "no recibe nada", tan "sólo críticas". En su opinión, "más que esperar cosas del PP, la gente que ha votado a IU ha votado por un fin de ciclo". "Muchos de los votantes han votado para decir no queremos más de esto y ponemos fin a este periodo", apuntó.

Avisó Escobar que "no va a ser una legislatura fácil para el PP" y que las mayorías se irán conformando van a lo largo de la legislatura.

El coordinador regional de Izquierda Unida de Extremadura reconoció las presiones recibidas desde la dirección estatal de IU, pero comentó que "ha hecho lo que tenía que hacer, que era aconsejar, advertir de los peligros". "Sé que pongo en dificultades al resto de mis compañeros", admitió, "pero pido que se acerquen a la realidad de Extremadura, con mucho enchufismo y clientelismo, tras 28 años de gobierno". En este sentido aseguró que en Extremadura "hay mucho cansancio y desconfianza".

"No ha sido una decisión fruto de un calentón", aseveró el líder extremeño de IU, quien explicó que en estos años "hemos sido muy críticos con las políticas del PSOE", y concluyó señalando que "cuando se toma una decisión difícil nadie conoce el futuro, pero los errores a toro pasado son muy fáciles de hacer. No sabremos si hemos acertado hasta dentro de cuatro años".

El coordinador general de IU, Cayo Lara, reunirá este martes a la Presidencia Federal de la coalición para decidir qué medidas se adoptan ante la decisión de la federación en Extremadura de favorecer con su abstención un Gobierno del PP porque, según ha dicho, "está fuera de la política federal de IU".

Cayo Lara, ha asegurado que "nada está cerrado" en Extremadura ante la posibilidad de que se modifique la intención de los diputados de esta fuerza política en el Parlamento extremeño de abstenerse en la investidura de su presidente.

Lara ha insistido en que será la Presidencia de IU la que adopte una decisión y que la suya será "una opinión más" y no ha querido pronunciarse sobre posibles "expulsiones". "Es una palabra fuerte de la que, por ser tan delicada, no vamos a hablar hasta que se pronuncien los órganos correspondientes", ha manifestado.

MONAGO GARANTIZA UNA "TRANSICIÓN EJEMPLAR"

El líder del PP extremeño y próximo presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ha garantizado que la "transición" de un gobierno a otro en la región será "ejemplar para el resto del país". "Con Guillermo (Fernández Vara) voy a hablar porque estoy convencido de que en Extremadura vamos a dar nuevamente una lección a toda España haciendo una transición de un gobierno de un signo político a otro ejemplar para el resto del país", ha sentenciado Monago.

José Antonio Monago que ha comparecido en rueda de prensa, ha iniciado su intervención con palabras de estima y aprecio personal para el líder del PSOE extremeño y presidente en funciones, Guillermo Fernández Vara, y para el coordinador regional de Izquierda Unida, Pedro Escobar.

El ganador de la pasadas elecciones autonómicas en Extremadura ha subrayado que "los tiempos han cambiado" y, por tanto, los políticos también tienen que "cambiar con estos nuevos tiempos que nos ha tocado vivir".

Al respecto, se ha comprometido a que el "pilar fundamental" de la legislatura que comienza se construirá sobre las palabras "diálogo", "consenso" y "acuerdo". El próximo presidente de la Junta se ha comprometido a seguir impulsando una política de pactos en los grandes asuntos como la que en la legislatura que ha acabado ha permitido a PSOE y PP cerrar acuerdos como la reforma del Estatuto de Autonomía y la Ley de Educación, "ejemplos para el resto de España".

Para Monago los problemas de la región "necesitan de generosidad, de estabilidad y en estos momentos más que nunca de altura de miras".Ha avanzado así mismo que la legislatura entrante será la del empleo, la de la "regeneración política" y también la del "fortalecimiento del estado del bienestar". Sobre los doce puntos de la propuesta de gobernación de IU, con los que ayer sábado mostró su sintonía, Monago ha garantizado que va a trabajar "para cumplirlos". "Somos gente de palabra", ha sentenciado.

Ha prometido también que su gobierno y él como presidente trabajarán "siempre desde la humildad" y de su reconocimiento como "un extremeño más".

SÁENZ DE SANTAMARÍA: EXTREMADURA ES LA ÚLTIMA PARADA DEL "EFECTO RUBALCABA"

Desde una óptica nacional, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, valoraba hoy que IU "haya dejado gobernar a quienes han querido los extremeños", así como que "mantenga la independencia y, sobre todo, la coherencia", y ha considerado que Extremadura "es la última parada del 'efecto Rubalcaba'".

En declaraciones a Antena 3, Sáenz de Santamaría se ha referido así al hecho de que el PP vaya a gobernar en Extremadura por primera vez en la historia tras haber sido la fuerza más votada en las elecciones del 22 de mayo y gracias a la abstención de los tres diputados autonómicos de IU en la sesión de investidura.

En opinión de la portavoz del PP en el Congreso, "algunos han intentado que no fuera así, el último" el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba que, ha recordado, viajó a la comunidad para inaugurar una comisaría.

Ha añadido que IU "se ha rebelado" contra el "rodillo" del PSOE y sus "desmanes en la administración", que ya denunció durante la campaña electoral, y ha estimado que si se asocia "a un PSOE a la deriva", eso tendría "su coste".

Por el contrario, el presidente andaluz, José Antonio Griñán, se ha mostrado convencido de que ningún votante de izquierdas habría dado su voto a IU para permitir que fuera la derecha, el PP, quien gobernara en Extremadura.

Asimismo el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha tachado de "lamentable" la decisión de IU de facilitar con su abstención la investidura del candidato del PP en Extremadura, José Antonio Monago, y se ha preguntado cómo va a explicar la coalición esta medida contradictoria a sus votantes. En rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva Federal, Iglesias ha explicado que buena parte del encuentro de la dirección se ha centrado en analizar la decisión de IU.

Tras elogiar la postura "sensata, respetable y responsable" de Vara al conocer la decisión de IU, Iglesias ha admitido que el PSOE tendrá que hacer autocrítica y reflexionar sobre la relación que ha mantenido con la coalición de izquierdas en lugares como Extremadura, donde hasta ahora no formaba parte del Parlamento autonómico. Pese a reconocer que la relación puede haber sido fría o lejana, ha insistido en que, no obstante, IU tiene difícil justificar que para que el PSOE dé un giro a la izquierda sea necesario dejar gobernar a la derecha.

Tambien desde las filas socialistas, el presidente del Senado, Javier Rojo criticaba la deicisión de IU en Extremadura: "No se puede decir una cosa y hacer la contraria, no se puede estar diciendo quién no tiene que gobernar y después que seas tú quien facilite ese gobierno", ha recriminado Rojo a IU, para precisar no obstante que "respeta" las decisiones de los partidos.

El vicesecretario general de Comunicación del PP, Esteban González Pons, también se ha pronunciado y ha recomendado a los socialistas que no utilicen dos varas de medir. Por ello les ha recordado que, si los votos del PP son buenos para poder gobernar en Euskadi, este partido es "bueno" para dirigir la región extremeña. Los extremeños han votado por el cambio porque no querían que "las cosas continuaran como hasta ahora", algo que "no entienden algunos", señaló González Pons.