El IRPF subirá un punto a partir de 120.000 euros y dos a partir de 175.000 euros

Presupuestos

El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2011, que incluyen un recorte del gasto de los ministerios del 16%, una subida de las pensiones mínimas del 1% y modificaciones fiscales para aumentar la aportación de las rentas más altas y dar mayor apoyo a las pymes.

En rueda de prensa, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, indicó que "las tres señas de identidad" de las cuentas públicas del próximo año serán, además de "la austeridad", "la recuperación, la estabilidad y la confianza".

Así, defendió que los Presupuestos, que serán remitidos al Congreso, facilitarán, junto con la reforma laboral, la Ley de Economía Sostenible y la reforma del sistema de pensiones, "la recuperación económica y el empleo".

Más concretamente, señaló que "pese a la contención que caracteriza" a estas cuentas, en las que se incluye una reducción del gasto de los ministerios del 16%, las partidas de Investigación y Desarrollo y Educación serán las "menos afectadas", puesto que "son fundamentales" para consolidar "un nuevo modelo económico más resistente a la crisis".

Por otro lado, De la Vega señaló que, bajo los principios de "solidaridad y coherencia", el Gobierno ha introducido "algunos ajustes fiscales" dirigidas a "exigir" un esfuerzo mayor a rentas más altas y a apoyas a la pequeña y mediana empresa.

RECORTE DEL GASTO DEL 7,9%

El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado incluyen un recorte del gasto no financiero del 7,9%, superior al previsto en junio, del 7,7%, hasta los 122.022 millones de euros frente a los 122.256 millones iniciales, sin contabilizar la financiación de las administraciones territoriales.

Desde el Gobierno se sostiene que el proyecto de Ley "se subordina absolutamente" a la reducción del déficit y se asegura que los compromisos de estabilidad presupuestaria se cumplirán tanto en 2010 como en 2011. Por lo pronto, Salgado dijo que el déficit de las administraciones públicas en 2009, fue del 11,1%, "un poquito inferior" al 11,2% inicialmente anunciado.

Por tanto, las previsiones siguen apuntando a una reducción del déficit de las administraciones públicas del 9,3% en 2010 y de 6% en 2011, con la vista puesta a su reducción hasta el 3% en 2013.

Asimismo, el Gobierno espera que la deuda pública siga siendo en 2011 "considerablemente inferior" a la de los países de la zona euro, al pasar del 62,8% del PIB previsto en 2010 al 68,7% en 2011, unos 20 puntos porcentuales menos que las ratios cercanas al 80% del PIB del entorno europeo. Además, la deuda del Estado se reducirá del 47,8% al 51,5% del PIB.

En el capítulo de gastos, Salgado hizo hincapié en que el techo de gasto no financiero del Estado se reducirá un 7,9%, hasta los 122.022 millones de euros, respecto al de 2010 en términos homogéneos, sin contabilizar la financiación de las administraciones territoriales, cuya cuantía está condicionada por la entrada en vigor del nuevo modelo de financiación autonómica.

Sumando estas cuantías, el gasto se sitúa en los 150.056 millones de euros. Sin embargo, en comparación con el gasto real previsto para 2010, la reducción del gasto será del 3%, aunque Salgado advirtió de que "ese porcentaje lleva dentro un incremento importante de partidas como el gasto de intereses de deuda".

Preguntada en este punto por el coste que tendrá el pago de los intereses de la deuda emitida, Salgado eludió dar cifras concretas "por cortesía parlamentaria", pero aseguró que la partida prevista "va a ser más que suficiente" para hacer frente a su coste.

Además, Salgado señaló que el Gobierno ha elaborado los Presupuestos contando con que los tipos de interés sigan siendo "moderados" en 2011 al no esperarse nuevas tensiones inflacionistas en la UE.

Por otro lado, Salgado avanzó que los Presupuestos para 2011 incluirán una reducción del gasto de los ministerios del 16%, aunque las partidas de Investigación y Desarrollo y Educación serán las "menos afectadas", puesto que "son fundamentales" para consolidar "un nuevo modelo económico más resistente a la crisis". En conjunto, los gastos de funcionamiento del Estado, excluidos los destinados a procesos electorales, descenderán un 6,7%.

Asimismo, las cuentas acogen la congelación de las retribuciones del personal al servicio del sector público, con lo que se consolida la rebaja del 5% en los salarios de los funcionarios aplicada desde el mes de junio, y la reducción de la oferta pública de empleo, con una tasa de reposición del 10%.

Por último, en la partida de gastos se incluye un incremento del 1% de las pensiones mínimas, ya que estas prestaciones no están afectadas por la congelación aprobada para 2011 por el Gobierno.

EL GOBIERNO SUBE UN PUNTO EL IRPF A LAS RENTAS SUPERIORES A 120.000 EUROS, Y DOS PUNTOS A LOS DE MÁS DE 175.000

Los ajustes anunciados por el Gobierno conllevarán una subida del IRPF de un punto para aquellos contribuyentes cuyos ingresos superen los 120.000 euros, y de dos puntos para los que ingresen más de 175.000. Así lo anunció la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

Para ello, el Gobierno ha optado por crear dos nuevos tramos en el IRPF para subir este impuesto a las rentas más altas, de forma que quienes ganen entre 120.000 y 175.000 euros brutos tributarán al 44% y los que cobren de 175.000 euros en adelante tributarán al 45%.

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, Salgado calificó de "moderada" esta subida y puso como ejemplo que un contribuyente con una base imponible de 150.000 euros anuales pagará 300 euros más al año por IRPF.

También dentro de este impuesto, el Ejecutivo también ha modificado la tributación de las retribuciones plurianuales y se fija en 300.000 euros el límite a los rendimientos a los que se puede aplicar la reducción del 40%.

El Gobierno introduce también cambios en la tributación de las sicavs, eliminando la posibilidad que tenían ahora los partícipes de diferir el pago por la percepción de dividendos.

Finalmente, se modifica la Ley del Impuesto sobre Sociedades para que las entidades de reducida dimensión que pierdan dicha condición por superar el límite de 8 millones de euros de cifra de negocios, puedan seguir aplicando el régimen especial de tributación del que se benefician.

Según Salgado, el impacto recaudatorio total de este conjunto de medidas fiscales se situará en unos 300 millones de euros.

LAS PENSIONES MINIMAS SOLO SUBIRAN UN 1 %

Por otra parte, el Gobierno sólorevalorizará las pensiones mínimas y no contributivas un 1% el próximo año. Así lo señaló la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ya que estas prestaciones no están afectadas por la congelación aprobada para 2011 por el Gobierno.

Posteriormente, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha explicado que los 3,2 millones de pensionistas de mínimas que hay en España verán incrementada su pensión en 2011 una media del 1%, a lo que habrá que sumar la compensación y posterior consolidación en nómina de la desviación del IPC de este año en caso de que la inflación interanual del próximo mes de noviembre supere el 1%, que era el objetivo de precios para 2010.

El resto de pensiones, que sí están afectadas por la congelación, no experimentarán subida alguna en 2011, salvo la derivada de la desviación de precios de este año. Es decir, que los pensionistas que no perciben prestaciones de mínimos notarán en su nóminas del próximo año que se les ha subido la pensión, pero sólo como resultado de la desviación de precios de este año.

En caso de que en noviembre de 2011 la inflación interanual se situara por encima del 1%, los pensionistas de mínimas sí serían compensados por la desviación de precios, pero sólo ellos, pues el resto de pensionistas, al no haber experimentado subidas en su prestación como consecuencia de la congelación, no recibirán compensación alguna.

Salgado ha querido dejar claro que todos los pensionistas cobrarán el próximo mes de enero una paga compensatoria por la desviación de precios de este año, que la vicepresidenta considera "previsible" habida cuenta de que la inflación interanual de agosto se encuentra en el 1,8%, ocho décimas por encima del objetivo del 1% fijado para este año.

Pero en 2011, de haber paga compensatoria por el desvío de los precios, ésta sólo la recibirían los pensionistas de mínimas, según ha precisado la vicepresidenta económica.