La Guardia Civil acusa a los Mossos de ser el brazo ejecutor de la secesión

Para llegar a de declarar la indepenencia había planes concretos, entre ellos generar inestabilidad politica y social y forzar al Estado a aceptar una negociación o referéndum pactado. Son datos que desvela un documento que se ha intervenido en el domicilio del número dos de Junqueras, Josep María Jové.

Segun la Guardia Civil, los Mossos son el brazo ejecutor de la secesión. Su jefe, Josep Luis Trapero, forma parte del organismo que ejecuta el comité estratégico en el que están Cuixart y Sánchez también acusados de sedición en la misma causa. En ese comité estratégico estarían además Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

Según el atestado de la Guardia Civil parte del informe incautado al número dos de Junqueras, uno de los 14 detenidos el 20 de septiembre. Y está enfocado a generar conflicto y a generar inestabilidad política y económica que fuerce al Estado a aceptar la negociación de la separación o un referéndum forzado". "Los jefes políticos y policiales de los Mossos están totalmente involucrados en este proceso separatista", se dice.

INACCIÓN FLAGRANTE DE LOS MOSSOS

Se destaca también la inacción flagrante en permitir la salida de la comisión judicial en los registros de la sede de Economia. El informe de la Guarda Civil establece que los Mossos incluso protegieron a los cargos mas expuestos a la acción de la Policía. Y destacan la conversacion con el director del Patrimonio al que se le incautaron 10 millones de papeletas. El objetivo fue proteger la realización del referéndum, con una contavigilancia para prevenir la acción de la Guardia Civil. Una inacción flagrante. No pusieron los medios para cumplir la orden del tribunal, cuando no ayudaron dicen directamente.

Sobre el discurso más apropiado para lograr sus fines aconsejan fortalecerlo "en las razones racionales y emocionales", y se detallan precauciones en sus comunicaciones "propias del comportamiento de delincuencia organizada".

LA GUARDIA CIVIL PIDE BLOQUEAR LAS CUENTAS DE ANC Y ÒMNIUM POR SEDICIÓN

La Guardia Civil ha solicitado a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela que ordene el bloqueo de las cuentas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural en la causa abierta por sedición a sus dirigentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, así como al jefe de los Mossos.

En el atestado remitido la semana pasada a la juez, que además del asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre recoge hechos del 1-O, el instituto armado reclama que se haga un mandamiento a la Asociación Española de Banca, Confederación Española de Cajas de Ahorros y Unión Nacional de Cooperativas de Crédito en relación a esas dos entidades independentistas. Pide en concreto que se les reclame "de forma directa" que faciliten "todas las informaciones y datos que obren en sus archivos bancarios o sociedades de su corporación o vinculados de algún modo en relación con ANC y Òmnium Cultural".

De este modo, la Guardia Civil quiere recabar toda la información de cuentas bancarias, préstamos o créditos, tarjetas, cheques, transferencias relacionadas con esas entidades e identificar a los titulares y autorizados en esas operaciones bancarias. En cuanto a las transferencias, pide también que se identifique la cuenta de origen y destino y el titular de las mismas, en virtud a la normativa sobre el blanqueo de capitales. También quiere conocer "los movimientos existentes desde a fecha de apertura hasta la fecha de recepción del mandamiento".

TRAPERO, DENTRO DEL ORGANIGRAMA

La Guardia Civil sitúa al mayor de los Mossos Josep Luis Trapero, así como a los líderes de la ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, dentro del organigrama diseñado por la Generalitat de Cataluña para conseguir la independencia de esa comunidad autónoma. La Guardia Civil argumenta sus conclusiones entre otras informaciones en un documento incautado el pasado día 20 de septiembre, denominado "EnfoCats. Reenfocat el procés d'independencia per a un resultat exitós", en el registro del domicilio particular de Josep María Jové, secretario general de la vicepresidencia de Economía y Hacienda y número dos de Oriol Junqueras.

Este documento analizado por la Guardia Civil en las diligencias enviadas a la Audiencia Nacional dice que el citado documento establece dos comités, uno estratégico y otro ejecutivo. El comité estratégico, según la Benemérita, define los grandes objetivos y una misión esencial: la independencia de Cataluña. Del mismo forman parte el presidente y vicepresidente de la Generalitat, los presidentes y portavoces de los grupos parlamentarios independentistas y los presidentes y vicepresidentes de las entidades soberanistas: ANC, Omnium Cultural y la Asociación de Municipios Independentistas, "recordando aquí -dice el texto- las figuras de Jordi Sánchez Pincayol y Jordi Cuixart Navarro, quienes se encuentran en una posición decisoria similar a la de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras".

El documento de la Guardia Civil, al que tuvo acceso Europa Press, continúa diciendo que en el "Comité Ejecutivo se incluyen los secretarios generales de presidencia y vicepresidencia, entre ellos José María Jové, los directores de las oficinas de desarrollo de autogobierno, profesionales expertos en los distintos ámbitos del proyecto, donde indudablemente se encuentra la figura de Josep Lluis Trapero, y consejeros o secretarios generales ad hoc según las temáticas a tratar".

LOS MOSSOS NO HICIERON NADA POR PARALIZAR EL REFERÉNDUM, SINO TODO LO CONTRARIO

"Como vemos en ese organigrama -continúa el relato de la Guardia Civil- las figuras de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart se encardinan en el diseño estratégico en tanto que Josep Lluis Trapero lo haría en la ejecución del plan". Añade que este "no es un dato baladí" ya que durante el registro del día 20 en la Consejería de Economía, Jordi Sánchez comunicó a uno de los oficiales de la Guardia Civil que estaba en contacto con Trapero "por si quería hablar con él".

Insiste en que esta situación "perdura en el tiempo hasta el referéndum del 1 de octubre cuando los Mossos debían haber ejecutado actuaciones tendentes a paralizar el referéndum y lejos de ello hizo justo lo contrario". Agrega que esa situación no debe sorprender "a la vista de su encaje como estructura de estado de una Cataluña independiente y su connivencia directa con las entidades independentistas, especialmente ANC y Omniun".

La Guardia Civil considera que queda acreditado en el mencionado documento incautado en la casa de Jové, que además de la hoja de ruta de la independencia, se fija el papel que debe jugar cada uno de los actores y que en la práctica se corresponde perfectamente con todos los pasos que "hasta el momento viene ejecutando el Gobierno de la Generalitat, incluida una ya no descartable Declaración Unilateral de Independencia".

En otro momento del atestado, la Guardia Civil insiste en el papel jugado por Jordi Sánchez y Jordi Cuixart el día 20 de septiembre, "alentando a los congregados ante la sede del departamento de Economía" durante el registro, subidos a un vehículo de la Guardia Civil, llamando a la movilización permanente a favor del referéndum y en contra de las actuaciones para impedirlo.

También acusa a las dos organizaciones de impedir la salida de la comitiva judicial de la consejería de Economía. "Lo cual ya se sabía que era su intención como se dedujo de las diferentes consignas y llamamientos realizados por los coordinadores de la manifestación: Jordi Sánchez y Jordi Cuixart", argumenta. La Guardia Civil vuelve a criticar la actuación de los Mossos ese día 20, ya que pidieron su ayuda sobre las diez de la mañana, requiriéndoselo a la Intendente de Mossos Teresa Laplana, sin que no fuese hasta las dos y media de la tarde cuando se presentó un responsable para valorar la situación.

Concluye este punto asegurando que "esa inacción de Mossos no es arbitraria sino que se corresponde al papel que ese cuerpo policial juega en la estrategia hacia la independencia como brazo ejecutor de las tareas que le encomienda el comité estratégico, en el que Sánchez y Cuixart tienen un papel trascendental".

CONNIVENCIA CON EL REFERÉNDUM DEL 1 DE OCTUBRE

El atestado vuelve a acusar de connivencia a la cúpula de los Mossos en la jornada del referéndum ilegal del 1 de octubre, explicando que decidieron "no actuar y en todo caso, llegar a obstaculizar la actuación de las otras policías".

"Y esa realidad -añade- no pudo recaer en la voluntad individual de los agentes, sino que más bien respondió a un plan premeditado para evitar actuar y que no podía más que proceder de la cúpula policial de los Mossos, cúpula comandada por Trapero y en conexión directa con Puigedmont, Junqueras, Jordi Sánchez y Cuixart".